Estos son los medicamentos no recomendables para tratar la COVID-19

Estos son los medicamentos no recomendables para tratar la COVID-19

Según un documento publicado por la OMS, hay algunos fármacos que pueden generar efecto contrario contra el virus

Un documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), titulado “Manejo clínico de la COVID-19”, ofrece una amplia guía sobre orientaciones provisionales sobre el virus entre las que destacan los medicamentos y tratamientos para la recuperación de los pacientes.

El archivo publicado originalmente el 13 de marzo de 2020 bajo el título «Manejo clínico de la infección respiratoria aguda grave (IRAG) en caso de sospecha de COVID-19», destaca que, de haber cambios relevantes, la próxima actualización se realizaría dos años después de la fecha de su publicación.

Antivíricos, inmunomoduladores y otros tratamientos complementarios para la COVID-19

En su capítulo 12, sobre los antivíricos, inmunomoduladores y otros tratamientos complementarios para la COVID-19, recomiendan que no se administren los siguientes fármacos como tratamiento ni profilaxis de la COVID-19, a no ser en el contexto de ensayos clínicos:

  • Cloroquina e hidroxicloroquina (con o sin azitromicina)
  • Antivíricos, tales como:

– Lopinavir/ritonavir

– Remdesivir

– Umifenovir

– Favipiravir

  • Inmunomoduladores, tales como:

– Tocilizumab

– Interferón-β-1a

  • Plasmaterapia
Sobre los fármacos

La bibliografía publicada sobre los fármacos mencionados es en su mayor parte de carácter observacional, con escasos ensayos clínicos, y no aporta evidencias de gran calidad a favor de ninguno de ellos. Además, se han descrito importantes efectos secundarios.

  • Cloroquina e hidroxicloroquina, con o sin azitromicina:

Todos ellos pueden prolongar el intervalo QT (arritmias ventriculares), y juntos pueden aumentar el riesgo de cardiotoxicidad.

  • Lopinavir/ritonavir:

Los efectos adversos más frecuentes son gastrointestinales.

  • Remdesivir:

Complicaciones gastrointestinales, elevación de las enzimas

hepáticas, erupciones cutáneas, disfunción renal e hipotensión.

  • Umifenovir:

Diarrea, náuseas.

  • Favipiravir:

Prolongación del intervalo QT.

  • Interferon-β-1a:

Pirexia, rabdomiólisis.

  • Tocilizumab:

Infecciones de las VRS, nasofaringitis, cefaleas, hipertensión,

aumento de la alanina-aminotransferasa, reacciones en el punto de inyección.

No hay tratamiento con eficacia comprobada

Por otra parte, el documento también es claro en que fuera de los ensayos clínicos, deben cumplirse los siguientes criterios para acceder a tratamientos en investigación:

1) Que no haya ningún tratamiento de eficacia comprobada.

2) Que no sea posible iniciar estudios clínicos inmediatamente.

3) Que haya datos preliminares, como mínimo de estudios de laboratorio o en animales, que respalden la eficacia y la seguridad de la intervención y que un comité asesor científico debidamente cualificado haya sugerido su uso fuera de los ensayos clínicos tras un análisis favorable de los riesgos y beneficios.

4) Que las autoridades competentes del país y un comité de ética debidamente cualificado hayan aprobado ese uso.

5) Que haya recursos suficientes para garantizar que los riesgos se puedan reducir al mínimo.

6) Que se obtenga el consentimiento informado del paciente.

7) Que se supervise el uso de la intervención en casos de emergencia y los resultados se documenten y compartan oportunamente con la comunidad médica y científica.

Ambar Román
Redactor Venepress
Públicado: lunes, 25/01/2021 - 09:34 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *