El dilema de votar o abstenerse es el drama de la oposición

El politólogo Ángel Álvarez reflexiona acerca de características del debate interno entre los opositores

La cuestión sobre acudir a votar o abstenerse es el drama que vive la oposición, y buena razón para sus penurias. Esa disyuntiva los mantiene divididos mientras su adversario, el gobierno de Nicolás Maduro, no tiene dudas sobre qué posición mantener ante las elecciones.

El politólogo venezolano Ángel Álvarez, residente en Canadá, analiza características del asunto tan delicado y observa las causas de los fracasos.

“La oposición venezolana ha tenido dos respuestas a los eventos electorales: se abstiene o vota. Pero carece de planes para el día después de que se abstiene (2005 y 2018), gana (2015) o pierde (todas las otras elecciones)”.

 

Solo actos con valor moral

De esta forma, Álvarez observa debilidades adjuntas en ambas posiciones dentro del espectro opositor y ubica allí las razones de la inacción posterior a los eventos electorales.

Asimismo reflexiona: “Electoralismo o abstencionismo son las dos caras de su moneda”, dice Álvarez sobre la oposición, cuyas decisiones han tenido poco valor práctico en la vida política del país”.

De otra forma, dice: “La oposición venezolana sabe convertir sus decisiones electorales (abstenerse o votar) en actos con valor moral y simbólico («no votaremos con ese…» o «ganamos pese a ese…») pero no en acciones políticamente efectivas”.

Lea también –  Opinión de la Iglesia sobre el voto reactiva un debate que parecía agotado

Error en abstención, error en voto

Asimismo, las posiciones dentro de la oposición señalan campos para la descalificación y ataque entre ellos:

“Aquellos líderes que llaman a la abstención y punto, no son más creativos ni menos irresponsables que los que llaman a votar por candidaturas de oposición complaciente al status quo”, comenta el politólogo.

Por otra parte, cuando Ángel Álvarez analiza qué deben hacer los electores de la oposición, se responde:

“Que usted decida votar o abstenerse, no tiene discusión. Usted haga lo que crea conveniente. Solo le invito hacerse una de estas preguntas: Si se abstiene, pregúntese qué pasó luego de la abstención masiva del 2005. Si vota, pregúntese que pasó luego de los resultados del 2015″

Hacerse preguntas

«Que usted decida votar o abstenerse, no tiene discusión. Usted haga lo que crea conveniente. Solo le invito a hacerse una de estas preguntas. Si se abstiene, pregúntese qué pasó luego de la abstención masiva de 2005. Si vota, pregúntese qué pasó luego de los resultados de 2015.»

Ángel Álvarez

“Un ciudadano preocupado tiene el legítimo derecho a preguntarle a un líder abstencionista qué planea hacer para no repetir lo sucedido del 2005 al 2010. Y a uno que llame a votar, qué hará para no repetir los errores del 2015-2020”, culmina.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
Turismo y pesca en peligro por derrame petrolero
Lo que se sabe de la vacuna rusa contra la COVID-19
¿Qué son las alianzas perfectas que buscan los partidos en sus postulaciones al CNE?
Colas venezolanas en tiempos de pandemia
El ranking del Covid-19 en el continente
Pandemia agravó la pesadilla de trata de venezolanas
EE.UU vs. TikToK
Los empresarios se reúnen
Momentos clave en la vida del Rey Juan Carlos I
Conozca los efectos de la explosión en Beirut en la salud

Deja una respuesta