Ley de seguridad para Hong Kong intensifica enfrentamiento entre China y EE.UU

Ley de seguridad para Hong Kong intensifica enfrentamiento entre China y EE.UU

La potencia asiática aprobó una polémica legislación que agravó la tensión con su rival comercial, Estados Unidos

China sigue colocándosela difícil a su rival comercial, Estados Unidos (EE.UU). En esta oportunidad no es un tema de aranceles sino de armas.

La potencia asiática aprobó una controversial ley de seguridad con la que se atribuye nuevos poderes sobre Hong Kong, apostando a la ejecución del ideal de “un país, dos sistemas” y desafiando la posibilidad de los hongkoneses de respirar la libertad.

Por los momentos, no ha entrado en vigencia, pero se espera que sea añadida a los estatutos de Hong Kong muy pronto. Probablemente, un día antes del 23 aniversario de la transferencia de soberanía del territorio por parte de Reino Unido a China; tratándose de una fecha en la que se suele celebrar con manifestaciones a favor de la democracia y todo lo relacionado con ella.

¿En qué se basa la ley?

Tiene como objetivo la criminalización de la subversión, sucesión y colusión de las fuerzas extranjeras; pero, al mismo tiempo, limitará el derecho a las manifestaciones y la libertad de expresión.

Se dice que la nueva y problemática ley es “un temido instrumento de libre interpretación para reprimir disturbios políticos”, explicó Stephen McDonell, corresponsal de la BBC en China.

Activistas y veteranos en el territorio confirmaron que saldrán a las calles este miércoles, pese al anuncio, para hacer valer su voz en contra de la agravante noticia.

EE.UU, un respaldo fuerte de Hong Kong

La decisión de China resquebraja la relación con EE.UU y endurece la rivalidad entre las potencias.

Desde algún tiempo, Washington había compartido su firme posición con respecto al tema. Por ello, empezó a trabajar en la desarticulación del estatuto especial que Hong Kong disfruta bajo las leyes estadounidenses.

Inclusive, Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, había informado este lunes que se daba por suspendido el tratamiento especial que tenía el territorio autónomo sobre China.

“El riesgo de que tecnología estadounidense sensible sea desviada al ejército o al Ministerio de Seguridad Estatal ha aumentado al tiempo que se atenta contra la autonomía del territorio. Esos son riesgos que EE.UU rechaza asumir y que han resultado en la revocación del estatuto especial de Hong Kong”, indicó el Secretario de Comercio por medio de un comunicado.

Confirmó que se suspendió el trato preferencial que Hong Kong recibió en términos de eximir las firmas estadounidenses de tener que pedir licencias de exportación que aplican a las ventas a China.

En otras palabras, Estados Unidos busca desligarse de cualquier tipo de consentimiento o actividades que puedan facilitar el manejo y control de China sobre Hong Kong.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU, aseveró que el gabinete de Donald Trump “ya no podía distinguir entre la exportación de artículos controlados a Hong Kong o China continental”.

Un golpe bajo a los derechos humanos

A esta condena se sumó Reino Unido, antigua potencia colonial en Hong Kong. Ambos denunciaron que la norma incurre en faltas a la Declaración Conjunta Sino-británica. Este acuerdo detalla las especificaciones bajo las cuales Londres traspasó a Pekín la soberanía del territorio el 1 de julio de 1997.

Hong Kong debe disfrutar de un alto grado de autonomía durante 50 años bajo el ideal de “un país, dos sistemas”.

Por su parte, Japón lamentó la aprobación de la ley; mientras que la organización humanitaria Amnistía Internacional valoró la legislación como “la mayor amenaza contra los derechos humanos en la historia reciente de la ciudad”.

Victoria De Sousa
Periodista
Públicado: martes, 30/06/2020 - 09:00 PM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *