¿Monómeros podría caer en manos del oficialismo?

La agencia internacional VOA consultó a varios analistas sobre el tema

Catalogada como la “joya política”, la empresa de fertilizantes Monómeros Colombo Venezolanos podría caer en manos de la administración de Nicolás Maduro, según analistas consultados por VOA.

Cabe recordar que desde hace tres años y medio la compañía es gerencia por la oposición venezolana, luego que el gobierno colombiano desconociera a Maduro como presidente, en enero de 2019. La Casa de Nariño la intervino el año pasado, sin embargo, entre riesgos de liquidez y denuncias de presunta corrupción en su manejo.

Sin embargo, el panorama político es distinto dado que la nación vecina eligió como presidente a Gustavo Petro, el candidato de izquierda y allegado al chavismo.

Posibles cambios

La empresa ha terminado siendo “una de las mayores joyas” de la disputa política de Maduro con sus opositores y los 50 gobiernos que reconocen como presidente encargado de Venezuela al líder del Parlamento electo en 2015, Juan Guaidó, valora el experto en relaciones internacionales y consultor político, Luis Peche Arteaga. 

“Es un activo clave en las relaciones de Colombia y Venezuela. La llegada de Gustavo Petro al poder pareciera indicar que va a haber un canal de comunicación muy fluido con el régimen de Maduro», dijo el consultor político a la Voz de América.

La eventual entrega de la gerencia de Monómeros al gobierno madurista no implica necesariamente una “operatividad inmediata” de la compañía, advierte. La Oficina de Control de Activos Extranjeros del gobierno de Estados Unidos, OFAC por sus siglas en inglés, ha emitido licencias a favor de la administración de Monómeros por parte de la oposición venezolana para poder exportar sus activos al mercado internacional, recuerda. Washington tendría así que entrar en una ecuación diplomática que involucra a Petro, Maduro y Guaidó.

Peche Arteaga también apunta que la compañía de fertilizantes es “uno de los puntos de más valor” en los intentos actuales de reactivar la negociación en Ciudad de México para destrabar la crisis política de Venezuela, con la facilitación de Noruega, como anhela la Casa Blanca.

“Es uno de los puntos bisagra. Es una de las mayores joyas que podría ofrecer la Plataforma Unitaria para intentar alcanzar concesiones de la administración Maduro en temas políticos o sociales”, como unas elecciones presidenciales justas y libres, asegura el analista.

VOA

Deja una respuesta