Yo prometo cambios

Yo prometo cambios

Y siguiendo el razonamiento… entre esos perdedores no encuentro uno que se atreva a nadar contra corriente

A caramba… como decían los antiguos venezolanos: Arranca otra campaña para elegir diputados y todos los candidatos ofrecen “cambios”. Extraña coincidencia en un país tan dividido.

No obstante, eso de prometer cambios es un lema manido que también se escuchó hace cinco años en la anterior elección de parlamentarios. No es novedad.

Y dado que esas variaciones prometidas nunca se vieron en este lustro donde asombrados hemos visto parlamentarios venezolanos… mondos y lirondos… pidiendo desde auditorios de Miami, Bogotá y Madrid… invasiones extranjeras que suponen serán gratuitas al suelo patrio… sanciones inhumanas… y robándose lo que les dio por llamar “ayudas humanitarias”.

Cinco años malgastados con una camada de  diputados cuyos cambios prometidos se materializaron al administrar cual piratas desatados… a CITGO y MONOMEROS… apoyando a los que se quieren robar el oro de la Nación… entonces con tales antecedentes  como mínimo cabe exigir a los candidatos que firmen en documento notariado cuales van a ser esas transformaciones ahora propuestas… pero sobre todo… les pregunto desde estas modestas líneas: ¿En qué se diferencian este año las cambiantes propuestas que presentan los unos y los otros?

Prometer cambios: Todo el siglo

De primera impresión luce que eso de ofrecer mutaciones es cómo extraño en el caso de veteranos de la política… a los que no les ha ido tan mal como al venezolano común y silvestre… siendo encarnizados adversarios ellos… todos contagiados de polarización extrema que como se sabe carece de vacuna.

Los bolivarianos por ejemplo llevan todo el siglo en el poder. Y ante tanta eficacia cabe preguntar sin ironías… ¿qué piensan remendar… después de 21 años mandando? ¿Será que finalmente aceptan haberse equivocado en muchas cosas?

Pero los integrantes de las oposiciones –muchas aunque todas parecidas- son si se quiere unos pájaros extraños que bien merecen estudio ornitológico aparte: Como sus adversarios… ofrecen cambios… pero sus jefes son los mismos de hace 2 y 3 décadas… y los muchachones que les acompañan… también ofrecen muchos cambios… sin especificar… cómo ya lo hicieron las camadas de la legislatura que a Dios gracia fenece el próximo cinco de enero.

Lo trágico es que escuchando las promesas… con los ojos vendados… es difícil saber quién es quién y uno se confunde.

Y resulta lógico que la gente se confunda escuchando estos candidatos ya que todos ofrecen resolver “lo que quiere la gente” y quien uno, que por naturaleza le da por hacer de abogado del diablo… pregunto de nuevo: ¿No se han dado cuenta los aspirantes a diputado que ofrecen complacer a todo el mundo… el estado en qué está nuestra patria?

 

Modelo para separador o subtitulo

¿Han escuchado que la economía apenas produce entre el 10 y el 20 por ciento de lo que hasta hace poco producía?

¿Se habrán dado cuenta que hay pueblos fantasmas e incluso sucede el mismo fenómeno en zonas de Caracas y otras ciudades… donde emigraron casi la totalidad de los varones?

No los creo tan ciegos como para no ver esta realidad… pero igual no les veo ofreciendo las soluciones y dando el ejemplo que una situación del género amerita: ¿Qué cosa es esa vaina de “lo que pide la gente”?

Esas finuras las puede ofrecer un líder saudita… suizo… o noruego… donde sobran los recursos porque esas naciones ahorraron como las hormigas mientras nosotros nos bailamos las vacas gordas para decirlo con el ejemplo bíblico.

Prometer cambios: Raspacupos

Es que y me perdonan… si nos dejamos llevar por lo primero que pidan los pasantes, tendremos antes que endeudar otras cuatro generaciones… como lo hizo el comandante Chávez y quienes lo precedieron en la presidencia… para terminar facilitando que viajen los raspacupos… darle créditos a empresaurios que no los piensan pagar ni montar fábrica o sembrar el monte… bajar el precio de los licores importados… más un largo listado de etcéteras que siendo la norma… desde al menos ochenta años impidieron a nuestra Venezuela ser una potencia… a pesar de haber administrado los gobernantes una fortuna que ninguna oligarquía o pueblo de países vecinos jamás soñó… motivo por el cual aún nos envidian en los países hermanos.

Prometer cambios: Lo que el pueblo quiere

Bien… pero y haciéndole caso a mi correctora cuando insiste en que escribo largo –como para un público europeo o argentino dice- termino recordando que según el CNE hay más de 14. 000 aspirantes a las 277 bancas de diputados… y que por tanto al menos 12. 000 van a perder.

Y siguiendo el razonamiento… entre esos perdedores no encuentro uno que se atreva a nadar contra corriente: ¡Uno que en vez de prometer resolver supuestos o reales problemas a la manera populista… ofreciendo como el Tío Rico “lo que el pueblo quiere”… aproveche la campaña para sembrar otro tipo de valores… digamos los indispensables para sin apelar a la lucha de clases nos permita salir del foso.

Un candidato de ese calibre más bien podría decir en su campaña cosas como: ¿Qué estamos dispuestos ciudadanos y aspirantes… a llevar a cabo en pro de la Nación y sus instituciones!

Si existe un candidato con esas propuestas… no importa si gana o pierde… postulado por cualquier tarjeta… ese candidato tendría futuro contar y por supuesto puede con mi voto.

Domingo Rangel
Periodista
Públicado: domingo, 22/11/2020 - 03:00 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *