Red internacional extorsionó a antiguos altos cargos del gobierno venezolano

Los sujetos le pedían a los ex funcionarios sumas millonarias para cumplir con ciertos servicios

Algunos ex altos cargos del gobierno venezolano como la enfermera de Hugo Chávez y ex tesorera, Claudia Díaz, su jefe de seguridad Adrián Velásquez Figueroa, su guardaespaldas Carlos Aguilera, su tesorero Alejandro Andrade “el Tuerto” y un exministro de Energía Nervis Villalobos fueron extorsionados en España por una red internacional con vínculos en Estados Unidos.

En una denominada “operación Caranjuez”, las autoridades iniciaron una investigación ante las denuncias presentadas por dos de los involucrados. La titular del Juzgado número 29 de Madrid, Cristina Díaz, ordenó el pasado 25 de febrero la detención de varios implicados, acusados de los presuntos delitos de organización criminal, extorsión, estafa y blanqueo.

Los sujetos le pedían a los ex funcionarios del gobierno venezolano en España sumas millonarias para cumplir con ciertos servicios como asesoramiento jurídico, protección para ocultarse de las autoridades españolas y un entramado de sociedades para blanquear y ocultar su fortuna en paraísos fiscales.

Incluso, la organización decía tener contactos en la Policía para acceder a bases de datos oficiales para suministrar a sus clientes y documentación oficial con una identidad falsa, con el fin de burlar a la Justicia.

Entre los detenidos por orden de la juez se encuentra un inspector de Policía Nacional, un abogado y un exmilitar israelí, conocido como Avi, que está considerado como el cabecilla de la red en España.

Evidencias

Todos ellos actuarían bajo las órdenes de un ciudadano venezolano, Martín Rodil, que además prometía a los afectados intermediar ante la Justicia de EE.UU para reducir los cargos de corrupción que allí se les imputan, mediante un pacto con la Fiscalía estadounidense.

La grabación a la que ha acceso el diario El Español como evidencia corresponde a una conversación telefónica, que tuvo lugar en febrero de 2016, entre Martín Rodil y Javier Alvarado, quien según explica en la misma acababa de llegar a España.

En la conversación, Rodil alertó a su interlocutor que su seguridad en España peligraba, por lo que podía ser recomendable que regresara cuanto antes a EEUU.

Según le explicó, el exviceministro de Energía de Venezuela Nervis Villalobos había llegado pocos días antes a Madrid. Tras bajar del avión en el aeropuerto Adolfo Suárez Barajas, le estaba esperando un policía que le entregó una citación para acudir a declarar como «testigo» en la Fiscalía Anticorrupción.

Sin embargo, al presentarse en esta cita, le comunicaron que estaba imputado en la Audiencia Nacional, por presuntos delitos de blanqueo y corrupción.

Detalles de la llamada:

Martín: Hay una situación aquí muy pero muy delicada (…) No te estoy llamando para meterte miedo, yo no necesito eso… Hoy nos pasó una situación delicada con Nervis, y esto vas a morir callado. Le citaron un fiscal de la Audiencia Nacional.

Javier: La Audiencia Nacional es aquí, en España, ¿no?

Martín: Aquí, huevón. En calidad de testigo. La carta dice claramente en calidad de testigo.

Javier: ¿Pero sabíamos eso antes, o es una sorpresa?

Martín: No sabíamos. Llegó al aeropuerto el jueves, o no sé cuándo llegó. Lo estaba esperando un alguacil y le entrega la vaina. Por supuesto llamamos a los amigos nuestros: no tranquilo, no pasa nada, que vaya. Pero cuando llegó lo imputo.

Martín: Ten cuidado, porque deben estar buscándote para mandarte una citación a ti. Si te llega una citación de esas, hermano, sal de aquí.

Javier: Vale. Ok, pero me interesa eso que me estás contando. ¿Y cómo quedó por fin?

Martín: Muy peligroso, muy peligroso. Porque una imputación te pueden quitar el pasaporte, una imputación te pueden arrestar, te pueden hacer otras cosas.

Javier: ¿Lo lograron mantener afuera? (se refiere a Nervis Villalobos).

Martín: Afuera, afuera, lo dejaron ir… No le han quitado el pasaporte, pero yo estoy tratando ahorita a ver cómo coño con los amigos míos desmonto eso. Qué fue lo que pasó. Primero porque lo engañan, le dicen que va de calidad de testigo y cuando llega le dicen: No, estás imputado.

Denuncias

La red de extorsión direccionada por Rodil fue desmantelada por la Policía tras la denuncia que presentó en España uno de sus clientes, Carlos Aguilera (que fue director de la Dirección de Servicios de Inteligencia y Prevención de Venezuela, el actual Sebin). 

Posteriormente también ratificó estos hechos ante la Policía Javier Alvarado, que ha sido viceministro de Electricidad de Venezuela y ha ocupado distintos cargos en la petrolera estatal Pdvsa.

La organización reclamó a Aguilera pagos por importe de 2 millones de euros por sus servicios, y también pretendía cobrar 1,5 millones de Alvarado. Rodil presumía de sus contactos en la Justicia estadounidense, a través del oficial de la Agencia antidroga DEA Sandalio González y de varios fiscales.

Incluso, por su mediación, Javier Alvarado remitió desde España el 19 de julio de 2018 a través de sus abogados a los fiscales de EE.UU Sara E. Edwards (destinada en Washington), Robert S. Johnson y John. P. Pearson (destinados en Miami) un dossier sobre la corrupción de Pdvsa.

Sin embargo, fiscales estadounidenses omitieron los datos al Gran Jurado que preparó el escrito de acusación contra ex altos cargos de Pdvsa por corrupción. 

La Policía investiga ahora los vínculos de Martín Rodil con el entramado de sociedades que, en torno al grupo Columbus One Properties SL, varios ex altos cargos chavistas habrían utilizado en España para blanquear fondos.

Con información de El Español

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta