EE.UU se juega su estabilidad política

¿Qué rasgos de comportamiento son necesarios ahora para evitar que los resultados afecten la gobernabilidad en la nación norteamericana?

Los Estados Unidos están entrando en una delicada fase política en la que se pone a prueba la fortaleza de sus instituciones y la capacidad que tenga su dirigencia de restañar las heridas que deje la tensa situación por el resultado electoral. Está en juego la estabilidad política.

Ciertamente, las polémicas por escrutinios que tienen relación con el poder político son siempre duras, aunque el país del norte ya ha atravesado en décadas recientes situación similar y logró superar la crisis eficientemente.

La crisis electoral del año 2000 por los escrutinios de las elecciones entre George Bush hijo y el demócrata Al Gore tuvo relación con el resultado de Florida, en donde la elección se decidió por unos cuantos cientos de sufragios.

El entonces presidente en funciones, Bill Clinton, también actuó como factor disuasivo de la crisis, exhibiendo sobriedad, tranquilidad y sobre todo imparcialidad. 

“Ya nadie podrá volver a decir que su voto no cuenta”

Bill Clinton en medio de la crisis del año 2000

Crisis político electoral

Se resolvió por una parte con la decisión de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y la aceptación de su sentencia por parte del demócrata Al Gore, quien –sin ambages- felicitó al ganador, le pidió reunirse con él para olvidar los ataques y llamó al pueblo de los Estados Unidos a mantener su unidad y pasar la página de la confrontación electoral.

En la crisis político electoral de hoy, el asunto no es menos complejo. Por una parte, está de por medio una personalidad fuerte y voluntariosa como la del presidente Donald Trump, a quien pocos ven reconociendo que la virtud pueda favorecer a su adversario. Por otra parte, están los demócratas, quienes, para este martes, se ven favorecidos por el escrutinio parcial para volver a la Casa Blanca.

El secreto de la solución del asunto reposa en los dos factores en juego, el judicial y el político.

Por una parte, la claridad con la que los tribunales –y seguramente- la CSJ pueda resolver las impugnaciones que el bando republicano presente, y por la otra, la voluntad política que el perdedor tenga para acatar la decisión y llamar a la unidad nacional para enfrentar vicisitudes que tiene que enfrentar la nación.

Lea también –  Renunció fiscal jefe de delitos electorales de Estados Unidos

Estabilidad política

Este llamado es vital. Detrás de cada uno de los bandos están decenas de millones de ciudadanos que votaron por su opción preferida. Las emociones se mueven en medio de la crisis. Cabe destacar que Trump obtuvo en estas elecciones unos cinco millones más de votos que en los comicios del año 2016. Así mismo, los escrutinios parciales muestran que Joe Biden ha sido el candidato presidencial más votado de la historia electoral de los Estados Unidos.

Hay que estar atentos a las movilizaciones de calle, convocadas por los bandos, porque esto contribuye a mover la emoción y hace más difícil la solución final del asunto. Quienes resulten finalmente derrotados en esta contienda deben aceptar con resignación el resultado y –como Al Gore-llamar a la unidad del país, con el fin de esquivar la confrontación continuada.

Así, Estados Unidos se está jugando con este episodio algunos rasgos de su estabilidad política y solo los podrá esquivar con la sapiencia de sus instituciones y el patriotismo de sus dirigentes.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
EE.UU se juega su estabilidad política
Beneficios y riesgos de flexibilizar la cuarentena en diciembre
Kamala Harris, la segunda al mando en Estados Unidos
“Sigan contando votos”
Seis países han reportado contagio COVID-19 en visones
EE.UU sigue sin definir el ganador de las elecciones presidenciales
Próximos pasos de la Corte Penal Internacional con Venezuela
“La decisión está en Michigan y Nevada”
Tres estados clave para resultados de las elecciones en EE.UU
Wall Street y el peligro de una elección impugnada

Deja una respuesta