Viejas bombonas de gas generan explosiones en hogares venezolanos

Aunque el gobierno subsidia el suministro, no regula el mantenimiento y la renovación de los cilindros, dijo Antero Alvarado

El problema con el suministro de gas doméstico en la nación ha ido incrementando con el paso del tiempo y con esto son cada vez más las familias que sufren accidentes en sus hogares.

Uno de ellos fue el que vivió la ama de casa venezolana Leoana Maricuto estaba cocinando en la cocina con su esposo y su hijo de 3 años la semana pasada cuando explotó una bombona de gas que la envolvió en llamas.

Maricuto, de 32 años, afirmó “mi esposo estaba haciendo papas y de repente ocurrió la explosión”. La mujer aún se recupera del accidente que la dejó con ambas piernas vendadas.

El esposo de Maricuto, el vendedor de verduras Gerardo Quiñones, de 24 años, sufrió quemaduras en el pie, mientras que un primo golpeado por el cilindro en el accidente fue hospitalizado por quemaduras y otras lesiones.

«No podía salir», dijo Quiñones. «Tratamos de apagar el fuego. El bote se incendió desde arriba».

Con la ayuda de los vecinos la familia logró contener el fuego antes de que este se extendiera por la casa. 

Según reseña Reuters, las muertes relacionadas con explosiones de gas han aumentado en los últimos meses en Venezuela, donde los analistas de energía dicen que solo el 20% de los 15 millones de cilindros de gas estimados son aptos para uso doméstico.

En Venezuela más del 75% de los hogares cocinan con gas de cilindros, mientras que el 17% -principalmente en la capital Caracas- recibe gas por cañería en sus hogares, según el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos no gubernamental. (OVSP).

El consultor energético Nelson Hernández le afirmó a la agencia Reuters que los recipientes deben someterse a pruebas hidrostáticas y el personal de las estaciones de servicio debe inspeccionar visualmente las válvulas.

Incluso, se supone que el gas para cocinar tiene metanotiol maloliente como aditivo, lo que hace que las fugas sean más fáciles de detectar, dijo Hernández. “Pero no ha habido desde hace un año, porque PDVSA no tenía forma de importar metanotiol”.

Aunque el gobierno subsidia el gas, no regula el mantenimiento y la renovación de los cilindros, dijo Antero Alvarado, director de Gas Energy Latin America.

«Los últimos cilindros son de 2015. Además de eso, los viejos no han sido probados termostáticamente para detectar fugas», dijo.

Una brigada de bomberos en el cercano estado de Aragua recibe un promedio de 10 llamadas por semana sobre fugas de gas, dijo un funcionario que pidió no ser identificado.

Aníbal Martínez, de 25 años, perdió a cuatro miembros de su familia, incluido su primo y su hijo de 3 años, en la explosión de un cilindro de gas que destruyó su casa en 2021.

Martínez, quien tiene una cicatriz en la espalda por el incidente, estaba durmiendo cuando una pared golpeada por la explosión cayó sobre él, afirmó.

«Salí de debajo de los escombros. Pude ver el cielo, pero la casa ya no estaba».

Reuters

¿Qué pasa con las bombonas de gas doméstico en la nación?

Explosiones mortales

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta