¿Para qué servirá este Consejo Nacional Electoral?

¿Para qué servirá este Consejo Nacional Electoral?

Ampliar la base de apoyo para las elecciones parlamentarias es un objetivo clave pero difícil de lograr

El nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) que se instala este lunes tiene la responsabilidad de poder crear confianza y mermar la abstención. Pero esto se le hace cuesta arriba ya que priva un ambiente de dura polémica por la forma misma en que fue elegido.

Es decir, lleva plomo en el ala.

Pero de seguro va a tomar decisiones prontas, entre ellas la convocatoria misma a elecciones, presumiblemente para el domingo 20 de diciembre.

Lo que más importa

En las actuales circunstancias políticas no es eso lo más importante. El punto focal es cómo articular un sistema mediante el cual los partidos políticos que han expuesto sus razones para renegar de este CNE sientan que se abren oportunidades para la participación.

Esto de por sí es sumamente complejo. La mayoría de tres rectores oficialistas, dos de ellas provenientes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y la tercera reelecta en el CNE, hacen pensar que si hubiese habido intención de abrirse con gestos hacia la oposición, lo hubieran hecho en el acto de selección de los rectores el viernes pasado.

Si eso no se logra pues habrá en diciembre a una concurrencia electoral similar a las presidenciales del 20 de mayo de 2018, que tanta polémica han traído, con las consecuencias políticas de no reconocimiento por parte de amplios sectores de la sociedad.

Eso no ofrece soluciones institucionales a la grave situación de no reconocimiento internacional que tiene el gobierno de Nicolás Maduro.

Lo que dice el vicepresidente

El nombrado vicepresidente del CNE, Rafael Simón Jiménez, es un personaje de cierto prestigio político en el país. Tanto  que algunos comentarios le felicitan por su elección y otros se asombran de que un personaje como él haya aceptado esas funciones elegido por el TSJ.

Jiménez cree que sí hay posibilidades de rectificación oficialista. Antes de ser seleccionado como rector, declaró a Unión Radio:  

Lo primero de que debería hacer este CNE es convocar a todos los partidos políticos y liderazgos para negociar las condiciones electorales para unos comicios libres, limpios y transparentes

Rafael Simón Jiménez, vicepresidente del CNE

Este es el reto que tiene este polémico CNE.

Tanto es así que poco de lo que en otros ámbitos haga el nuevo organismo podrá ser tan influyente y trascendental como lograr algún acuerdo político con la mayor parte de la oposición. Es decir ampliar la base de reconocimiento de las elecciones legislativas en ciernes.

Grupos opositores dispuestos a reuniones

Pero el problema es que hay unos grupos de oposición que están dispuestos a acudir a reunión en el CNE, tales como Soluciones, Cambiemos, MAS, Avanzada Progresista y Copei, entre otros.

Mas no así Voluntad Popular, Primero Justicia, AD y UNT, el llamado G-4, que representan el plato fuerte de la oposición en Venezuela.

Estos no reconocen a este nuevo CNE y tendrían que ocurrir cosas muy trascendentes para que sus representantes pisen la sede del Centro Simón Bolívar en Caracas.

Así están las cosas para los nuevos miembros del organismo electoral. Este drama político afecta a todo el país porque si se mantiene, este CNE realizará unos comicios que, gane quien gane, no serán reconocidos internacionalmente por muchos países y por ende no habrá posibilidad de aliviar las sanciones que caen sobre todos los ciudadanos.

Carlos Subero
Periodista
Públicado: domingo, 14/06/2020 - 11:00 AM
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *