La gota que derrama el vaso

La gota que derrama el vaso

Pude desmontar una a una la patraña y denunciar el fraude que una banda de bandidos de la política, y de eso no me quedan dudas

Recapitulando en un país con memoria flaca: Desde el año antepasado, cuando en un programa de la TV, con Vladimir Villegas de conductor, a la hora en que quienes trabajan, entre almuerzo y siesta se asoman a la política… durante una hora que le agradezco al ancla de Globovisión… pude desmontar una a una la patraña y denunciar el fraude que una banda de bandidos de la política, y de eso no me quedan dudas, preparó para inventar la payasada que carece de precedente serio en la historia de la humanidad, el supuesto interinato encabezado por el entonces diputado Juan Guaidó.

Sabía que me enfrentaba al mayor lavado cerebral y despliegue de propaganda en la historia de los medios nuestros pero estaba y estoy convencido que hice lo que se espera de un patriota honesto. Durante este tiempo aguanté esperando la reacción pendular de la ciudadanía que al principio se molestó conmigo y hasta de amigos que no entendían lo que era obvio.

El interino es un gran ladrón

En el 2020 cuando se vio la carencia de políticas y el desapego a la ética de Juan Guaidó, vanamente esperé una avalancha de indignados, no contra mí que ya para ese entonces pocos lo estaban, sino contra el sinvergüenza y sus compinches. Nada sucedió.

Durante todo este tiempo se han comprobado una a una las graves carencias, sobre todo morales, que tenía y tiene el autoproclamado y el fracaso anunciado que se veía venir.

Durante todo ese tiempo he contestado comunicaciones de quienes se sorprenden cuando uno sin estar alineado con los gobiernos bolivarianos escribe que el exdiputado Juan Guaidó no solo ha disparatado en política, sino que rodeado de piratas y ladrones, ha terminado amasando una regular fortuna. Toda robada.

Se les ha explicado a quien lo pide, con paciencia franciscana, que para mí no es fácil, cómo he llegado a concluir que, número uno el interino es un gran ladrón y número dos que es el arquetipo de la oposición que en todo caso requiere el gobierno.

¿Cuándo llegará la gota que rebase el vaso?

Y a pesar de que el apoyo al interinato y a quien funge jefe de la banda ha decrecido, aún escucho periodistas y locutores –sobre todo en Miami- para no mencionar los pocos políticos que apoyan la sinvergüencería,  calificar al tunante como “presidente interino” cuando no lo llaman presidente de la Asamblea “legítima” y otras boberías que si no sirvieran para desplumar aún más una Nación que ahora es pobre, solo servirían para burlarse de estos fablistanes en el café de la tarde.

Dado que se trata de profesionales de la comunicación que sin ser unas lumbreras “tienen oficio”, me da la impresión de que tras estas aparentes boberías están parte de los recursos que el Washington Post señala como el botín multimillonario que Guaidó se ha robado. Allí no hay remedio.

Con la gente común opera otro razonamiento y yo me pregunto si la parte politizada de la llamada diáspora no estará harta de que lleven años burlándose de sus anhelos y esperanzas, también me pregunto  ¿Cuándo llegará la gota que rebase el vaso?

Chávez le prestó unos millones de dólares sin ninguna garantía al Paraguay

En eso aparecieron las nuevas denuncias del robo hasta ahora no frustrado, del botín que entre la gente del interino y la presidencia del Paraguay se quieren embolsillar a causa de una deuda que ese país tiene por 350 millones de dólares con nuestro país.

Esta creo que debe ser la gota que rebase la paciencia de los venezolanos de la diáspora para que dejen de creer en los fablistanes asalariados por el interinato y su banda.

El caso ya es público por lo que resumo: En su irresponsable delirio el presidente Chávez le prestó unos millones de dólares sin ninguna garantía al Paraguay, como ese país no ha cancelado una sola cuota, lo que era de esperar, la deuda con intereses monta 350 millones de dólares que bien servirían para comprar nuestras vacunas y algo más dado que como país llevamos un año sin ingresos importantes en divisas.

Juan Guaidó a través de su “embajador” en el Paraguay, al estilo de los mafiosos se reunió con parientes cercanos la casa de gobierno del país deudor y hay evidencias que con el Presidente de ese país pero en Buenos Aires, República Argentina.

¿Será que esta es la gota que rebasa el vaso?

Allí pactaron “condonar” la deuda, sin pasar por la Asamblea Nacional venezolana, a cambio de 26 millones de dólares que se pagarían a un abogadete cercano a quien Juan Guaidó colocó como “procurador”, a pesar de sus nexos con empresas que han demandado a nuestra Nación. El resto es conocido.

¿Será que esta es la gota que rebasa el vaso?

¿Será que si futuros gobiernos venezolanos llegan a administrar un auge como ya lo hicieron Carlos Andrés Pérez y Hugo Chávez –no menciono a Pérez Jiménez porque el dictador evidentemente supo gastar en obras el boom de 1956-… podrían administrar con criterio de patriotas… lo que no es suyo…?

Lea también –  El legado de Trump

Domingo Rangel
Periodista
Públicado: lunes, 01/02/2021 - 07:47 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *