Desnutrición, sinónimo de la crisis económica venezolana

68% de la población ingiere menos de 2.000 calorías diarias

La desnutrición sigue en aumento y llega a ser el principal sinónimo y reflejo de la crisis económica venezolana, que se agravó con la pandemia de la COVID-19.

Por ello, en un reportaje denominado “Tengo que quitarme el plato de comida para dárselo a mis hijos” de la Voz de América  se reveló como una parte de aquellos en condiciones de pobreza y pobreza extrema son quienes llegan a alimentarse una vez por día, por falta de recurso.

En este sentido, en una de las entrevistas se resaltó como en su familia, la mínima ración que les puede proporcionar la olla se la dividen entre al menos siete de las 13 personas que viven bajo el techo de latón y barro.

«Tengo que quitarme el plato de comida para dárselo a mis hijos”

A su vez, los cabezas de familia no logran cubrir los gastos dado que por la pandemia, el confinamiento en Venezuela ha desencadenado una ola de desempleo y caída en la economía informal.

«Sus hijos son parte de 30% de infantes en Venezuela en riesgo de desnutrición o con una talla menor a la correspondiente según su edad, de acuerdo con la Encuesta de Condiciones de Vida elaborada por la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB)»

VOA Noticias

"Tengo que quitarme el plato de comida para dárselo a mis hijos": Desnutrición amenaza a niños venezolanos. https://t.co/ba1k52LtPI pic.twitter.com/y84FQGbmLy

— Voz de América (@VOANoticias) July 17, 2020

68% de la población ingiere menos de 2.000 calorías diarias

Dentro de este orden de ideas, la UCAB sostuvo que uno de cada cuatro hogares en Venezuela está en inseguridad alimentaria y que 68% de la población ingiere menos de las 2.000 calorías diarias requerida por el organismo.

Lea también –  96% de hogares venezolanos con “pobreza de ingreso”

Venezuela en el momento de mayor pobreza de la historia contemporánea

Ante esto, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Encovi)  sostuvo que la nación está «en el momento de mayor pobreza en la historia contemporánea», siendo así, el país más pobre de América Latina.

ENCOVI – los ingresos de 96% de los hogares venezolano son de apenas 0,72 dólares diarios, cuando cada hogar necesita un mínimo de dos dólares al día para cubrir la cantas alimentaria básica.

En el mismo estudio, se subrayó que 93% de los jefes de familia manifestaban «tener miedo» de que se acabaran los alimentos en la casa.

Venezuela regresó a número de 1985 y 1990 sobre desnutrición y mortalidad

Desde otra perspectiva, la oposición venezolana en su último reporte de inflación mensual del país aseveró que hoy en día, el salario mínimo «promedio mensual» es de $ 1,7 (inferior a 1950) que no logra a cubrir la canasta básica que complementa: medicinas, alimentos y servicios básicos, porque todo esto, contempla un costo de aproximadamente $ 250.

Ver más – 3.524% de inflación interanual en Venezuela

CLAP para tres meses

Por otra parte, la pobreza no tiene ideología sino es la representación de la economía en la nación.  Tanto así que a comienzos de la cuarentena en Venezuela, el llamado “protector” del estado Nueva Esparta, Dante Rivas, aseveró que la bolsa de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) deben durar al menos tres meses, por la coyuntura.

«Hay que estirarlo y comer lo necesario para poder sostenernos y que eso rinda mientras viene la otra caja. Son consejos que estamos dando porque no queremos que eso se acabe pronto y entonces mañana no tengamos que comer. Eso lo digo con mucha responsabilidad porque a nosotros nos llega un buque cada tres meses. Esta caja que nos están entregando ahorita debe durarnos por lo menos tres meses. Yo sé que es difícil, pero esto es un complemento»

VOA Noticias

¿Pero están en el barrio, el fuerte del chavismo?

Sin embargo, estas cajas no contienen suficientes sustentos para una familia, puesto que a duras penas puede llegar a alcanzar para una casa -promedio – un mes. ras un valor de entre 10.000 y 30.000 bolívares, de acuerdo a la zona.

Al respecto, lo que podría verse como irónica, según el diario Tal Cual, algunas de las también llamadas bolsas, podrían traer: seis paquetes de medio kilo de espaguetis, dos kilos de arroz, dos sardinas en lata (170 gramos cada una), un kilo de azúcar, un kilo de lentejas, dos de harina de maíz precocido, un litro de aceite y medio kilo de leche.

Con esto, entre carbohidratos y granos en mal estados se intenta mantener a la población, pero sin una alimentación “estable” los signos de desnutrición se ven marcados y no se pueden ocultar. Y los resuelves no son el agua, que tampoco llega a diario, ni la grasa de carne cocida que utiliza más de una familia en el país.

Le puede interesar –Goya donó alimentos a venezolanos afectados por la pandemia

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Destacado
Desnutrición, sinónimo de la crisis económica venezolana
La “burbuja de Orlando” busca burlar la pandemia
El chavismo y la tercerización de la culpa
AirtTM, pros y contras de esta billeterera digital en Venezuela
¿Usted leyó la encuesta Encovi?
Hay que crear un Parlamento bicameral
Venezuela sigue sumando casos a cuatro meses del confinamiento
¿Suecia o Nueva York, quien maneja mejor la pandemia?
Así será la reapertura de las salas de cine en el país pospandemia
¿Deben las elecciones parlamentarias suspenderse por la pandemia?

Deja una respuesta