Oposición: De las protestas de 2017 a la cuarentena de 2020

Oposición: De las protestas de 2017 a la cuarentena de 2020

La reaccionaría alternativa democrática que en el pasado retó a Maduro, hoy está confinada por órdenes de Miraflores

La realidad para la oposición venezolana cambió drásticamente. La misma alternativa democrática retó a Maduro con las protestas de 2017, en 2020 está sumergida en una cuarentena decretada desde Miraflores producto de la pandemia del COVID-19. 

Félix Seijas director de Delphos, ejemplifica estas “dos sociedades”en base a las respuestas de quienes adversan al chavismo contra  las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia en torno a la Asamblea Nacional.

"En 2017 dos sentencias del TSJ en contra de la AN alborotaron las calles. La reciente sentencia del TSJ con el mismo objetivo no levantó ni un Trending Topic

Félix Seijas, estadístico y profesor universitario

Expertos

En exclusiva para Venepress, Igor Cuotto, especialista en negociaciones y resolución de conflictos, manifestó que una de las principales razones de este fenómeno, hoy en día, es la pandemia de la COVID-19, y una crisis inmensa en que la gente está “preocupada y desesperada” porque “los problemas diarios tienen consumido a Venezuela”.

A su vez, sentenció que hay tres puntos que han afectado a las calles:

  • Conflicto entre líderes políticos

La gente dejó de conectarse por no saber a quién seguir, mientras que los opositores se “acusan” entre ellos mismos de colaboracionistas o infiltrados, además de la equivocación del “no escucharse” entre ellos.

Tras no lograr los resultados que se esperaban, empezaron a atacarse uno a uno. 

  • Promesas incumplidas

El cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, “se convirtió en una camisa de fuerza a la oposición”; sumado la promesa de ayuda humanitaria de Cúcuta.  Y es que se tenían grandes expectativas por la presión y participación de la comunidad internacional.

Pero no pasó nada en cuanto al efecto político que se quería; lo que generó desilusión en la población.

  • Fondo y forma de un discurso que no está direccionado a la población popular

El discurso de las tres fases funcionaba como un buen plan pero, a juicio del analista, “ahora tiene que cambiar”, y así poder evitar el seguir perdiendo conexión.

En tal caso se debería partir de los logros que se han obtenido como el reconocimiento internacional al gobierno interno para “saber capitalizarlo” y originar confianza en la comunidad, sin dejar de lado, la mentira política que se viene acuñando con el chavismo.

Con la pandemia se perdió la agenda de la oposición

Ante esto, recomendó ponerse de acuerdo y entender que todas las vías son complementarias que genere una política que conecte; porque, a pesar de que hoy en día “hay muchas razones para hacer un cambio” falta el interés.

Señaló un ejemplo en que “mientras los opositores pelean por la red social de Twitter, la gente está en enormes colas echando gasolina”; una constante que pudiera ser aprovechada para generar empatía y volver a escalar.

Lo que deberían hacer es ponerse de acuerdo entre ellos mismos y con una ruta clara

Otra similitud es con el reciente acuerdo humanitario entre oposición y oficialismo, en el que el intermediario es la OPS, en que una parte opositora desaprueba la acción. Por ello, Cuotto comentó que antes de haber una negociación se necesita una conexión entre opositores.

Apuntó a que los líderes deben movilizar a la gente, no hacer lo que las personas quieres, y eso se construye a través de un discurso político y persuasivo.

Protestas políticas vs. manifestaciones sociales

Desde otra perspectiva, el politólogo, Luis Salamanca, precisó que las protestas se dividen entre políticas y sociales. Una que se da exponencialmente, mediante una convocatoria y por la busca de un cambio; y otra que son permanente, más locales.

Con esto, recordó la época del fallecido presidente, Hugo Chávez, cuando entre 2002 y 2004 se llenaron las calles de autopista a autopista y se pudo lograr en un momento la salida del mandatario.

Después en 2007 con el “fracaso del referéndum de Chávez”. Luego en 2014 empezaron las manifestaciones contra Maduro, y ese año junto al 2017 no obtuvieron resultados positivos.

"Este gobierno no opera como las dictaduras clásicas"

Recalcó que la manera para que finalice esto tendría que ser si se logran algunos “ejercicios positivos”; por lo que, a su juicio,  la calle en Venezuela no ha finalizado.

También pronunció el año 2018 cuando el Mesa de la Unidad Democrática (MUD) fue inhabilitada y con él, los partidos de: Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática, lo que trajo la secuela de partidos pequeños sin representatividad.

Ahora bien, las protestas políticas se dan por “esperanza y poder movilizar”, por medio de ciclos. Uno que intentó abrirse fue en 2019 pero solo en enero, febrero y algo de abril que fueron las que tuvieron alcance

"A Guaidó se le ha hecho muy largo el camino"

Salamanca indicó que es “difícil romper el equilibrio de fuerza de Maduro”, y que así  no se tengan protestas políticas, están las sociales, permanentes y reivindicativas, debido a los problemas  de los rubros en el país.

Destacó que por esto fue que nació el Frente Amplio de Venezuela Libre. La situación es que las comunidades son puntuales y tituladas sin una gran concentración, y la gente no quiere que se involucren en lo suyo.

En efecto, para la protesta política no se depende solo de una persona o de un partido, sino de las acciones que van a ir desarrollando, en este caso, la oposición; porque las personas “están dispuestas pero necesita un objetivo” para hacerlo, “un alto valor político”, tomando en cuenta los costos de tiempo y movilización.

Tampoco puede darse una especie de “Primavera Árabe” por las condiciones en Venezuela, dado que los ataques de represión son muy duros

Divorcio político

Por su parte, el doctor en Ciencias Políticas, Daniel Varnagy, indicó que existe un abandono del discurso evidenciado en que todo el año (2019) cuando se intentó convencer con distintos tonos, sobre el apoyo militar que el 30 de abril fue un fallo a su favor.

Subrayó que ha habido una desconexión por quienes hacen vida en la AN y los dirigentes de los partidos con respecto a los venezolanos.

"Divorcio en la búsqueda de satisfacción de las necesidades básicas de la sociedad civil vs. La búsqueda del establecimiento de negociaciones entre los directores de la AN y el Poder Ejecutivo"

Daniel Varnagy

Sociedad huérfana

De esta manera la sociedad se ha visto “huérfana” por no tener con quien acudir para reclamar sus necesidades. Y es que la oposición sabe la situación de los venezolanos, lo reconoce, pero no ha actuado sobre ello.

Sin embargo, algunos políticos del “ámbito regional y comunal son los que tiene el contacto con esas grandes bases sociales” con fallas en los sectores y arduamente en la alimentación y medicinas.

Enfatizó que “no es que no sepan, ellos saben, pero no están generando las acciones que se requieren para lograr atender esas necesidades”, excluyendo al acuerdo humanitario frente a la COVID-19 donde la OPS es intermediario.

Desilusión mesiánica

Varnagy puntualizó que la población sufrió una desilusión mesiánica, porque desde enero 2019 habían comprado el liderazgo de Guaidó con la AN para una “ruta disruptiva, que iba a romper con el sistema ideológico y político que ha sumido a Venezuela en la peor situación de toda su historia moderna”.

En su opinión, no existe una fractura de la oposición, pero sí una “lamentable pulverización”, por la grave situación económica en que “la población lo que busca es sobrevivir a la tragedia que nos rodea”.

Siendo las cosas así, “hay es un desencuentro entre las personas que de alguna forma tenía un liderazgo”, lo cual no quiere decir que no vaya a relucir una figura de la oposición, en algún momento, que busque llevar adelante un cambio.

Opositores quieren salir victoriosos

2017

Para este año, se registraron varias sentencias por parte de Tribunal supremo de Justicia (TSJ), en la que reacción de los venezolanos teniendo en frente una oposición consolidada salía a la calle para expresar su rechazo.

Luego con la idea da la Asamblea Nacional Constituyente y para su indignación, trancazos y movilizaciones no se hicieron esperar, a pesar de que sabían que los sistemas de seguridad como la Guarida Nacional (GNB), la Policía Nacional Bolivariana (PNB),  el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS), entre otros, iban a recibirlo con gases lacrimógenos, disparos y perdigones.

Más de 9.000 protestas – aumento de saqueos

2018

Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), 89% ocurrieron por la exigencia de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, algo que explican, desplaza las protestas políticas.

El TSJ emitió orden para no incluir al partido de MUD en el proceso de validación y entró en vigencia la reconversión y el nuevo cono monetario del bolívar soberano.

"Ante la falta de políticas públicas efectivas que atiendan los problemas urgentes relacionados con la calidad de servicios públicos, respeto a contrataciones colectivas de los trabajadores, salud, alimentación y educación, los ciudadanos protestan a diario y estas son las motivaciones que destacan por encima de las protestas políticas"

OVCS

Más de 12.000 protestas –  récord

2019

El 23 de enero el llamado a la calle reavivo en los venezolanos, momento en que el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de la nación.

Para el primer semestre se registraron 10.477 protestas, un promedio de 58 manifestaciones diarias.; cifra que para el OVCS “pone en evidencia la gravedad de la emergencia humanitaria compleja en Venezuela” y deja ver cómo los derechos humanos de los venezolanos “son cada vez más vulnerados sin que existan mecanismos efectivos para su reivindicación”.

Cierre de fronteras para evitar la entrada de ayuda humanitaria.

Dentro de este marco, la organización denunció que durante este período “la crisis venezolana se agudizó de manera ‘acelerada e insostenible’ a consecuencia del colapso de los servicios públicos (electricidad, agua potable y gas doméstico), la escasez de gasolina, las limitaciones crónicas al acceso a medicinas, insumos médicos y alimentos, entre otros”.

Posteriormente para septiembre se registraron más de 700 protestas con exigencias de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, vinculados a los aspectos laborales, acceso a servicios públicos de calidad, educación, salud y alimentos.

El mismo mes el Partido Unido Socialista de Venezuela (PSUV) regresa al Palacio Federal Legislativo, y se creó la “Mesa de Diálogo Nacional” con miembros del PSUV y un grupo de “opositores” minoritarios.

16.739 protestas

Oposición comienza su fractura

2020

El 10 de marzo se desarrolló una movilización convocada por Guaidó,  luego de esto, el hotel donde encontraban diputados opositores fue allanado.

A su vez, las manifestaciones populares nunca se detuvieron, el llamado es a poder tener los servicios básicos como agua, luz y gas y frente a una escasez de combustible, el poder surtir el suministro.

Este año el TSJ reconoció, en pleno confinamiento, al Parlamento encabezado por Luis Parra, y avaló la sentencia n° 65 que  deja  inválida a la encargada por Guaidó, una decisión que podría imposibilitar la designación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE).

Más de 1.800 protestas

Bethania García
Periodista
Públicado: lunes, 08/06/2020 - 12:30 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *