Venezuela es un dilema hoy para Donald Trump

El presidente estadounisense muestra intenciones de seguir colaborando en el rescate de la democracia en la nación

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, muestra intenciones de seguir colaborando en el rescate de la democracia en Venezuela, pero se pronostica que el panorama puede complicarse o acelerar una solución en el cortísimo plazo. 

¿Qué pasó?

Han emergido sectores externos e internos que tienen una voz distinta a la que hemos estado acostumbrados durante los últimos dos años. A lo externo, este regreso de la izquierda lejos de ayudarnos empeora las cosas para nosotros los venezolanos.

Estados Unidos difícilmente se embarcará en una cruzada evangelizadora para fomentar los valores de libre mercado y tratar de detener el avance de la izquierda.  Y principalmente porque no le interesa ni en lo político, ni en lo económico.  Si no lo hizo en la década pasada cuando Hugo Chávez, Lula, Correa, Kirchner y Evo Morales creaban su Socialismo del Siglo XXI, mucho menos lo hará ahora.

Estado Unidos se podía dar el lujo de monopolizar su política exterior

Hasta hace dos años Estado Unidos se podía dar el lujo de monopolizar su política exterior hacia la región en dos grandes temas: Cuba y Venezuela. Ahora la cosa es mucho más compleja, ya que tendría que lidiar con muchos más temas y países lo cual lo hace la evangelización poco atractiva estratégicamente.

Jugar la carta de que Sur América es su patio trasero es una opción ingenua. Cuba solo queda a 145 kilómetros del sur de Florida y aún permanece comunista, aunque sea siempre vigilada.

La estrategia de confrontación que adoptó Estados Unidos tendió la cama para que los chinos y los rusos se apostaran en Venezuela y levantarán una importante cabeza de playa en lo geopolítico.

Lea también –  La Constitución de EE.UU evadió la demagogia

Estado Unidos se podía dar el lujo de monopolizar su política exterior

Por eso, no es estimable que EE.UU se arriesgue a que suceda lo mismo en la Argentina de Alberto y Cristina Fernández.

El saludo institucional que le dio EE.UU a Alberto Fernández fue más allá de la tradicional esquela de salutación de la Secretaría de Estado. El propio Trump tomó el teléfono, llamó al presidente electo de Argentina, le felicitó por su triunfo y le dijo: “He instruido al Fondo Monetario Internacional (FMI) para trabajar con usted”, según una transcripción de la conversación distribuida por el equipo de Fernández en Buenos Aires.

Las palabras de Trump fueron de alivio para los argentinos. Es decir, le tocó el tema financiero que más le interesa a los funcionarios bonarenses y con el que el nuevo gobierno tendrá que lidiar con mucha urgencia y cautela desde su inicio.

Si Trump va a pelear por algo será porque Argentina esté muy cerca de sí o claramente de su lado.

En vísperas de elecciones

A EE.UU tampoco le interesa en lo económico porque tanto en Argentina como en México, Bolivia o Uruguay funcionan exitosamente empresas estadounidenses. Hay que señalar que los dos únicos países latinoamericanos hostiles para hacer negocios con los Estados Unidos son Cuba y Venezuela.

De resto, en todos los demás, EE.UU tiene amplios intereses económicos en plena vigencia, como para ponerlos en riesgo.

A lo interno, para la administración del presidente Trump se acercan unas elecciones presidenciales en las que el estado de Florida es uno de los críticos para decidir la elección. Las recientes políticas de sanciones hacia Cuba (restricción de envió de remesas, paralización de los vuelos comerciales), aupadas por la crisis venezolana no han sido bien recibidas por un pequeño pero no menos importante sector de la población cubana americana que vive y vota en EE.UU.

Expectativas sobre la solución de la crisis política que vive Venezuela

Esta nueva población quiere una Cuba democrática pero también quiere tener la posibilidad de ir de vez en cuando a su tierra natal y enviarles dinero a sus familiares allá.  Todo esto se les ve imposibilitado por las recientes sanciones, que tienen su raíz en el conflicto con Venezuela.

También tenemos factores votantes con muchas expectativas sobre la solución de la crisis política que vive Venezuela y que se sienten frustrados al no ver una solución en el corto plazo.

Lógicamente, esta frustración la tratarán de explotar los del partido Demócrata para, sin proponer alguna alternativa, desmerecer los esfuerzos del presidente Donald Trump. Esto conllevaría a que esta población cambie su intención de voto para buscar un candidato demócrata como alternativa.

Estas dos circunstancias han hecho que asesores electorales cercanos al presidente Trump le hayan sugerido recientemente un cambio de estrategia hacia la crisis venezolana, con miras a consolidar su victoria este 2020.  Recordemos que los asesores electorales solo ven el plano geopolítico en términos cuantitativos y cómo estos pueden influir o definir una elección.

Quizás no es lo queremos, pero es lo que hay.

¿Cuál pudiera ser ese cambio?

Una posibilidad es la aceleración en las medidas que tiene a la mano Donald Trump para asegurarse que el cambio político ocurra en Venezuela antes de noviembre 2020, mes de las votaciones.

Lo otro es buscar algún mecanismo de salida, una jugada que le permita retener consigo a esa población votante que está descontenta, pero sin tener que traer a colación el tema Venezuela.

La primera sería una acción política voluntariosa, buscando el efecto deseado en Venezuela. La otra es el desenfoque del tema Venezuela, moviendo otros temas como alternativas políticas electoralmente movilizadoras.

Este es el dilema que hoy analiza Donald Trump y que puede tener pronta decisión.

Lea también –  El gobierno satanizó el dólar

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
Los 11 planteamientos de la Academia de Ciencias para atender el COVID-19
Así es el procedimiento funerario en fallecidos por coronavirus
Estos son los partidos de oposición que sí van a las elecciones parlamentarias
El gobierno satanizó el dólar
La virtual carrera a la presidencia entre Trump y Biden
La Edad Media aterrizó en Miranda
La dura realidad que viven los médicos venezolanos ante la pandemia
¿Turismo en agosto 2020?
Pandemia acaba con niveles de alimentación en Venezuela
El legado del maestro Rómulo Gallegos

Deja una respuesta