La princesa Mako renunció al estatus real para casarse

Al contraer matrimonio, abandona la familia imperial nipona

La princesa Mako de Japón contrajo matrimonio la mañana de este martes con Kei Komuro, su excompañero universitario, tras tres años retraso y de polémica por una disputa financiera de la madre del novio.

«El registro del matrimonio ha sido entregado en el ayuntamiento por un oficial de la Agencia sobre las 10.00 (1.00 GMT) de este martes», confirmó a Efe un portavoz de la Agencia Imperial sobre la boda civil y sin formalismos de la ya exprincesa.

Al casarse con un plebeyo y como estipula la ley que rige la Casa Imperial japonjesa, Mako abandona la familia imperial nipona y pasa a llamarse Mako Komuro.

El enlace ha puesto de nuevo el foco en las constricciones que afectan a las mujeres en la familia imperial nipona, en la que los hombres son los únicos que tienen derechos sucesorios al Trono de Crisantemo y que pueden casarse con plebeyas sin perder su estatus.

La historia de la Mako

En el año 2017, la entonces princesa japonesa anunció su compromiso con su excompañero de clase, el cual se ganó su corazón con “sus sonrisas brillantes como el sol».

Los planes de compromiso significaban que Mako se convertiría en una ciudadana común, además de ser un proceso turbulento. Al principio los medios reflejaron una imagen positiva pero dos meses después todo cambió radicalmente cuando surgieron los primeros informes sobre una supuesta disputa de dinero entre la madre de Komuro y su ex prometido. Algunos cuestionaron si el Sr. Kumoro podría tener dificultades financieras en el futuro.

Con esto, la pareja dijo necesitar más tiempo para organizar su ceremonia y su boda terminó pospuesta.

La ex princesa, que ahora se conoce como Mako Komuro, es la primera hija del hermano menor del actual emperador, el príncipe Akishino, y su esposa, la princesa Kiko. Nacida el 23 de octubre de 1991, inicialmente siguió la tradición real y asistió a la escuela de élite de Gakushuin, donde suelen estudiar los miembros de la familia imperial.

Sin embargo, rompió con la costumbre al dejar la institución por sus estudios universitarios. La Sra. Mako asistió a la Universidad Cristiana Internacional de Tokio, donde estudió arte y patrimonio cultural, y pasó un año en la Universidad de Edimburgo. Más tarde, obtuvo una maestría en la Universidad de Leicester, una experiencia que dijo que fue «maravillosa».

La primera rueda de prensa ante la boda

En una conferencia de prensa junto a su nuevo esposo después de su discreta boda, la Sra. Mako dijo que los informes «incorrectos» sobre Komuro le habían causado «gran miedo, estrés y tristeza».

«Kei es insustituible para mí», dijo. «Para nosotros, el matrimonio es una opción necesaria para vivir mientras apreciamos nuestro corazón».

Komuro, quien se cortó la cola de caballo antes de la boda, prometió proteger y apoyar a su esposa. «Amo a Mako», dijo. «Quiero pasar la única vida que tengo con el que amo».

Se espera que la pareja se traslade a Estados Unidos, donde Komuro trabaja como abogado. 

Con información de BBC/EFE

Lea también –  Un cliente de Amazon puede ir a la cárcel por estafar 290.000 dólares

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta