Suspenden ensayos de la vacuna de Oxford

Uno de los voluntarios vacunados ha sufrido una enfermedad todavía sin explicación y se está investigando

La farmacéutica sueco-británica AstraZeneca ha anunciado que suspenden ensayos de la vacuna de Oxford, desarrollada en conjunto contra el coronavirus, debido a que uno de los voluntarios que ha sido vacunado ha sufrido «una enfermedad inesperada».

 Michelle Meixel, portavoz de la empresa, ha calificado en un comunicado la acción de «rutinaria» en este tipo de investigaciones. El hecho de que esa persona tenga esa dolencia no implica necesariamente que la responsable sea la vacuna.

El anuncio de AstraZeneca afecta a una de las tres investigaciones de vacunas que teóricamente están más desarrolladas. Eso explica que las acciones de la empresa cayeran hasta 8,3% en Nueva York después de que se hiciera pública la decisión, tras el cierre del mercado. 

Los títulos de sus principales competidoras, la estadounidense Moderna y la alemana BioNTech, subieron levemente, mientras que los de las otras grandes empresas del sector que están en la carrera de la vacuna contra el Covid-19 – las estadounidenses Pfizer, Johnson & Johnson, Novavax y Merck, y la francesa Sanofi) se mantuvieron estables.

Lea también –  OMS alertó sobre los riesgos de la vacuna contra el COVID-19

Segunda vez que se interrumpen los ensayos

Los ensayos en humanos de la vacuna de Oxford comenzaron en abril y es la segunda vez que se interrumpen, según la BBC. “En ensayos grandes, las enfermedades pueden aparecer por casualidad, pero estos casos deben ser revisados de manera independiente para verificarlo minuciosamente”, ha afirmado un portavoz de la universidad a la cadena británica. 

“En principio, esto podría estar dentro de la normalidad y demostraría que los ensayos se están haciendo de forma correcta y que las decisiones son prudentes para garantizar la seguridad”, opina la viróloga Isabel Sola, que dirige junto a su colega Luis Enjuanes un grupo que desarrolla una vacuna experimental contra la COVID en el Centro Nacional de Biotecnología (CSIC), en Madrid

Sola recuerda que en la investigación de otro coronavirus, el causante del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), se ha visto que algunas vacunas experimentales provocan paradójicamente una mayor susceptibilidad al virus.

Primeros resultados alentadores

La vacuna experimental de Oxford ofreció resultados esperanzadores en un primer ensayo con más de mil voluntarios sanos en Reino Unido. La inyección generó una fuerte respuesta inmune sin provocar efectos adversos graves, según los datos publicados en julio en la revista médica The Lancet.

Sarah Gilbert, líder de la investigación en Oxford, aseguró en abril que su equipo había conseguido en tres meses lo que habitualmente requiere cinco años, gracias a su trabajo previo con otro coronavirus, el del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS). 

Mientras que los tres hijos de Gilbert, trillizos de 21 años que estudian bioquímica, recibieron una dosis de la vacuna experimental, según contó su madre en una entrevista con la revista Bloomberg Businessweek.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
Cada hogar es un templo para honrar a la Virgen del Valle
¿Por qué se frenaron los aumentos salariales en Venezuela?
Así será la flexibilización esta semana en Venezuela
Diferencias entre una gripe común y la COVID-19
Pacificación generacional
Deporte venezolano podría “entrar en cuarentena” esta temporada
Floyd pudo haber muerto de sobredosis y no asfixiado
Claves para tener éxito en una entrevista por videollamada
¿Y las garantías electorales?
De cómo Messi paralizó el mundo en 10 días

Deja una respuesta