¿Y cuándo lo encanan?

¿Y cuándo lo encanan?

En cualquier otro país, hace más de un año, estaría tras las rejas o fusilado si la ley lo permite

Hace poco asistí a la reunión de un grupo aún en formación, cuyo objeto es, según dicen, combatir la polarización.

Acepté participar y asistí aún cuando entre los invitados algunos jamás han protestado en contra de la polarización que le está haciendo un daño terrible a nuestra patria. Total… si San Pablo fue capaz de cambiar su vida… hay que seguir el ejemplo de Jesucristo y darle oportunidad a otros.

No estoy seguro que el grupo se mantenga toda vez que el interés de algunos de los integrantes no parece ser combatir los males de la polarización… sino más bien protestar porque presuntamente en el CNE no les legalizan partidos de maletín, sin siquiera recoger las firmas que manda la ley vigente.

Lo cual sentaría precedente de ser la primera vez en el planeta que se fundan partidos, sin tener partidarios.

Sin embargo el tema es vital, patriótico y apasionante: Y cómo no lo va a serlo si cada vez se evidencia más que los polarizados son capaces de incendiar el país, solo “para hacerle mal al otro”.

Conflicto en Apure: El lado colombino y la FAN

Esta semana, la abulia del encerramiento fue sacudida por varias acciones, todas evidentemente coordinadas, todas en pro de volver a encender guarimbas a guisa de protestas tan variopintas como sin sentido.

Por ejemplo: En Apure un comando de la guerrilla colombiana, desmoralizada tras más de medio siglo de luchas sin triunfo y tras otro tanto de tiempo aliados al gran negocio de las drogas ilegales incendió por razones, aún desconocidas, un puesto del Seniat venezolano obviamente en territorio nacional.

Venezolanos apoyando al Ejército colombiano

El hecho desencadenó una acción militar en la cual nuestra Fuerza Armada desalojó los invasores hacia territorio colombiano y por fortuna una patrullera de ese país y tres lanchas de nuestra marina no se enfrentaron.

A pesar de que ni el gobierno colombiano ni el nuestro, de Nicolás Maduro, han explicado qué sucedió lo lógico es que los venezolanos apoyáramos a los nuestros y los colombianos a los suyos; aún cuando en el lugar de los hechos no se ve presencia de ese estado.

Pues no: Desde la redes aún con gente huyendo del sitio se han visto venezolanos apoyando al ejército colombiano y disculpando a los guerrilleros explicando sin tener nada claro que era un “enfrentamiento entre narcos”.

Acción de la banda criminal en la Cota 905

La frase escrita por venezolanos da asco: ¿Acaso ignoran esos tuiteros que Colombia es el mayor productor y exportador de cocaína del mundo?

¿Ignoran que los venezolanos siempre creyendo que por tener petróleo somos ricos y no necesitamos desarrollar nada más en el negocio de las drogas de no pasan los que pueden de peajeros?

Pero la acción del Apure fue coordinada con la aparición fantomática de una banda criminal que actúa en la caraqueña Cota 905.

Las presuntas "ofrendas de paz"

El día en que disidentes de una guerrilla colombiana destrozaban un puesto del Seniat en el Apure, El Coqui atacaba en Caracas un comando de la GNB para robar baterías antiaéreas. Se dispararon con militares y policías como si fuese una película de vaqueros serie C, matan una vecina inocente, se roban una moto y una vez derrotados, para dar macabras “ofrendas de paz” asesinan a 4 de sus compinches y lanzan sus cuerpos por un bajante de basura.

Al día siguiente como si se tratara de un émulo de Robín Hood, el ciudadano (a) Coqui devuelve la moto robada al enterarse que pertenece a un médico porque ellos “no se meten con el sector salud”.

La evidente escalada de violencia

Ese mismo día otros actores vuelan al estilo colombiano un gasoducto en el oriente del país,  lo cual es una evidente escalada de violencia en medio de presuntas conversas de paz lideradas por los noruegos a quienes extrañamente no se les combate desde la prensa partisana, como si a Rodríguez Zapatero y antes a Jimmy Carter.

Pero más extraño aún es que el mismo sector minúsculo ante estos hechos enseguida comienza a hacerle loas al presidente Duque y a los guerrilleros colombianos, le prenden velas al Coqui y minimizan la voladura del gasoducto.

¿Detrás de las rejas al autojuramentado?

Ante tanta estupidez de la cual ya es tiempo que se ocupe nuestra sociedad y el Estado venezolano, tengo derecho a preguntar como remedio a este mal de la pugna inútil entre politiqueros polarizados que nos ha llevado a ser tan pobres como Haití y que amenaza con empeorar la situación, sin que esto signifique ni remotamente un cambio de gobierno.

¿Sí el origen de toda esta escalada viene del delito cometido por un diputado que se autojuramentó como “Presidente encargado o interino o eterno etc.”, cuando, en aras del orden y la paz necesaria para retornar al crecimiento económico, el presidente Maduro, el Fiscal General y otros poderes van a poner tras las rejas al ladrón autojuramentado?

En cualquier otro país, hace más de un año, estaría tras las rejas o fusilado si la ley lo permite.

Domingo Rangel
Periodista
Públicado: domingo, 28/03/2021 - 07:00 AM
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *