¿Se necesita una tercera dosis de la vacuna contra la COVID como refuerzo?


Las variantes del coronavirus han provocado que las dosis contra la enfermedad generen dudas de su efectividad

Las variantes del coronavirus han provocado que las dosis contra la enfermedad generen dudas de su efectividad, por lo que países y organizaciones están evaluando el suministro de una tercera vacuna para reforzar la inoculación en los ciudadanos.

Incluso, en la actualidad Argentina, Chile, Inglaterra y Estados Unidos, entre otros países, evalúan si será conveniente dar una tercera dosis como refuerzo. En este caso, se está estudiando si se necesita ese respaldo, en qué grupos principalmente, y si se puede aplicar una vacuna diferente al esquema que ya una persona recibió.

La dosis de refuerzo está en estudio en los Estados Unidos, donde ya hubo dos empresas productoras de las vacunas que plantearon ducha posibilidad. En la Argentina, la dosis de refuerzo también será uno de los temas de la próxima reunión de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIM), que se realizará la próxima semana.

¿Cuáles son los países que plantean esta medida?

Tras la mutaciones, la administración de vacunas dirigidas a diferentes variantes proporcionaría una amplia inmunidad colectiva y limitaría la aparición de nuevas variantes más peligrosas.

Además, en Chile, se analiza aplicar una tercera dosis a quienes fueron inoculados con la vacuna china Sinovac. Se decidirá en julio si es necesario o no reforzar la inmunidad con una nueva aplicación para quienes ya recibieron dos dosis. 

En el caso de los Emiratos Árabes Unidos se estableció que la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech estará a disposición de las personas inmunizadas inicialmente con una vacuna desarrollada por el Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm) como vacuna de refuerzo. Esa dosis de refuerzo se podrá recibir a los 6 meses posteriores a la segunda dosis.

¿Por qué una tercera dosis de la vacuna anticovid?

Tras la mutaciones, la administración de vacunas dirigidas a diferentes variantes proporcionaría una amplia inmunidad colectiva y limitaría la aparición de nuevas variantes más peligrosas.

Además, en Chile, se analiza aplicar una tercera dosis a quienes fueron inoculados con la vacuna china Sinovac. Se decidirá en julio si es necesario o no reforzar la inmunidad con una nueva aplicación para quienes ya recibieron dos dosis. 

En el caso de los Emiratos Árabes Unidos se estableció que la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech estará a disposición de las personas inmunizadas inicialmente con una vacuna desarrollada por el Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm) como vacuna de refuerzo. Esa dosis de refuerzo se podrá recibir a los 6 meses posteriores a la segunda dosis.

Aún no hay suficientes pruebas para recomendar dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19

En los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de los Estados Unidos, empezaron en junio un ensayo clínico en adultos totalmente vacunados para evaluar la seguridad e inmunogenicidad de una dosis de refuerzo de una vacuna diferente. 

Mientras tanto, un panel asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) acordó el miércoles que aún no hay suficientes pruebas para recomendar dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19. Pero esto podría cambiar a medida que avance la pandemia y surjan más datos sobre la situación de las tasas de infección, la evolución de la prevalencia de las variantes y la forma en que las dosis originales parecen mantener la protección.

Por ahora, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. permiten combinar dosis entre vacunas de ARN mensajero pero sólo en “situaciones excepcionales”, como un suministro limitado de vacunas o si un paciente no sabe qué vacuna recibió originalmente. Esa combinación solo está permitida dentro del esquema de dos dosis, y no como un refuerzo.

También hay investigadores de la Universidad Johns Hopkins de EE.UU que están estudiando si ciertas personas inmunodeprimidas -un grupo con mayor riesgo de no responder a las vacunas estándar- podrían beneficiarse de una tercera inyección. Junto con las personas mayores, las personas inmunocomprometidas podrían necesitar refuerzos antes que el resto de nosotros, señaló Ali Ellebedy, inmunólogo de la Universidad de Washington en San Luis en diálogo con The Atlantic.

Con información de Infobae

Lea también –  ¿Qué hacer antes y después de recibir la vacuna anticovid?

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta