En claves | Las dificultades para distribuir vacunas en Venezuela

En claves | Las dificultades para distribuir vacunas en Venezuela

El país recibió 100.000 dosis de Sputnik V pero todavía no se conoce la campaña de inoculación

A menos de un mes de cumplirse un año desde que Venezuela entro en cuarentena por la pandemia; ya llegaron al país las primeras vacunas Sputnik V que serán distribuidas para inmunizar a la población.

El pasado 17 de febrero, el líder oficialista Nicolás Maduro anunció que al día siguiente iniciaría la primera fase de inoculación con las 100.000 primeras dosis que llegaron al país desde Rusia. Sin embargo, expertos aseguran que esta cantidad no es suficiente.

vacunas de Sputnik V

El exministro de Salud, Félix Oletta, afirmó que cubrirían solo a 10% de la población de los hospitales venezolanos, que actualmente, de acuerdo con la Academia Nacional de Medicina, alcanza las 300.000 personas en la parte pública y 200.000 en la privada.

Ante esto, Oletta señaló que no puede haber grupos privilegiados por razones políticas al momento de vacunar, pues considera que «desde ese momento usted genera discriminación de la población». 

El orden de prioridades debe sujetarse a los principios de salud pública. De allí a que considere que «la condición de diputado no es un criterio» para entrar en los primeros grupos de población a recibir el antídoto.

Dificultades para distribuir vacunas en Venezuela

Plan de vacunación concreto

Hasta la fecha, no se ha hecho público un plan de vacunación nacional concreto por parte del oficialismo, el cual que establezca los lineamientos para ese proceso, por el contrario Maduro manifestó que que diputados y militares serán parte de la población preferencial.

En este sentido, Oletta explicó que en décadas Venezuela no había sido sometida a una “reto tan importante” como lo es hoy día ejecutar un plan de vacunación contra la COVID-19. 

“Esto merece un plan de acción muy detallado que provea el éxito necesario que la población requiere” sostuvo en entrevista par a Unión Radio.

Afirmó además que por ahora no hay un “plan nacional de vacunación” publicado. “Hasta este momento no tenemos un plan detallado de cómo se va a organizar, qué papel va a tener cada uno de los miembros del equipo de salud público, cómo va a cooperar la población, en que forma será citados para que reciban la protección vacuna”.

Oletta consideró que todos los datos antes mencionados deben ser de conocimiento público, para que toda la población se pueda vacunar de una manera “ordenada” y pueda recibir el beneficio de la vacuna.

Condiciones de refrigeración de las vacunas

Aunque en un principio se había dicho que la Sputnik llegaría en forma liofilizada (seca), las dosis que arribaron requieren ser refrigerada a -18 grados centígrados, de acuerdo con lo informado por el ministro de Salud, Carlos Alvarado.

Pese a lo asegurado por Alvarado, el virólogo e investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), Héctor Rangel, afirmó que la vacuna rusa se adapta a las condiciones climáticas que tiene Venezuela.

«La vacuna es una vacuna de ADN que le confiere un poco más de estabilidad en nuestras condiciones ambientales», por lo que consideró que una cava a cuatro grados sería suficiente para mantenerla estable, lo que favorece su distribución y manejo, dijo Rangel en entrevista concedida a Unión Radio.

Apagones pondría en riesgo la preservación de la vacuna

Los contantes apagones en varios estados del país pueden comprometer la preservación de los fármacos, los hospitales necesitan contar con refrigeradores de buen desempeño que sean capaces de conservar las vacunas a las temperaturas exigidas, además de plantas eléctricas que puedan garantizar el funcionamiento de los mismos aún cuando falle el servicio eléctrico.

«El país tiene muy pocos refrigeradores. Unicef tiene equipos que seguramente van a ser utilizados, pero igual, si los hospitales no tienen refrigeración no se puede trasladar la vacuna. No ganan nada llevándola a Maracaibo o Táchira si allá no cuentan con los equipos. Preservar la vacuna es lo primero que debe hacerse. Una vez que se tiene la cadena de frío es que la puedes ofrecer, no al revés, porque se va a concentrar un enorme número de personas y el problema logístico va a ser muy grande», refirió Oletta sobre cómo sería la vacunación ideal en Venezuela.

Entrenamiento de personal que va a vacunar

El sistema sanitario cuenta con una plantilla muy reducida ante un fenómeno de migración masiva del personal salud. Para el éxito de un plan de vacunación nacional, según Oletta, se requiere del entrenamiento de los ciudadanos que va a vacunar.

Además resaltó que el personal actual de los centro de salud no serán suficientes, “ni siquiera el personal de enfermería, se necesitará un gran apoyo” agregó.

Las enfermeras van a ser guías y orientadoras de otras personas que van a tener que vacunar, porque no serán suficiente. Cuando tengamos una masiva vacunación se necesitarían muchísimas personas que trabajen junto a nuestras enfermeras” estimó el experto en la materia.

En este orden de ideas, explicó que la vacuna tarda siete minutos en descongelarse, en «volverse líquido» y que el vial, que tiene cinco dosis, medio mililitro para cada paciente, debe aplicarse en los próximos treinta minutos luego de descongelada, o sino se estarían perdiendo las dosis. «Eso no puede fallar, tiene que estar todo ensayado», recalcó.

Garantizar la segunda dosis

La Academia Nacional de Medicina estableció que para poder interrumpir la transmisión de coronavirus en el país es necesario que se vacune, como mínimo, 70% de la población mayor de 16 años. Eso significa que se necesitan 30 millones de dosis, dos por persona, para cumplir con todo el esquema.

Si bien la administración de Nicolás Maduro dice haber pagado 200 millones de dólares a Rusia para comprar 10 millones de vacunas, aún no se sabe cuándo llegarían al país esas dosis; tomando en cuenta que la propia administración de Vladimir Putin reconoció que el país no está en capacidad de satisfacer la demanda mundial de la Sputnik V.

Tampoco se saben cuando llegarían las vacunas que se pretenden adquirir a través del mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud, que dijo tenía reservados para Venezuela al menos dos millones de dosis, pero que las entregarían una vez se pague la deuda de 18 millones de dólares que tiene con el Fondo Rotatorio para la Compra de Vacunas de la OPS.

Ante este escenario, lo dicho por la Academia de Medicina se vuelve cada vez más preciso. «La implementación del plan enfrenta limitaciones de logística, distribución y operatividad, incluyendo la preparación de recursos humanos, así como también el monitoreo y supervisión de las coberturas y seguimiento de las personas vacunadas».

Daiana Orellana
Periodista
Públicado: martes, 23/02/2021 - 12:41 PM
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *