Oposición intenta mantener vida del Parlamento


Los diputados opositores están discutiendo ahora cómo mantener una versión simplificada de la Asamblea

El silencio en el parlamento venezolano al comienzo de una sesión se rompió con un ruido constante de fondo que duraría toda la plenaria: el sonido de una cuadrilla de construcción que remodelaba el parque donde se había reunido la legislatura.

El parque es uno de los pocos lugares en los que los diputados de la oposición pueden reunirse sin ser hostigados por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, que no sólo les prohibió el acceso a la sede del Congreso, sino que también empujó a decenas al exilio.

Los mandatos de los diputados vencen el 5 de enero, fecha en la que se convocará un nuevo congreso después que los aliados de Maduro barrieran en la votación legislativa del 6 de diciembre, en la cual la oposición no participó y llamó a la abstención por considerarla fraudulenta.

Maduro rechaza la idea de que la elección fue injusta y ha celebrado la votación como un punto de inflexión que pondrá a la Asamblea bajo el control del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a pesar de las sanciones de Estados Unidos sobre la industria petrolera de la nación de la OPEP que han buscado sacarlo de poder.

Lea también –  Culpan a Venezuela de ocasionar crisis migratoria

Legisladores de oposición buscan versión simplificada del Parlamento

Los legisladores opositores están discutiendo ahora cómo mantener una versión simplificada del parlamento incluso después de que terminen sus mandatos, una estrategia que podría ponerlos en riesgo de detención, mientras no brindan formas claras de acelerar la expulsión de Maduro.

Sin embargo, muchos insisten en que el plan ayudará a mantener el reconocimiento internacional al jefe del Congreso, Juan Guaidó, a quien 50 naciones ven como el líder legítimo de Venezuela, al tiempo que garantizaría que la oposición no desaparezca por completo.

Estados Unidos y la Unión Europea dijeron tras los comicios del 6 de diciembre, que desconocieron, que mantendrían su apoyo a Guaidó.

“Es nuestro deber continuar y mantenernos en la Asamblea Nacional hasta que haya unas nuevas elecciones y hasta que se restituya el hilo constitucional en nuestro país”, dio la diputada Nora Bracho, del noroccidental estado de Zulia.

Bracho fue una, de poco más de una docena de legisladores, que se sentó en sillas blancas de plástico bajo un toldo para la sesión del 15 de diciembre en el Parque Morichal, ubicado en la barriada de clase media Prados del Este, en Caracas.

33 parlamentarios

Otras seis diputados hablaron presencialmente en la sesión, pero otros lo hicieron a través de una videoconferencia que se mostró en un televisor ubicado en el lugar.

Bracho y otros legisladores que hablaron con Reuters dijeron que esperan que el parlamento quede en manos de un grupo de 33 parlamentarios, y los 90 restantes que fueron elegidos en 2015 por la alianza de la oposición tendrían un perfil más bajo.

No obstante, no parecen haber llegado a un consenso sobre cómo crear oficialmente reglas para el mantenimiento del parlamento, lo que requiere reformar un llamado “estatuto de transición” aprobado en 2019 en medio de la euforia de que Maduro podría estar al borde de abandonar el poder.

Más información en Reuters.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
Televisión vía streaming: La alternativa para los venezolanos
Claves para entender la nueva cepa del coronavirus
Top 10 de películas para Navidad
¿Abrirá la Corte Penal una investigación sobre Venezuela?
La gente realiza su propia reconversión monetaria
La abstención entre cuñas y desesperanza
Lo que viene después del 5 de enero
¿Cómo asegurar el “Niño Jesús” estas navidades?
La salud mental: El nuevo reto de la humanidad
Maduro y Cabello confrontan quién presidirá la Asamblea

Deja una respuesta