USA no es Suiza

USA no es Suiza

¿Creen ustedes también que un batallón de infiltrados filo comunistas podrían desestabilizar una sociedad estable?

Domingo Alberto Rangel

USA no es Suiza. A ver: Así como han habido artistas que viviendo en el extranjero supieron interpretar con maestría la esencia de pueblos extraños, y solo menciono entre otros a Ravel el del Bolero junto a los directores de cine Eisenstein, Saura y Buñuel;  a veces -entre los escritos y opiniones de extraños- se pueden adivinar los garrafales errores de quienes escriben y también de los pueblos que los han acogido.

Me refiero a la profunda crisis que vive la sociedad estadounidense cuya puntica de témpano es el vil asesinato de George Floyd. Esta crisis ha convertido las ciudades de USA en remedos de lo que ya hemos visto en países que se consideraban atrasados en materia social.

¿Una crisis sin salida?

Crisis a la que no se le ve salida o al menos no se vislumbra solución en las propuestas de los dos candidatos de la polarización yanqui. Tampoco  en el universo académico de ese gran país, que desde un origen humilde logró encumbrarse hasta hacer del siglo XX una centuria “americana”, aparecen  acuerdos que lleven a soluciones.

Pero la falta de ideas para solucionar el odio y resentimiento que va carcomiendo esa sociedad, características que definen al policía asesino de Floyd, tampoco se ve en los escritos de nuestros compatriotas emigrados. Muchos de ellos trastocados, por la lejanía del exilio, en comentaristas de la política cotidiana de ambos países: el que los vio nacer y en el que ahora viven.

Por lo general esos venezolanos se muestran decididamente pro Trump.

Pero: ¿Qué escriben esos señores y esas damas?

Principalmente mezclas de alocadas teorías de conspiración, rociadas con mucha falta de conocimientos, y deseos que en la narrativa terminan confundidos con realidades.

No intento agredir a nadie pero los insultos a la inteligencia creo que se deben si no combatir, al menos desnudar.

"No me interesa demostrar gastando largos párrafos para ello, lo que evidentemente es una falacia. Me basta con pensar que, según estos opinadores que califican y opinan sobre fenómenos que no han estudiado, es posible y hasta sencillo desestabilizar una sociedad cuasi perfecta"

Domingo Alberto Rangel, articulista

Para ello basta infiltrar un puñado de activistas de la izquierda, en este caso, desparramarlos por los 50 estados de la Unión  y munirlos de financiamiento. Departamento dirigido por el señor Soros a quien por lo visto no le importa perder grandes sumas de dinero.

"La falacia se viene abajo"

La falacia se viene abajo considerando que los problemas raciales de Estados Unidos vienen “desde atrás”, muy atrás, y estuvieron latentes mientras los Estados Unidos era la gran fábrica del mundo, donde no se conocía el desempleo y tampoco los precios subían y los salarios se quedaban estables.

"Los estadounidenses y los que arribaron a ese país después de la Segunda Guerra Mundial tenían la vida asegurada… solo con cumplir con sus trabajos. No tenían que hacer de chofer en UBER… para completar el mes".

Domingo Alberto Rangel, articulista

A los opinadores venezolanos, pro-Trump la mayoría, que insisten en la tesis de que la muerte de George Floyd fue planificada, unas veces por el siempre a mano G2, otras por Putin y los chinos; solo les pido que en un momento de raciocinio consideren lo siguiente: ¿Creen ustedes  también que un batallón de infiltrados filo comunistas podrían desestabilizar una sociedad estable como la suiza?

A los opinadores venezolanos, pro-Trump la mayoría, que insisten en la tesis de que la muerte de George Floyd fue planificada, unas veces por el siempre a mano G2, otras por Putin y los chinos; solo les pido que en un momento de raciocinio consideren lo siguiente: ¿Creen ustedes  también que un batallón de infiltrados filo comunistas podrían desestabilizar una sociedad estable como la suiza?

¡Claro que no!

 

"Usa no es Suiza"

En ese país alpino, el pueblo, conocedor y capaz de diferenciar lo importante, incapaz de escuchar los cantos del populismo, sin ser los suizos mejores que nadie, no cae en este tipo de engaños.

 Y en el peor de los casos, los suizos no pueden ser manipulados porque allí en general se vive bien, y prácticamente todos los electores apoyan el sistema imperante… como el mejor.

En USA desde hace años, cuando los grandes capitales -para seguir creciendo- decidieron montar sus fábricas en la China, los oligarcas de Wall Street decidieron llevar a la quiebra un sistema creado a pulso. Desde que los Estados Unidos eran unas excolonias pobres en realidad, hasta por medio del ahorro y de potenciar la clase media y sus ideas liberales de progreso, llegaron al siglo XX  callados y poco dados al injerencionismo.  Como la gran potencia mundial, merced incluso a su posición geográfica con dos océanos cuidando sus fronteras.

Trump y "Volver a hacer América Grande"

Eso se acabó y es la gran banca mundial quien ha llevado ese país a la quiebra. Propiciando la molicie entre sus habitantes y amenazando al mundo cuando las condiciones para hacerlo habían dejado de existir hace varias décadas: ¡Remember Viet Nam!

Donald Trump, pillete de vieja data y patán, sin embargo tenía por delante un gran trabajo cuando prometió “Volver a hacer América Grande”.

Lamentablemente para los yanquis el Presidente nunca estuvo a la altura del trabajo y desde que eligió otros pilletes como miembros de Gabinete, con las excepciones, signó su fracaso.

Para que USA vuelva a ser grande tiene que hacer un cambio de 180 grados y Trump está  más preocupado por hacer negocios.  Nunca se preocupó por lo vital desde que erradamente inventó la bobería del muro en la frontera mexicana.

¿Aún hay tiempo?

Reconvertir a USA en la gran fábrica del mundo es una tarea imposible porque antes hay que convencer a los estadounidenses de la actualidad que deben ahorrar y comprar productos “made in USA”, a un precio superior a los equivalentes chinos.

Pero no culpen a Trump, los presidentes yanquis de este siglo que será chino, tampoco vieron que con la llegada de Hugo Chávez al poder. El Puntofijismo estaba muerto,  y no valía la pena hacer pactos con esa gente que desmoralizada ahora tras 20 años de derrotas, se comprometen y no cumplen.

Ahora es tarde cuando la China ya es parte de América, pero no tan tarde para que una vez terminadas las cuarentenas, USA recobre su rol de potencia, y en vez de enfrentar vanamente los gobiernos venezolanos, deje la payasada de Guaidó que tanto nos ha costado a los venezolanos.

Y junto a la China, Rusia y Europa, redefinan un nuevo mundo post Bretton Woods, y sin las manipulaciones financieras de Wall Street.

¡Aùn es posible!

Domingo Rangel
Periodista
Públicado: sábado, 06/06/2020 - 10:19 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *