La abstención entre cuñas y desesperanza

La abstención entre cuñas y desesperanza

Entre estos políticos que parecen globos flotando en tiempos idos… y la música acorde… todos contribuyeron a agrandarla

En Venezuela llamamos “cuñas” las propagandas comerciales que se trasmiten en medios radioeléctricos.

Al respecto comparto con los lectores de Venepress un sentimiento que me embarga desde un tiempo antes de este presente con pandemia, cuando por motivos laborales escucho la programación de radios y televisoras abiertas… para encontrar un punto común entre las cuñas publicitarias y el discurso de los políticos polarizados,

Me refiero a que las cuñas suelen prometer al usuario que compre y use determinado producto… volver a las bondades de un lapso temporal que por múltiples razones no ha de volver. 

Tiempos que cronológicamente y de manera aproximada se pueden datar entre el gobierno de Marcos Pérez Jiménez –años 50s- y la fallida segunda presidencia de Carlos Andrés Pérez.

Y si de música y músicos se trata porque las cuñas no vienen sin una canción… entonces son las canciones, los intérpretes, bandas y orquestas quienes invariablemente pertenecen al lapso ya especificado.

Polarización en la música

Hay emisoras y circuitos de radio que no salen de los amigos Yordano, Frank Quintero, Ilan Chester y Franco de Vita en el caso de los hombres.

Mientras que desde el otro lado del espejo solo suenan Aly Primera, la Soledad Bravo de los primeros tiempos, la trova cubana y el cantautor mártir Víctor Jara.

Y en ese punto específico los medios venezolanos al pasar música vieja y cuñas que prometen volver al pasado… remedan el discurso de los políticos polarizados: Unos ensalzando la guerrilla que en Venezuela fue derrotada hace más de medio siglo. Y que prometía abolir las libertades al estilo soviético,

Otros recordando la época del “éramos ricos y no lo sabíamos”-¿?- que escudriñando la data histórica del fallecido Asdrúbal Batista… se concluye que en realidad finalizó hace más de 40 años.

Quizás aquí encontremos una veta mayor para explicar con la falta de propuestas actualizadas… el cansancio o mejor hastío… que caracteriza a tanta gente el día después de las elecciones de diputados… ciudadanos que ojalá y no terminen como la actual camada que se va el 5 de enero.

Abstención de madrugada

Sucede que la oferta de los candidatos y en esto se parecen a las cuñas… es engañosa por insostenible en las actuales condiciones que nada tienen que ver con las de épocas míticas de la democracia. Y eso lo pilló la gente hace tiempo.

Me parece que gran parte de la abstención se explica con esta causa… como también que a pesar de que según el CNE la falta de electores fue tan grande como de 70 % -tengo razones para creer que fue mayor, pero eso no importa- tantos abstencionistas de todas maneras no salieran a cobrar su osadía el lunes.

Al respecto comparto que no creyendo que en materia electoral –salvo que uno fuese candidato- funcione aquello de madrugador que “coge agua clara”… voté a la una y media pasado el mediodía… y para mi sorpresa fui el primer elector que puso firma y huella en mi hoja.

Muchas personas que ese día votaron entre el medio día y las 4:30 pm cuentan historias parecidas… lo cual a primera vista podría inducir a que tantos abstencionistas irían “a cobrar”… pero al día siguiente nada pasó y no fue porque repentinamente los venezolanos se hubiesen vuelto locos… sino más bien porque conociendo desde los medios lo engañosa que es la oferta política… no votaron… y tampoco protestaron por aquello del cachicamo y la lapa.

Por supuesto que en una inmensa abstención como la de estas parlamentarias tiene otras explicaciones porque una cifra tan grande cómo el 80 % o más… solo se forma en la confluencia de muchos riachuelos.

La abstención de los emigrantes

Uno de ellos los millones de venezolanos que viven en el exterior y que el CNE “mejor del mundo” nunca ha sacado del REP de las parlamentarias.

Otros riachuelo se formó con la falta de gasolina y de medios de transporte: Un viaje desde Caracas a los Andes ida y vuelta… para votar… costaba entre 50 y 400 dólares dependiendo de la buseta.

Sin dejar de lado la rabia que da la situación de pobreza e incertidumbre que se vive en nuestra patria hoy día.

Todas estas explicaciones son válidas y desde cada una se aportó al inmenso río que fue la abstención que sin embargo carece de brújula y organización.

Pero a mi juicio por encima de todo este domingo flotó la desesperanza ante unas elecciones vendidas como “muy importantes”… y una oferta maleta, engañosa y con olor a naftalina.

Sobre todo hay desesperanza con la política y se está larvando entre los más jóvenes que con toda razón piden salidas a la actual situación… en vez de viejas canciones y remembranzas de un país que ellos no vivieron donde los venezolanos éramos ricos –dicen- pero y por muy incongruente que parezca a más de medio siglo… también hubo guerrillas… y a medio siglo de su derrota tienen quien hoy día las ensalce en vez de pasar la página.

Globos flotando

Entre estos políticos que parecen globos flotando en tiempos idos… y la música acorde… todos contribuyeron a agrandar la abstención

Razón para seguir trabajando… con otra música… y otras ideas.

Domingo Rangel
Periodista
Públicado: domingo, 13/12/2020 - 03:30 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *