Lo que viene después del 5 de enero


Se estima que habrá una situación políticamente estacionaria, con la expectativa que gestiones internacionales puedan variar el panorama

Todo hace estimar que la política seguirá estando en un plano secundario en la vida de la mayoría de los ciudadanos venezolanos después del 5 de enero. Sin embargo, seguirá estando allí, una vez que este diciembre los bandos enfrentados pusieran sus cartas sobre la mesa con las Elecciones Parlamentarias 2020, de Nicolás Maduro, y la Consulta Popular, de Juan Guaidó.

Desde el próximo 5 de enero cuando se instale la nueva Asamblea Nacional tiene la palabra el chavismo, con el diverso tipo de propuestas en materia política y económica que intente dar en la nueva coyuntura.

En materia económica, los anuncios hacen presagiar que vendrá una serie de leyes relacionadas con la Ley marco Antibloqueo, mediante la cual la administración de Nicolás Maduro buscará su modus vivendi para adelantar la obtención de divisas en medio de las sanciones impuestas por Estados Unidos. Pero analistas económicos hablan de un empeoramiento de la situación del venezolano.

Así mismo, la materia política es disímil. Mientras Nicolás Maduro ha anunciado su disposición de adelantar gestiones de diálogo y negociación con amplios sectores que incluyen a la oposición, Diosdado Cabello ha hablado acerca de aplicar penas a quienes han administrado la anterior Asamblea Nacional y que, supuestamente, son responsables de llamados a imponer sanciones al país.

¿Qué tipo de juego habrá desde el 5 de enero?

¿Cuál tipo de juego se planteará Maduro con la dirigencia política que pronto sustituirá institucionalmente al G-4 en el Parlamento? ¿Qué trascendencia podría tener eso en el ambiente nacional? ¿Teóricamente, qué es lo que podría realizar la nueva Asamblea que le haya estado vedado en estos tiempos a la administración de Nicolás Maduro?

La mayoría que tiene el chavismo en la próxima Asamblea Nacional es muy parecida a la que se formó en la aun vigente Asamblea Nacional Constituyente(ANC). Por esto, la influencia en la vida nacional probablemente será similar a la de ese órgano parlamentario que fenecerá este diciembre. Esa ANC nunca fue foro legitimado por toda la sociedad para discutir las cuestiones de trascendencia nacional. Representó solo a una parte del país. ¿Cómo evitará el nuevo Poder Legislativo caer en lo mismo?

Sin embargo, esa Asamblea servirá –tal como la ANC- comoi instrumento  para aplicar las políticas que decida el chavismo.

En cuanto a las sanciones a dirigentes políticos, dependerán de lo que se plantee la oposición mayoritaria después de culminado el proceso de consulta convocado y aun en desarrollo.

Todavía la oposición no ha aprobado nada acerca de lo que tiene en ciernes. Aunque ha adelantado la idea en discusión sobre que siga funcionando con una Comisión Delegada la Asamblea cuyo período termina –constitucionalmente- el 5 de enero de 2021.

Lea también –  Leopoldo López apuntala frente internacional contra Maduro

¿Comisión Delegada después del 5 de enero?

Después del 5 de enero, una Comisión Delegada de ese tipo podría funcionar sin problemas, a la manera del llamado Tribunal Supremo legítimo, sin se establece fuera del país. Pero, de esa manera, tendría la misma trascendencia y repercusiones que ese tribunal  tiene actualmente.

No obstante, es claro que habrá intención de mantener el enfrentamiento caracterizado por la presencia de un Presidente en ejercicio y otro «encargado» pero que maneja, incluso, fondos públicos.

Es de esperar que Guaidó mantenga su respaldo internacional, que ha sido su punta de lanza política y en la que se apoya para enfrentar a Maduro. Internamente, su fuerza se basa en el respaldo popular del que goza todavía, aunque mermado por el desgaste de una lucha política que no ha exhibido resultados positivos.

«No podemos solos»

“Los venezolanos no podemos solos”, ha dicho recientemente Leopoldo López.

Más allá de las sanciones, lo internacional es uno de los pocos puntos que puede traer avances y cambios reales a la situación estacionaria que se estima tendrán los próximos tiempos políticos en Venezuela. Queda la expectativa del nuevo gobierno de Estados Unidos, que anuncia viene en plan del multilateralismo.

Para la oposición mayoritaria, cualquier resultado que obtenga la Consulta Popular es mejor que no haber hecho nada. Sin embargo, son limitadas las consecuencias que se puedan derivar de ese llamado a los ciudadanos.

A diferencia de las Elecciones Parlamentarias, Guaidó no podrá promover leyes que los venezolanos acepten y cumplan, aunque podrá exhibir un aval para su sostén político.

Este es el escenario para después del 5 de enero de 2021, que podría ser influido por alguna gestión multilateral, esta vez apuntalada por Estados Unidos con la nueva administración de Jo Biden.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
Lo que viene después del 5 de enero
¿Cómo asegurar el “Niño Jesús” estas navidades?
La salud mental: El nuevo reto de la humanidad
Maduro y Cabello confrontan quién presidirá la Asamblea
Paso a paso: Cómo participar en la Consulta Popular
Países que rechazan resultados de las elecciones en Venezuela
¿Qué máquinas y software utilizó el CNE este 6D?
Matrimonios y divorcios en tiempos de pandemia
Destinos internacionales desde Venezuela que no piden PCR
El petróleo aún es necesario pero la era solar ya comenzó

Deja una respuesta