El valor del honor

El valor del honor

Este es un concepto cerrado que no admite calificativo​

Para algunas sociedades el honor es la riqueza más grande que se puede poseer. Por ejemplo, para los asiáticos este es uno de los pilares fundamentales del quehacer diario y por ello viven. En Japón, se engloba el honor en lo que ellos denominan “Bushido”.

El «Bushido» es la forma de vida del samurái.

Es realmente una forma de vida en la que los valores se basan principalmente en el honor y este debe defenderse al punto de  sacrificar su vida si fuera necesario.

“El samurái debe obrar sin dudar, sin confesar el más mínimo cansancio ni el más mínimo desánimo hasta concluir su tarea.”

Yamamoto Tsunetomo.

El honor dentro de la sociedad

En otras sociedades esta cualidad no es tan importante. En sociedades donde no hay reglas o no se hacen cumplir, el honor no es tan vital o simplemente no existe. Una sociedad descompuesta tiene carencia de honra.  

Haciendo comparaciones cinematográficas en la película Mad Max no existe ningún tipo de honor. Sean los buenos o los malos ninguno posee honor. Por el contrario, en El Padrino, inclusive algunos “malos” exhiben más honradez que los buenos.

Pero para sorpresa o desagrado de muchos, hasta en sociedades donde no se tiene honor siempre existirá honor en las Fuerzas Armadas.  Sin importar si es comunista, capitalista, socialista o liberal en toda fuerza armada tiene que haber un componente de honor.  Este es quizás el tesoro más valioso.

En defensa de la propia honra

Sin honor no hay Fuerzas Armadas sino bandas armadas o mercenarios tipo los de Mad Max.   

Todo integrante de las Fuerzas Armadas tiene la tarea de mantener su honor sin mancha y sin tacha, hasta el punto que siempre se requiere una conducta ejemplar en defensa del propio honor. Claro que no todos sus integrantes lo cumplen a cabalidad, pero sí es una máxima en la enseñanza de todo profesional de las armas. No se ha visto aún ningún ente militar que no inculque y pregone el honor como parte enseñanza.

Aunque creamos o queramos; no confundamos el honor con ideología o humildad. Este es algo totalmente distinto. “El honor es la cualidad moral que obliga al hombre al más estricto cumplimiento de sus deberes consigo mismo y con los demás.”  En ningún momento se menciona si es el honor del bien o del mal porque son términos relativos, al igual que humildad o la ideología.

El honor es un concepto cerrado que no admite calificativo

Hay mucho militar y civil honorable alineado con las posturas de oposición y también hay mucho ciudadano honorable con posturas no identificadas con el capitalismo y valores democráticos con los cuales me identifico. El honor no se consigue en solo una de las partes pero lamentablemente, ambas posiciones tienen partidarios que quebrantan las normas y no cumplen con sus deberes consigo mismo o para con los demás.

Son mercenarios de las circunstancias y más de lo mismo de lo que hemos vivido durante estos últimos 20 años. Las cualidades morales -tanto como su ausencia- se reparten democráticamente.

La virtud de esta cualidad

Finalmente, en algunos casos nos encontramos con que tenemos adversarios o enemigos más honorables que nuestros amigos o aliados.

El honor es la consecuencia natural de la virtud y el mérito. Cuando estas dos características están presupuestas en los líderes de una sociedad, entonces los ciudadanos pueden llevar su vida más tranquila. Lo contrario nos lleva a la conclusión del Dr. Kevin Fleischmann:

«Sin honor, no se puede contar con que alguien haga lo correcto a menos que se lo esté observando todo el tiempo, y eso es imposible».

Maximilian Camino
columnista
Públicado: jueves, 09/07/2020 - 10:02 AM
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *