Productos importados y nacionales se «enfrentan» en Venezuela

Productos importados y nacionales se «enfrentan» en Venezuela

Aunque actualmente hay anaqueles llenos, la producción nacional cada vez pierde terreno

El sector manufacturero en Venezuela ha podido sobrevivir a las expropiaciones gubernamentales, apagones, hiperinflación de la moneda y escasez de materiales de trabajo, y a esto se le suma una nueva amenaza: La competencia de versiones importadas de sus propios productos.

En las tiendas de variedades en Venezuela existen diferentes productos como galletas Oreo elaboradas en México y justo al lado la versión de Oreo hecha en Venezuela. De igual forma, la mayonesa Kraft Heinz Co. es importada desde Brasil y Estados Unidos, pero al mismo tiempo se distribuye en Valencia. El mismo caso ocurre con la marca de comida canina Purina.

Estas importaciones actualmente están exentas de derechos de aduana e impuesto al valor agregado (IVA), lo cual hace que llegue a ser hasta 40% más barata que la versión producida en en la nación. Esto representa un problema dado que lo producido localmente no puede competir contra los precios liberados de productos traídos del exterior.

Este fenómeno ocurre a partir de que Nicolás Maduro fomentara la utilización del dólar estadounidense y se permitiera la flexibilización de los controles de precios con el fin de reactivar una economía, la misma que se encuentra herida a causa de las malas gestiones que ocasionaron la hiperinflación del bolívar.

Nestlé y su supervivencia en Venezuela

Actualmente Nestlé es de las pocas multinacionales que se encuentran operando el país. Tienen cinco fábricas con cerca de 2.500 empleados y ha sido de las más afectadas por la permisión de productos importados a Venezuela de versiones no autorizadas de sus productos.

Francisco Guerrero, vicepresidente de asuntos legales de Nestlé en Venezuela, expresó su preocupación ante este problema y alertó que muchos productos llegan al país de manera ilegal e incumplen con normativas sanitarias.

“Las exenciones fiscales nos están poniendo en desventaja”, expresó. “Pero lo que más nos preocupa son los productos que no cumplen con la normativa legal y sanitaria, sin trazabilidad. O peor aún, falsificaciones « .

El consumidor ha tenido mayor variedad

Aunque la situación con los fabricantes locales genera preocupación, los consumidores sí se han visto beneficiados. Los estantes de comida vacíos que se veían entre 2014 y 2018 ya se encuentran llenos de opciones en las tiendas de conveniencia conocidas como «bodegones», con productos que se encuentran tan llenos que se asemejan a los de supermercados.

Esto ha provocado que vendedores minoristas se decanten por  las versiones importada, tanto por el precio, como por la variedad para ofrecer debido a que los productos locales vienen en versiones más pequeñas por las limitaciones en la producción.

No obstante, la pobreza extendida en Venezuela por la crisis económica ha hecho que estos productos sean inasequibles para gran parte de la población. Una encuesta reciente determinó que un trabajador promedio gana el equivalente a 55 dólares al mes.

Aunque tampoco dejan de lado los productos de producción nacional debido a la fidelidad de muchos clientes a distintos productos que se han habituado a consumir.

Con información de: Bloomberg / Foto: Getty Images

Redactor Venepress
venepress.com
Públicado: miércoles, 18/08/2021 - 03:04 PM
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *