Las hazañas aeronáuticas de Thomas Fitzpatrick

Las hazañas aeronáuticas de Thomas Fitzpatrick

Las autoridades afirmaron, en su momento, que las probabilidades en contra de un aterrizaje como ese eran de 100.000 a 1

No hay demasiada información sobre Thomas Edward Fitzpatrick, sin embargo el estadounidense fue protagonista dos hazañas aeronáuticas nunca antes vistas. Tommy Fitz, como se apodaba, nació en Washington Heights, Manhattan, Nueva York en el año 1930. La edad no era un problema para “Fitz” puesto que mintió sobre ella para alistarse a la Segunda Guerra Mundial.

Con tan solo 15 años se unió a la Infantería de Marina de los Estados Unidos y luchó en el Frente del Océano Pacífico. Años más tarde fue dado de baja pero antes aprendió a pilotar un avión de reconocimiento. Aunque, su camino sirviendo a la nación no quedó por ahí, dos años después se unió al Ejército de los Estados Unidos destinado en Japón.

Cuando se preparaba para regresar a casa fue lanzado a combate, incluso, fue la primera persona de Nueva York en ser herida en la Guerra de Corea. Según un informe, «resultó herido mientras conducía un camión de municiones para rescatar a unos soldados estadounidenses atrapados por el fuego comunista».

Luego de su servicio y de reincorporarse a la sociedad, el estadounidense regresó a la vida civil. Incluso, se inscribió en una escuela de vuelo de la Aeronáutica de Teterboro en Nueva Jersey.

Los vuelos memorables de Fitzpatrick

Hasta el momento, no existía ninguna hazaña sorprendente después de su regreso a la sociedad. Sin embargo, los efectos del alcohol hicieron que Fitzpatrick se convirtiera en protagonista de la noche.

Todo inició cuando le mencionaron que nadie había podido llegar a Heights desde Nueva Jersey en 15 minutos, Fitzpatrick tomó la apuesta y “agarró prestado» un avión de un solo motor, lo voló sin luces, ni radio antes de aterrizar en St. Nicholas Avenue cerca de la calle 191 a las 3:00 am.

La hazaña nunca antes vista no pasó desapercibida. Fitzpatrick les dijo a las autoridades que tenía problemas con el motor y que quería aterrizar el avión en un parque cercano, pero que estaba demasiado oscuro. A pesar de robar un avión y aterrizarlo en una calle estrecha de la ciudad de Nueva York, Thomas fue multado con $ 100 después de que el propietario del aeroplano se negó a presentar cargos.

Incluso, Harold Behrens, de la Oficina de Aviación de la Policía de la ciudad de Nueva York, dijo que las probabilidades en contra de un aterrizaje como ese eran de 100.000 a 1.

Esta no fue la única vez que Fitzpatrick se arriesgó. Dos años después, el 5 de octubre de 1958, aterrizó un Cessna 120 monomotor en Amsterdam Ave cerca de la calle 187th. Esta vez un individuo lo enfrentó con incredulidad sobre su maniobra anterior por lo que Fitzpatrick repitió la maniobra.

Sin embargo, en esta oportunidad no corrió con la misma suerte. El juez John A. Allen lo condenó a seis meses de prisión, diciendo: «Si te hubieran sacudido adecuadamente entonces, es posible que esto no hubiera ocurrido una segunda vez». A lo que respondió: ”es la pésima bebida”.

Lo último que se supo del piloto es que falleció el 14 de septiembre de 2009 a los 79 años tras padecer de cáncer.

Redactor Venepress
venepress.com
Públicado: viernes, 03/09/2021 - 04:58 PM
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *