“Pasticho ideológico”

“Pasticho ideológico”

"El chavismo es una mescolanza tremenda, y terrible, de lo peor de muchas ideologías"

Manuel Rojas Pérez 

Pasticho ideológico. El chavismo ha ido de un lado a otro: En 1998 el fallecido presidente Hugo Chávez afirmó que no era comunista, ni siquiera socialista. En 1999 aplicó políticas públicas económicas y sociales muy similares a la Agenda Venezuela del gobierno de Caldera, al punto que la primera ministra de Finanzas de la revolución bolivariana fue Maritza Izaguirre, que venía de ejercer el mismo cargo con el gobierno anterior.

Solo en 2006, cuando vio que le resultaba electoralmente, Chávez se declaró socialista. Pero la primera parte de sus catorce años fue bastante conservadora. 

Lea también –  La maldad

¿Dólar criminal?

Hoy, vemos como una administración que hasta hace dos meses condenaba al dólar, lo llamaba moneda criminal, negaba el uso de esa divisa en Venezuela, ahora, de un día para otro; no solo establece la relación de la cesta básica en divisas, sino que impone el precio y pago de la gasolina, que históricamente ha sido de las más baratas del mundo, en dólares.

En ese sentido, recordamos ese inmenso pensador que fue Eco en su conferencia en el Congreso de Filología italiana y francesa en 1995 denominada “El fascismo eterno”.

“Mussolini no tenía ninguna filosofía, tenía una retórica (…) no era una ideología monolítica, sino, más bien, un collage de diferentes ideologías políticas y filosóficas, una colmena de contradicciones”

Hugo Chávez, “El fascismo eterno”

Chavismo y fascismo

La similitud entre el fascismo y el chavismo es evidente. El chavismo es una mescolanza tremenda –y terrible- de lo peor de muchas ideologías. Basta recordar como el fallecido Chávez se declaró fidelista, maoista, bolivarianista, mirandista, sanmartinista…

La similitud entre el fascismo y el chavismo es evidente. El chavismo es una mescolanza tremenda –y terrible- de lo peor de muchas ideologías. Basta recordar como el fallecido Chávez se declaró fidelista, maoista, bolivarianista, mirandista, sanmartinista…

Chavismo, pasticho ideológico

El pasticho ideológico del chavismo siempre ha sido evidente. Eso sí, ese pasticho nunca ha sido para apoyar a los venezolanos ni para resolver sus problemas. Jamás en veinte años, el régimen chavista ha estado de lado del pueblo. Nunca le ha interesado mejorar sus condiciones de vida. Al chavismo sólo le interesa mantenerse en el poder a como de lugar.

“Plomo más plomo es guerra”

Juan Carlos Zapata en su libro “Plomo más plomo es guerra”, también echa mano de Eco para compararlo con el chavismo: “Apelemos a los factores de Eco para definir el carácter fascista: el culto a la tradición, una constante en el discurso chavista (…) el rechazo del modernismo (…) el desacuerdo es traición, y aquí hay un rechazo sistemático a la crítica; el llamamiento a las clases medias y frustradas (…) la obsesión por el complot (…) los enemigos son ricos (…) el populismo cualitativo, en el que la masa, el pueblo, la mayoría, son una entidad monolítica…”.

Al final, como bien lo señala Umberto Eco, lo importante en estos tiempos es saber que el fascismo puede volver con apariencias inocentes y nuestro deber es desenmascararlo y apuntar con el índice sobre cada una de sus formas nuevas.

 Luego de leer esto ¿Le cabe duda a qué se parece el chavismo?

Manuel Rojas
Abogado constitucionalista
Públicado: viernes, 12/06/2020 - 09:05 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *