Venepress: Un año de asedio continuo y lucha contra la censura

Venepress: Un año de asedio continuo y lucha contra la censura

La oficina de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha pedido explicación al gobierno sobre el caso

El 18 de diciembre de 2019 a las 11:30 de la mañana ingresaron a la redacción de la Agencia de Noticias Venepress, portando armas largas, un grupo de hombres vestidos de negro que se identificaban como funcionarios de la policía anticorrupción, órgano dependiente de la presidencia de la República, creado vía habilitante por Nicolás Maduro, quién, según indica el decreto  “podrá declarar el carácter secreto, reservado o de divulgación limitada, de cualquier información, hecho o circunstancia que, en cumplimiento de sus funciones, tenga conocimiento el Cuerpo Nacional Contra la Corrupción” y “la identificación, ubicación y despliegue de los miembros del Cuerpo Nacional contra la Corrupción, será clasificada como secreta y no podrá ser develada bajo ninguna circunstancia”.

Allanamiento por más de 10 horas

La inesperada intervención aquel miércoles empezó siendo “una visita”, según indicaron los esbirros; luego se convertiría en un allanamiento de más de 10 horas y que finalizaría con la clausura de las instalaciones (Oficinas, sala de redacción, estudios de grabación y control master).

Entre las irregularidades se cuenta la ausencia del fiscal designado por el Ministerio Público.

Chequearon cada rincón, cada gaveta, cada computadora y cada papel; se llevaron lo que quisieron e interrogaron a los periodistas y demás trabajadores.

¿Qué buscaban?

Algún vínculo del medio o sus directivos con Juan Guaidó y la oposición

¿Qué encontraron?

Nada. Pero la orden ya estaba dada, tal y como consta es el video inédito al que tuvo acceso Venepress casi una año después.

“Con esto ya cumplimos nuestro objetivo”.

Desde entonces los trabajadores de la empresa y sus directores no han tenido respuesta. No han presentado pruebas, ni hay caso, pero tampoco han permitido que el medio de comunicación retome su espacio. Lo que se entiende entonces como un acto hostil que busca la censura y por tanto violación a derechos fundamentales como el de libre pensamiento, libre expresión, a informar y estar informado.

El ataque a la prensa libre no tuvo el efecto que buscaban, Venepress siguió operando y es quizás por eso que el acoso tampoco se ha detenido.

Lo ocurrido con la Agencia de Noticias se repetiría con el canal de televisión hermano, Telecaribe y las residencias de los directivos Maximilian Andrés Camino Beran y Juan Henríquez. Ahí tampoco encontraron nada que vinculara el grupo empresarial de medios de comunicación con el Interinato.

El compromiso de informar sigue intacto

Con el pasar de los meses, el círculo de acoso al entorno se ha ido ampliando, alcanzado a familiares que han sido víctimas de allanamientos, robo, intentos de secuestro y extorsión, alegando ser parte del caso.

Incluso han llegado a incautar propiedad privada como vehículos particulares de trabajadores y allegados en nombre de esta investigación.

El atropello, la censura y persecución al grupo de medios, trabajadores y directores fue escalada hasta la oficina de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, quien solicitó una explicación a la administración de Nicolás Maduro sin obtener respuesta alguna.

De la situación, también están al tanto, la Organización de Estados Americanos (OEA), la Sociedad Interamericana Prensa (SIP) y el Comité  Internacional de Protección a Periodistas (CPJ).

El expediente de arbitrariedades contra la Agencia de Noticias Venepress se ha registrado detalladamente y se ha hecho público a la espera de la justicia, mientras tanto, el compromiso de informar sigue intacto.

Prohibido olvidar. 

Redactor Venepress
venepress.com
Públicado: miércoles, 11/11/2020 - 11:06 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *