Redes sociales convertidas en el medio favorito de los estafadores

Atención y cuidados es la mejor recomendación para prevenir estos engaños en las plataformas digitales

Poner un username y una contraseña en una red social ya te vuelve el foco de los estafadores, dado que la medida de engañar a las personas por esta vía ha tenido un gran auge en los últimos meses, pero ahora con la modalidad especial de que quieren formar parte de tu entorno.

En Venezuela la venta y compra de divisas o inclusive de productos y/o servicios se ha vuelto recurrente por las plataformas digitales, desde que uno de tus contactos coloque el aviso por los llamados «estados o historias» y sino por la relación directa.

Es así, como lo que es WhatsApp, Instagram, Facebook y en ciertas oportunidad Twitter se han convertido en el aliado para estafadores.

Estafas en las redes sociales

María

«Hola, es María. ¿Cómo está? Este es mi número guárdalo” Así comienzan la más reciente modalidad de estafa, cuando el usuario recibe ese mensaje por WhatsApp y le explica a la víctimas que por múltiples razones necesita vender una alta suma de divisas.

Su nombre María se debe a que es muy común entre la población, que está siendo respaldado por hombres y mujeres entre 16 y 40 años, quienes a través de “urgencias” engañan a sus víctimas, para la transferencia en bolívares a cambio de dólares, pero que nunca son entregados. 

A su vez, cuando las personas hacen la operación bancaria, «María» desaparece, sin foto de perfil sin conexión, como si fuera un bloqueo.  Ante esto, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) han hecho hincapié en las advertencias sobre este tipo de estafa.

Lea también –  Incautan bienes de Saab valorados en 35 mil millones de pesos

Phishing

Para el Cicpc este delito informático se da cuando roban la identidad de las personas para concretar la compra de divisas que nunca son entregadas a quienes aceptan el negocio. Es una ventana para que el criminal solicite la información personal de las víctimas.

Al enviar el mensaje, «los amigos»” mantienen conversaciones y la oferta es muy por debajo a lo ofrecido en el mercado, por lo que aceptan y caen en la trampa. ¿Cómo? Porque el estafador envía unos datos de cuentas bancarias “prestadas” para el pago.

Cabe acotar que, el incremento de “hackeos” de perfiles en las redes sociales como Faceebook e Instagram, en el país, se han hecho para cubrir de alguna manera esta modalidad.

Zelle

Otro método es el servicio creado para que los clientes realicen trasferencias a familiares o amigos más cercanos, son un plus en estás estafas porque no se cobra comisión bancaria.

Al momento de hacer esta actividad, los usuarios de Zelle reciben un correo para confirmar la operación, el monto en dólares y la fecha. No obstante para algunas personas basta con esto pare confirmar la conclusión del pago; pero existen casos que el envío del email es fingido y solo se trata de una simulación muy cuidado en diseño.

Servicio público

Según un artículo de Crónica Uno, un servicio público por medio de Twitter también puede ser foco de estafa, dado que al solicitarlo pueden contactar a la víctima fácilmente y ofrecerle las medicinas o los recursos que se necesite.

Con ello, presionan a las personas con un límite de productos disponibles para realizar la operación, lo más rápido posible.

De este modo, para el abogado  Raymond Orta, las estafas con medicamentos son la modalidad más común en las redes sociales, puesto que los delincuentes se aprovechan de la escasez y el desespero de la gente por conseguirlo.

Ver más – Zelle y la economía venezolana

Publicidad en redes sociales

Tras el pensamiento de «como es publicidad es real», los estafadores se bandean para atraer a las víctimas. Las promociones, por ejemplo en Instagram con intercambios de divisas son las más recurrentes a este tipo de acciones.

«Que tengan publicidad no es una prueba de que sea una empresa seria. Tuvimos el caso de unos estafadores vendiendo puntos de venta. La recomendación en estos casos es que verifiquen que las tiendas tengan números fijos y es preferible que tengan tiendas físicas para corroborar el producto»

Abog. Raymond Orta

El «Esteban»

Este supuesto «hacker»  conocido por ser el autor de diversos informáticos y estafas, en los que se destaca el «robo de criptomonedas (BTC) a cuentas extranjeras» y en Venezuela. Según el Cicpc, actúo en complicidad con el dueño de una concesionaria de automóviles que se encontraba en el estado Anzoátegui.

De tal manera, se supo que una banda utilizaba la compra y venta de vehículos a través de redes sociales como gacho, con el propósito de atraer a sus víctimas.

Al parecer tramitaban la vena de BTC para luego nunca entregar el automóvil acordado.

Desmantelamiento de banda

Para febrero de este año, el fiscal general de la administración de Nicolás Maduro, Tarek William Saab, anunció el desmantelamiento de una red que se dedicaba a las estafas por divisas por medio de las redes sociales, tanto en Zulia, Miranda y Trujillo.

En la revisión de los teléfonos incriminados se encontraron «más de 3.000 correos electrónicos vulnerados, con claves de acceso y direcciones IP, a través de los cuales ofrecían a sus víctimas divisas que luego no entregaban».

#AHORA Fiscal General Tarek William Saab informa sobre casos de ciberdelincuencia que consisten en la suplantación de la identidad de personas en redes sociales para estafar a sus contactos #7Feb pic.twitter.com/lkeeXsooyB

— MinPublicoVE (@MinpublicoVE) February 7, 2020

Recomendaciones ante estafas en las redes sociales

Dentro de este orden de ideas, lo que se recomienda para evitar los tipos de estafas es asegurarse de con quien se hace el negocio, si un conocido cambia el teléfono corroborarlo y si es una página, leer comentarios.

Sin embargo, lo más aconsejable es no exponer la información personal y las necesidades en estados, historias en ninguna plataforma digital ya que estás personas son las principales víctimas de los delincuentes.

Además de esto, es importante recalcar que 80% de estos delitos provienen de las cárceles, ya que en 2016 se aprobó la ley que regula el uso de la telefonía celular e internet en el interior de las penitenciarias.

Le puede interesar – El dilema de dolarizar la economía 

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
Caracas conmemora su aniversario como foco de pandemia
Contagios de COVID-19 subieron 241% en siete semanas
Las universidades venezolanas en el ranking mundial
Redes sociales convertidas en el medio favorito de los estafadores
El nombre es lo de menos
Día del Libro y las obras literarias más vendidas en Venezuela
Poliedro de Caracas, de sede de grandes eventos a hospital de campaña 
El bajo interés por la política
Desidia podría dejar incomunicada Isla Dorada
Capacidad de hospitales en Venezuela ante COVID-19 va más allá de insumos

Deja una respuesta