Inició en Venezuela el juicio contra el asesino de «el triple crimen de Usera»

El venezolano acusado podría enfrentar treinta años de prisión

El juicio por el triple crimen de Usera, ocurrido en Madrid en junio de 2016, inició el 28 de febrero en Caracas. El acusado de matar a dos mujeres y un hombre por celos, Dahud Hanid Ortiz, fue detenido en octubre de 2018 y a pesar de las peticiones de extradición del Gobierno español el Tribunal Supremo de Venezuela decidió que no fuera extraditado.

Hanid Ortiz, ex militar de 54 años de nacionalidad venezolana y residente en Alemania, se trasladó a Madrid el 22 de junio de 2016 para asesinar al abogado Víctor Joel Salas, tras descubrir una presunta relación a distancia con su ex esposa, Irina Trippel. En el acto acabó asesinado a Elisa Consuegra, abogada compañera de Salas, a Maritza Osorio, secretaria del despacho y a José Castillo, un cliente del bufete.

La acusación en Venezuela, ejercida por el fiscal Vladímir Ángel, hace un relato de los hechos: «el día 22 de junio de 2016 sobre las 14.30 de la tarde apareció el imputado Dahud en las instalaciones del despacho de abogados situado en la calle Marcelo Usera (…)» y continuó que «al llegar al citado despacho se encontraban trabajando las colaboradoras llamadas Elisa Consuegra Gálvez, abogada de origen cubano y Maritza Osorio Riverón, empleada del despacho, también de origen cubano, preguntó por el titular del despacho y al no encontrarse pidió que se lo localizaran (…)».

Pero Dahud «se había quedado en el baño del despacho de abogados por varios minutos, al salir se dirigió hacia el puesto de trabajo de Elisa Consuegra y con un cuchillo de dimensiones grandes, con la hoja de dientes de sierra seccionó el cuello de Elisa, ocasionándole la muerte (…) le clavó un objeto punzante justo en el esternón atravesándole la médula. Inmediatamente después, con otro objeto contundente, presumiblemente una barra de hierro, propinó diversos y fuertes golpes en la cabeza a la ciudadana Maritza causándole la muerte». Pero como el abogado no estaba en el despacho, «se quedó en el sitio junto a los cadáveres a esperar que llegara Víctor», según el escrito de acusación de la Fiscalía venezolana.

Posteriormente, el relato explica que «pasadas las 17.00 horas de la tarde la persona que apareció en las instalaciones era un ciudadano de origen ecuatoriano de nombre Pepe Castillo Vega, el cual iba con el fin de retirar el permiso de residencia de su esposa, creyendo éste que era el tan esperado Víctor, el imputado sin mediar palabra alguna se abalanzó sobre él y con el mismo objeto con que le había quitado la vida a Maritza le propinó fuertes golpes en la cabeza produciéndole la muerte».

Tras el asesinato el acusado incendió los cuerpos y viajó el mismo día de los hechos en un Volkswagen Polo desde Alemania hasta España, aunque la Policía no descarta que antes de llegar a la frontera francesa cambiara este vehículo por otro alquilado.

Allí se refugió durante varios días hasta que las primeras pesquisas policiales lo empezaron a señalar y entonces huyó a Estados Unidos. Desde allí volvió a escapar hasta Venezuela, su país de origen. 

Ortiz es acusado de tres homicidios y un delito de incendio. Según el letrado y ex fiscal peruano Víctor Joel Salas «pueden ser unos treinta años de prisión, pero en España se podía haber pedido la Prisión Permanente Revisable».

Con información de OK Diario

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta