La tragedia de la oposición

De cómo un grupo que dice ser clara mayoría en el país siempre termina perdiendo

¿Cuál es la tragedia de la oposición? Es impresionante constatar como la mayoría de dos terceras partes que tuvo la oposición en diciembre de 2015 se fue enredando de tal manera para que hoy los propios factores internos se disputan férreamente el liderazgo para que termine ganando el oficialismo.

Aunque las encuestas dicen que aun la oposición sigue siendo mayoría en Venezuela, pero de alguna manera endiablada, el oficialismo ha provocado la escisión en el bando contrario para seguir sosteniéndose..

Esto hace pensar que el problema político fundamental en Venezuela debe resolverse dentro de la oposición, para que esto no termine en tragedia.

¿Qué tenemos hoy?

A la hora en que constitucionalmente se hace necesario renovar el Poder Legislativo, se tiene a una oposición dividida entre un bando que acude a la convocatoria (Esperanza Por El Cambio, de Javier Bertucci; Soluciones; MAS; Cambiemos, etc) y otro bando mayoritario que prefiere abstenerse (Voluntad Popular, AD, Primero Justicia y UNT).

Ese es el hecho. Pero tal cosa acarrea unas consecuencias políticas inusitadas. La situación hace que en el momento de la campaña electoral legislativa prive la disputa entre los opositores a la disputa entre opositores y el oficialismo.

Es decir, que a Juan Guaidó y a Voluntad Popular, probablemente también a todo el G-4- no le conviene que la oposición se alce con una mayoría legislativa en esas elecciones y pueda elegir a uno de sus dirigentes como el nuevo presidente de la Asamblea Nacional.

¿Legislativa 2020, competencia para Guaidó en la propia oposición?

Porque si esto llegara a ocurrir, es decir, la derrota electoral del chavismo este año 2020, implicaría que una parte del liderazgo opositor se desplazaría desde el diputado Juan Guaidó a quien resulte nuevo presidente de la Asamblea Nacional. Tendría competidor dentro de la misma oposición.

Esto es de tal manera que, según una de las interpretaciones, Juan Guaidó podría no ser considerado ya más “presidente encargado”, pues en la eventualidad de una sustitución presidencial la titularidad del cargo caería en disputa con el nuevo presidente de la Asamblea.

Y se puede pedir mucho a un dirigente, pero no es de esperar que se inmole.

Maduro pierde en el papel y gana en el terreno

Por eso, no hay dudas de que a Guaidó y a Voluntad Popular le conviene que de esas elecciones, que ellos impugnan por írritas, salga triunfador el oficialismo. De esa manera puede mantener su discurso sobre que se trata de otra treta de Nicolás Maduro para seguir manteniendo su dictadura sobre el país.

Por esto, Guaidó y Voluntad Popular no reconocerían a ninguna directiva que salga electa de estas elecciones legislativas.

La tragedia de la oposición

Esta es la tragedia de la oposición. Y ya ocurrió en la campaña presidencial del 20 de mayo de 2018, cuando el G-4 no movió un dedo para aumentar el chance de que Henri Falcón pudiera ganar esas elecciones y derrotar a Maduro.

Esta situación no la va a resolver Nicolás Maduro ya que este se beneficia de ello, y probablemente él no es sino el causante. Tiene que resolverse en la propia oposición.

Durante la campaña de 2018, hubo invectivas entre gobierno y oposición, pero también entre oposición y oposición, entre los llamados «abstencionistas» y los que acusan de «colaboracionistas». De tal manera enredaron el ambiente que se produjo la alta abstención y salió ganando Maduro, con apenas un poco más de la cantidad de votos con los que había perdido penosamente el oficialismo en diciembre de 2015.

2020, abismo electoral

 

Es decir, Maduro estaba perdido en el papel pero ganó en el terreno.

Esto fue parte del drama de Venezuela.

Queda una larga campaña por delante con el dramático escenario que se vuelve a presentar.

Y este 2020 puede repetirse pero como tragedia.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
La tragedia de la oposición
Lo que cuesta el negocio de bienes y raíces en Venezuela
Cronología: El proceso de captura de Alex Saab
¿Para qué servirá este Consejo Nacional Electoral?
La noche que Ramos Allup contó los cañones en AD
La ecuación política CNE: Tres oficialistas y dos opositores
Indira Alfonzo, la magistrada que sucede a Lucena
¿Quién es el espía de Nicolás Maduro en Colombia?
Las inconsistencias del TSJ en la designación del nuevo CNE
«Pasticho ideológico»

Deja una respuesta