Continúan las protestas en Panamá pese a los acuerdos con el Gobierno

El alto costo de la gasolina detonó el descontento de la población

Desde hace tres semanas, Panamá enfrenta las mayores protestas sociales en décadas, cuyo catalizador fue el creciente aumento de los precios de los combustibles y de los alimentos. 

A medida que se prolonga el descontento en las calles se suman otros reclamos, como los altos costos de los medicamentos y los bajos salarios en un país con alta desigualdad, según estadísticas.

El precio del galón de gasolina se disparó alrededor de un 40%, según las estimaciones oficiales y del mercado. Un galón de gasolina llegó a pagarse en casi seis dólares a inicios de mes.

El presidente Laurentino Cortizo anunció inicialmente el congelamiento de la gasolina en 3,95 dólares a toda la ciudadanía, que luego bajó a 3,25 como parte de un acuerdo con dirigentes, quienes horas después rompieron lo consensuado. También, anunció medidas de “austeridad” en el gasto e informó de sus esfuerzos para hacer más accesibles una serie de medicamentos.

El gobierno atribuye particularmente el alza histórica de los combustibles a la guerra de Rusia y Ucrania, aunque los analistas sostienen que la economía en general ya venía con problemas desde mucho antes.

“Todo eso ocurre luego de una historia económica no muy buena antes de la década del 2020”, señaló el analista y sociólogo Danilo Toro a la AP. “Juntando todo con un mal manejo en lo político lleva a un aumento enorme de las necesidades sociales insatisfechas”.

 

Con información de AP

Deja una respuesta