Franklin Durán, propietario de avión que utilizó Goudreau

Franklin Durán, propietario de avión que utilizó Goudreau

El estadounidense utilizó la aeronave para reunirse con sus "aliados" en Colombia

Un artículo publicado este jueves por Associated Press (AP) reveló que el empresario, actualmente detenido, Franklin Durán es el propietario del Cessna Citation II, una aeronave con líneas amarillas y azules y matriculado en Venezuela con el número YV – 3231, que fue utilizada presuntamente por el estadounidense Jordan Goudreau para viajar a Colombia.

De acuerdo con documentos del vuelo por PanAm Post, el viaje del 16 de enero fue contratado por Servicios Aéreos Mineros (Serami), aerolínea chárter creada en el estado Bolívar. Un ejecutivo de la industria confirmó su autenticidad y señaló que Durán y su hermano, Pedro Durán, la usaban para organizar frecuentes vuelos entre Colombia y Venezuela.

AP indicó que Goudreau estaba «ansioso» por poner en marcha un plan secreto para “asaltar Venezuela” y detener al líder oficialista Nicolás Maduro. Asimismo, junto a otros dos excompañeros de las Boinas Verdes confiaron en una inusual ayuda para un vuelo desde el aeropuerto privado Opa Locka de Miami.

Esta relación ha revivido las acusaciones del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y de autoridades estadounidenses de que estaban trabajando en secreto para Maduro y se habría apropiado de la “Operación Gedeón”.

Para el 1 de mayo se supo que el socio de Goudreau, en lo que algunos líderes opositores calificaron de misión suicida, era el general retirado venezolano Cliver Alcalá, quien vivía en Barranquilla tras huir de su país natal en 2018.

Este último se entregó a las autoridades estadounidenses en marzo, tras ser acusado de narcotráfico, apenas unos días después que la policía colombiana confiscó un alijo de armas que, según el general retirado, pertenecían al grupo rebelde que él y Goudreau estaban preparando para derrocar al líder oficialista.

Mientras tanto, Goudreau continuaba con el plan a pesar de no contar con el respaldo de Estados Unidos (EE.UU), de comandar una fuerza «mal entrenada» que no tenía opciones frente al ejército venezolano y de espías de Maduro infiltrados.

Dos días después apareció el anuncio de unas pocas docenas de “combatientes por la libertad” que “habían lanzado un ataque en una playa para entrar al país y captruar a Maduro”, pero de inmediato se fueron dando las interpretaciones, y todavía el plan siguió adelante. Siguen surgiendo detalles de la operación, ahora el foco de atención está puesto en los hermanos Durán.

Según el ejecutivo de Serami, Franklin viajaba periódicamente a Barranquilla “para llevar comida y otros suministros al país vecino.»

Cabe acotar que uno de los socios de esta empresa es Juan Carlos Yfante, detenido el año pasado en la isla Gran Caimán por pilotar un avión con 135.000 dólares no declarados en efectivo. Además, aparece como presidente de la firma en un caso de decomiso federal en Estados Unidos en 2008 por el que un avión con el logo de la compañía fue incautado en Ft. Lauderdale tratando de contrabandear con 150 kilos de cocaína.

Por otra parte, en el vuelo también se encontraban Luke Denman y Airan Berry, veteranos y excompañeros de Goudreau. No está claro el motivo por el que viajaron. También en el traslado estaba Yacsy Álvarez, a quienes la describen como “una ayudante de confianza de Alcalá” y actualmente se desconoce su paradero.

En 2017, Álvarez fue nombrada directora de Industrias Venoco de Centroamérica, dos años después de que la firma se registró en Panamá. La empresa es una subsidiaria de Industrias Venoco, un fabricante líder de lubricantes para autos que estaba controlada por Durán antes de que fuese nacionaliza por el fallecido presidente Hugo Chávez en 2010.

Cuando perdió el control de Venoco, Durán estaba cumpliendo una sentencia de cuatro años en EE.UU por actuar como agente no registrado del mismo. Sin embargo, el líder había enviado a Durán a presionar al empresario Alejandro Antonini, quien estaba implicado en el llamado “Escándalo de la maleta”.

Tras su liberación en 2011 y regreso a Venezuela, Durán inició una “batalla legal” con el gobierno venezolano para reclamar la propiedad de Venoco. Logro recuperar algunos activos incluyendo el nombre y una filial en Barranquilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *