¿Por qué no existen garantías electorales en Venezuela?

¿Por qué no existen garantías electorales en Venezuela?

EL articulista Manuel Rojas Pérez analiza la situación del Consejo Nacional Electoral y otras condiciones vigentes para los comicios parlamentarios del 6 de diciembre

En la página del CNE hay un documento titulado Sistema de garantías electorales de Venezuela (http://www.cne.gov.ve/web/seguridad_transparencia/garantias/garantias_CNE_VE_es_formato_simple.pdf ) que se habría utilizado para la actividad que hizo ese ente en 2018, donde señalan lo que consideran garantías electorales. Ese documento sirve, justamente, para explicar porqué en Venezuela no existen garantías electorales y, por tanto, lo que pretenden hacer el 6 de diciembre no puede ser considerado como elecciones.

 

Según ese documento, las garantías electorales que el CNE avala son:

 

Cadena de confianza

 

Primer punto en el que el CNE no coincide con la realidad venezolana. No hay, no puede haber, confianza ni en el CNE ni en los actores estatales involucrados en un proceso electoral en Venezuela.

 

Como bien ha señalado la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, “una de las fundamentales garantías de los procesos electorales para asegurar el derecho al sufragio como máxima expresión de la voluntad popular, es la existencia de órganos electorales autónomos e independientes. Un árbitro electoral independiente e imparcial es un elemento esencial del derecho al voto y de las directrices constitucionales exigidas para la integración del Consejo Nacional Electoral como órgano del Poder Electoral. El incumplimiento del procedimiento constitucionalmente establecido para la designación de los rectores del Consejo Nacional Electoral impide la conformación de un órgano electoral con las características señaladas. Por lo cual, las designaciones los rectores del CNE mediante la arbitraria actuación del Tribunal Supremo de Justicia, además de acarrear la nulidad e ineficacia de esas designaciones, por disponerlo así expresamente el citado artículo 138 de la Constitución, viola con ello los derechos políticos fundamentales a la participación política y a acceder al ejercicio de cargos públicos”.

 

El Tribunal Supremo de Justicia

Y es cierto. El Tribunal Supremo de Justicia ha venido destrozando la poca confianza que hay en el sistema electoral venezolano cuando, sin justificación jurídica alguna, ha usurpado las potestades legislativas de la Asamblea Nacional cuando habilitó al CNE a legislar en materia electoral, cosa que solo le corresponde al Parlamento; cuando nombró inconstitucional e ilegalmente a los rectores del CNE, cuando eso le corresponde al Parlamento; cuando además designa a rectores que no cumplen los requisitos que establecen la Constitución o la Ley, como hicieron con Leonardo Morales, quien es dirigente de un partido político y sin embargo fue designado rector ¡y vicepresidente!; cuando el TSJ inhabilita a las directivas de los partidos políticos de oposición y designa en su nombre a activistas del madurismo.

Las garantías sobre la seguridad del sistema Automatizado de Votación

Al día de hoy, el CNE, ni nadie, ha informado al país sobre las máquinas y el software de escrutinio, transmisión y totalización que se utilizará el 6 de diciembre, como ha venido denunciando el periodista Eugenio Martínez en su cuenta Twitter. En consecuencia, tampoco se sabe nada sobre la seguridad informática, medios de transmisión de datos seguros y confiables.

Ministro de la Defensa

Esto debe sumarse a otro tema fundamental: las declaraciones del Ministro de la Defensa del 5 de julio de 2020. El jefe de la Fuerza Armada Nacional, el jefe del Plan República que es quién, en teoría, cuida que las garantías en el evento electoral se cumplan y la elección sea objetiva y transparente, dijo nada más y nada menos, a la oposición: Mientras exista una Fuerza Armada como la que hoy tenemos, antiimperialista, revolucionaria y bolivariana, nunca podrán ejercer el poder político en Venezuela (https://venepress.net/las-polemicas-declaraciones-de-vladimir-padrino-lopez/). Así, es evidente que cualquier proceso electoral está viciado, ya que la Fuerza Armada no garantiza la igualdad de condiciones.

 

En fin, no hay una sola garantía electoral en Venezuela. Ni una. No basta ser la inmensa mayoría que somos, porque a nuestros testigos los amedrentan, los sacan de los centros electorales, los apresan; a nuestros votantes, en muchos sitios recónditos del país, el propio plan República los obliga a votar por el candidato del régimen de Maduro, porque el CNE atiende a las órdenes de Miraflores de manera militante, porque los partidos políticos de oposición están inhabilitados y porque los que tienen las armas ya amenazado con no permitirnos a la oposición acceder al poder aún ganando una elección.

 

Una verdad de Perogrullo: porque el CNE diga que se convoca a una elección, ese proceso no es necesariamente una elección. Este es el caso del 6 de diciembre, es un evento donde, quizás, usted pueda votar, pero no va a poder elegir.

 

Twitter: @rojasperezm

 

Manuel Rojas
Abogado constitucionalista
Públicado: viernes, 21/08/2020 - 08:40 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *