Maximilian Camino: El precio de bloquear a Putin

Los líderes son padres temporales de sus ciudadanos y no deben ceder a las presiones internas

La arremetida rusa sobre Ucrania supone un oscuro panorama para la economía mundial, del que Estados Unidos no quedará exento pese a ser uno de los gobiernos que imponen contundentes sanciones sobre la nación ante las acciones militares.

El pasado 27 de febrero, el gobierno del demócrata Joe Biden impuso nuevas sanciones contra Rusia en términos de petróleo y gas. El presidente defendió su decisión de exceptuar los productos energéticos “a fin de limitar los efectos en la capacidad del pueblo estadounidense de comprar gasolina”.

Ante esto, espero estar equivocado, pero si seguimos sancionando el petróleo extranjero y no produciendo internamente, estamos perjudicando a los ciudadanos estadounidenses mientras que China obtiene petróleo a bajo costo de Venezuela, Irán y ahora Rusia.

La política adquirida por Biden para enfrentar estás acciones puede que no sea la más efectiva.

Presidente de EE.UU, Joe Biden

Conflicto sobre el precio del gas natural suministrado por Rusia a Ucrania

El conflicto Ucrania – Rusia tienen más del 10 años gestándose.  Cabe recordar que, en marzo de 2005 comenzó una seria disputa sobre el precio del gas natural suministrado por Rusia a Ucrania. 

Durante este conflicto, Rusia afirmó que Ucrania no estaba pagando por el gas, sino que desviaba de los gasoductos. En principio, los funcionarios ucranianos la acusación, pero luego Naftogaz admitió que debido al duro invierno (menos de -30C) parte del gas natural destinado a otros países europeos fue retenido y utilizado para necesidades domésticas. Ucrania afirmó que seguiría cumpliendo con sus obligaciones contractuales de tránsito. 

La disputa alcanzó un punto álgido el 1 de enero de 2006, cuando Rusia cortó todos los suministros de gas que pasaban por territorio ucraniano. Para el 4 de enero de 2006 se logró un acuerdo preliminar entre Rusia y Ucrania, y se restableció el suministro. 

La situación se calmó hasta octubre de 2007 cuando comenzaron nuevas disputas por las deudas de gas de Ucrania. Esto condujo a la reducción del suministro de gas en marzo de 2008. Desde entonces Rusia y Ucrania no ha podido ponerse de acuerdo. 

Ante este conflicto, Ucrania buscó adherirse a la OTAN para contar con la protección ante una arremetida militar de Rusia.  Ante estas pretensiones Rusia advirtió que si Europa permitía el ingreso de la nación a la organización el conflicto escalaría. 

Los resultados son evidentes…

El declive de la economía mundial

Al volar en un avión, la indicación en caso de emergencia es protegerse con la mascarilla primero antes que al otro: ¨Póngase su propia máscara de oxígeno antes de ayudar al prójimo¨. En oportunidades, en vez de ayudar a las naciones en conflicto, Estados Unidos debería priorizar su situación y ayudarse así mismo.  

El conflicto entre ambas naciones, Ucrania y Rusia, escaló por la falta de acción de Europa. No es un problema actual. Los desacuerdos iniciaron por la disputa de uso un gasoducto, territorialidad en el mar báltico y la pretensión de Ucrania de ingresar a la OTAN.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, es el matón de Europa. Las sanciones económicas solo estrangularán la economía mundial. Si bien antes del ataque las finanzas globales ya estaban bajo presión, ahora las repercusiones de las sanciones sacuden los mercados y surte efectos en la inflación, especialmente a partir de la industria energética.

Los expertos económicos señalan que al menos, por ahora y en términos generales, los efectos son relativamente leves, pero dependerá en gran medida de la prolongación del conflicto. 

Incluso, hasta el momento los precios del gas natural se dispararon un 20% después de que comenzó el ataque a gran escala y ahora están aproximadamente seis veces más altos que a principios de 2021. La crisis del precio del gas está alimentando una inflación más alta y facturas de servicios públicos también al alza.

El aumento de los precios de la gasolina ha causado lo que los economistas llaman «destrucción de la demanda» entre las empresas industriales y el conflicto apenas comienza, cabe esperar cuáles serán las medidas que continuará tomando el gobierno de Biden y cómo afectará a los estadounidense

¿Putin se detendrá ante las sanciones?

Los líderes son padres temporales de sus ciudadanos y no deben ceder ante lo que el ¨niño quiere¨, tienen que tomar decisiones difíciles basadas en lo que es mejor para su gente. Por mucho que simpatice con la Ucrania, lo que estamos haciendo no hará que Putin se detenga.

Los saudíes, Nigeria y los países productores de petróleo prosperarán y Estados Unidos continuará con su ¨huelga de hambre¨. Es más, si ahorra unos cuantos dólares, invierta en petróleo y use las ganancias para ayudar a reconstruir una escuela en Kiev.

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta