¿La COVID es factor de riesgo por infarto y ACV?

Los estudios realizados por expertos dejan entrever el avance de la enfermedad

Los riesgos por contraer la COVID-19 sin poseer la vacuna son cada vez más graves, incluso, recientemente un estudio refleja la evidencia de complicaciones cardiovasculares y trombóticas por la enfermedad.

Nuevos datos surgidos en Suecia proporcionan una evidencia más sólida de que COVID-19 es un factor de riesgo independiente para el infarto agudo de miocardio (IM) y el accidente cerebrovascular isquémico.

Según los investigadores del estudio publicado en The Lancet, y que tuvo como objetivo cuantificar el riesgo de infarto agudo de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico asociado con COVID-19 mediante el análisis de todos los casos en Suecia, “la COVID-19 es un factor de riesgo de infarto agudo de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico”. “Esto indica que el infarto agudo de miocardio y el accidente cerebrovascular isquémico representan parte del cuadro clínico de COVID-19”, señalaron los autores.

El estudio, que involucró a 86.742 pacientes con COVID-19, es el análisis más grande realizado sobre la asociación entre el virus y eventos cardiovasculares agudos. Y la inclusión a nivel nacional de todos los pacientes diagnosticados con la enfermedad en Suecia suma a la solidez de los datos, según los investigadores.

El riesgo de infarto de miocardio agudo y accidente cerebrovascular isquémico aumentó aproximadamente ocho y seis veces, respectivamente, en la primera semana después de la aparición de COVID-19 cuando se incluyó el día 0 (día de exposición) en el análisis. Incluso cuando se excluyó el día 0 (reduciendo el riesgo de sesgo), el riesgo de infarto de miocardio agudo y accidente cerebrovascular se multiplicó aproximadamente por tres”, explicaron.

COVID-19 es un factor de riesgo para el infarto de miocardio agudo y el ACV

“El hecho de que el riesgo siga aumentando incluso cuando se excluye el día 0 indica que COVID-19 es de hecho un factor de riesgo independiente para el infarto de miocardio agudo y el accidente cerebrovascular isquémico”, explicó a Medscape Cardiology la autora principal Anne-Marie Fors Connolly, MD, PhD, de la Universidad de Umeå, en Suecia.

“Nuestros resultados indican que las complicaciones cardiovasculares agudas podrían representar una manifestación clínica esencial de COVID-19 y los efectos a largo plazo podrían ser un desafío para el futuro”, amplió.

Los investigadores suecos vincularon los datos de los registros nacionales de clínicas para pacientes ambulatorios y hospitalarios y el registro de causa de muerte para los pacientes estudiados (mediana de edad, 48 años; 43% hombres) con COVID-19 entre el 1 de febrero y el 14 de septiembre de 2020, y 348.481 pacientes de control emparejados.

“La evidencia indica que las complicaciones cardiovasculares agudas podrían representar una manifestación clínica esencial de COVID-19 y los efectos a largo plazo podrían ser un desafío para el futuro. Estos hallazgos podrían cambiar la práctica clínica y justificar una priorización de las estrategias preventivas y diagnósticas, que pueden afectar el tratamiento y, por lo tanto, reducir la carga de morbilidad y mortalidad en este grupo de pacientes”, concluyeron.

Con información de Infobae

Lea también –  Características de los nuevos dolores de cabeza provocados por la COVID-19

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta