El bajo interés por la política

El bajo interés por la política

En los últimos 20 años, Venezuela ha vivido una alta movilización

La participación es uno de los fenómenos más estudiados de la ciencia política. Se dice que en los procesos de agitación se promueve la movilización de las masas populares, que acompañan, con consignas en pro o en contra, las decisiones de sus líderes.

En los últimos 20 años, Venezuela ha vivido una alta movilización política. Las protestas populares de calle más importantes las ha realizado la oposición.

Estas tuvieron lugar en momentos muy candentes del debate político nacional, como los días previos al 11 de abril de 2002 o durante los meses cuando se discutía acerca de aplicar el referendo revocatorio a Hugo Chávez, en 2003. Lo que movía a aquellos ciudadanos era la esperanza en el cambio político.

Interés en el movimiento político

Ese tipo de activación política en la calle es uno de los niveles más altos de participación. Se requiere de conciencia en el área para llegar a él. Hay otros menos importantes como la consulta de las noticias sobre los hechos políticos.

Por ejemplo, los portales web de temas políticos venezolanos registraron un muy alto nivel de entradas en enero de 2019, luego de que Juan Guaidó se declarara presidente encargado de la República. Las mediciones de las entradas a las noticias políticas se correspondían con lo que se veía en la calle. Fue una movilización efervescente.

Hechos de la política venezolana representado en clics

Incluso, los venezolanos residenciados en el exterior también incrementaron sus consultas de las noticias y reportajes que hablaban sobre lo que ocurría en Caracas.

Hechos importantes como el encuentro del presidente encargado, Guaidó y Donald Trump, en la Casa Blanca hicieron que los clics llegaran a grandes números.

Pero, en general, el interés por los hechos políticos en Venezuela ha disminuido desde los niveles muy altos en enero del año pasado a los de ahora, que son menos ambiciosos.

El resultado del cambio político

Hay cierto cansancio popular por la ausencia del resultado concreto sobre el cambio político. No es que los ciudadanos opositores hayan cambiado de opinión, sino que ya no están en el nivel alto de activación de otros momentos.

Esto se nota también en los connacionales residentes en el exterior, muchos de los cuales no ven la realidad venezolana con tanta cercanía emocional porque creen que ya no volverán al territorio, y que su vida será lejos de Venezuela.

No es que ya no quieran a su patria, lo hacen como todo emigrante, pero la realidad es que ha sido largo el proceso político en pro del cambio, y ya ellos no exhiben la misma fuerza inicial.

El interés por el tema político y el propio nivel de participación han decaído en estos tiempos, cuando los ciudadanos viven situaciones económicas inéditas en su vida. Estas penurias en su calidad de vida provocan un rechazo hacia el Gobierno, pero no están incentivando una movilización de calle en pos de su salida.

Efecto de la movilización

Es como si cayeran en cuenta de que la movilización de calle, las manifestaciones pacíficas, no han dado el resultado esperado y prefieren usar su tiempo en ver cómo pueden resolver su vida.

La participación política puede ser de diverso tipo. Es más fácil que un ciudadano acuda a votar a que salga a una manifestación pública.

Si se hacen los dos, perfecto.

El sentimiento sigue allí. Si se convocaran unas elecciones este año, ese sentimiento opositor se va a manifestar, provocando una consecuencia política inevitable.

Maximilian Camino
columnista
Públicado: miércoles, 22/07/2020 - 08:39 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *