Dolarización madurista, contradicción de la «revolución»

Dolarización en Venezuela: Consecuencia de la «revolución»​

Un resultado informal en medio de una economía hiperinflacionaria, donde los salarios no alcanzan a las divisas tan rápido como los precios

El socialismo como sistema político y el capitalismo, como sistema económico; siempre se han opuesto, al menos en la teoría. Los socialistas se oponen a intereses económicos de empresarios y la administración de Hugo Chávez y Nicolás Maduro lo han demostrado. La pregunta es cómo la dolarización en Venezuela se convirtió en la consecuencia un gobierno “revolucionario”.

La administración de Maduro decidió formalizar el costo de la gasolina en dólares, cuando ya el mercado venezolano se ha adaptado a adquirir productos de primera necesidad, e incluso el agua, en divisas estadounidenses. A esto se le suma una propuesta de Freddy Bernal sobre la posibilidad de cobrar el gas en dólares.

¿Dónde queda la “moral revolucionaria”?

El profesor de Historia Económica de la UCV, Pedro Benitez, declaró a Venepress que la dolarización socialista representa “la quiebra del chavismo como propuesta política”, pues “terminaron haciendo todo lo que criticaron y mucho más”.

“Criticaron el aumento de la gasolina en el 99 y no solo la aumentaron, sino que la dolarizaron, una cosa que no se habían planteado aquellos gobiernos”

Le puede interesar: “Maduro exprime dólares de venezolanos con la gasolina”

Por su parte el economista Oscar Torrealba señaló que “no hay moral” porque el sistema de gobierno que rige a Venezuela en la actualidad “se trata de subsistencia”.

“En un país normal, el gobierno le sirve a la ciudadanía, pero en este caso, es la ciudadanía que le sirve a un gobierno coactivo que viola derechos humanos y somete a todo un país a sus intereses”, dijo.

Torrealba destacó que el gobierno actual es “un sistema que aspira ser socialistas pero cuando se encontraba a punto de profundizar ese sistema, se encontraron con una debacle económica”.

Las sanciones no han limitado a la dolarización en Venezuela

Benítez consideró que la llegada de la dolarización informal en Venezuela es la demostración de la limitación de las sanciones y de que la economía siempre busca los mecanismos para sobrevivir.

Calificó como un “hecho paradójico”, que las limitaciones personales de Estados Unidos a figuras del chavismo, de alguna manera trajeron consigo el abastecimiento de alimentos y la desaparición de las colas.

Lea también: Zelle y la economía venezolana

Torrealba manifestó que “Venezuela empezó a decaer mucho antes de las sanciones” y que la producción de Pdvsa comenzó a disminuir su producción mucho antes. “El chavismo destruyó sus propias fuerzas de ingresos”, sentenció.

Además explicó que para dolarizar un país no es necesario “pedir permiso” al gobierno de EE.UU. “En Venezuela no hubo una dolarización formal, sino progresiva e informal que desde 2013 se empezó a ver, y se alimenta con las divisas del sector privado, las remesas, entre otras formas”, dijo Torrealba, quien es representante del Observatorio de Gasto Público de Cedice.

“El Gobierno lo que está haciendo es aprovechar la dolarización que él mismo impulsó mediante una política inflacionista”.

La dolarización traerá dos consecuencias inmediatas

De acuerdo a Benítez, “la gente ve que el dólar es una moneda segura” pero en este momento se plantean dos modalidades: Quiénes tienen acceso a divisas y quiénes no.

“Quienes no tienen están condenados al hambre y la miseria, los otros son los que lo sobrevivirán”

Y en ese sentido, Torrealba también concluyó que la dolarización informal significa un costo transaccional, pues Venezuela no cuenta con mecanismos de pago y las instituciones bancarias no  ofrecen servicios financieros, “no tienes sencillo y los salarios no se dolarizan tan rápido como los precios”.

Por lo tanto, estimó que factores como la pobreza, miseria, disminución del poder adquisitivo y mayor diáspora de venezolanos se harán presente.

Contenido relacionado: Las penurias del venezolano por la gasolina iraní

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta