¿Cómo reacciona el cuerpo ante las vacunas anticovid?

Los mecanismos de defensa de los anticuerpos cumplen una labor indispensable para prevenir el virus

El objetivo de las vacunas es el de crear una respuesta inmune para que el cuerpo pueda combatir un virus a futuro. Las vacunas para enfrentar la COVID-19 puede ayudar a desarrollar una inmunidad al SARS-CoV-2 sin enfermarte.

¿Cómo actúan los distintos tipos de vacunas contra la COVID-19?

En un video publicado en la red social Instagram hecha por el usuario @askkentay, explicó cómo funcionan las vacunas Sinovac, pero el concepto de función de los anticuerpos y la reacción con el organismo inmunológico es aplicable para todas las dosis contra el coronavirus.

Existen vacunas que usan un virus entero para hacer que el sistema inmunológico responda, mientras que otras usan partes del virus o del material genético que proporciona instrucciones para producir proteínas específicas en la enfermedad.

La mayor parte de las vacunas tienen una estructura con forma de espigas en la superficie del virus llamada Proteína S, la cual ayuda a que el virus ingrese a las células e inicie la infección.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Ask Ken Tay (@askkentay)

Fabricantes se encuentran trabajando en crear distintos tipos de vacunas. Las principales dosis contra la COVID-19 que se encuentran en EE.UU o en ensayos clínicos importantes son los siguientes:

  • Vacuna de ARN mensajero (ARNm): Esta utiliza ARNm modificado genéticamente para brindar a las células indicaciones sobre cómo producir una parte inofensiva de la proteína S encontrada en la superficie del virus de la COVID-19. Luego de la vacunación, las células inmunitarias empiezan un proceso de producción de las partes de las proteínas S y se muestran en la superficie de las celular, lo cual hace que se produzcan anticuerpos, y si una persona se infecta, estos anticuerpos combatirán el virus.
  • Vacuna basada en un vector: En esta vacuna, el material genético de la COVID-19 se adentra en un tipo de virus diferente debilitado, como el adenovirus. Este virus debilitado sirve como sistema de entrega y cuando el vector viral ingresa a las células, entrega un material genético que brinda instrucciones a las células para realizar copas de la proteína S. Una vez mostrada esta proteína en la superficie, el sistema inmunitario responde creando anticuerpos y glóbulos blancos en defensa, lo que hace que, si una persona se infecta, sus anticuerpos lo combatirán. Estas vacunas no hacen que la persona se infecte con COVID-19.
  • Vacunas de subunidades proteicas: Solo tienen las partes de un virus que estimulan mejor al sistema inmunitario. Estas vacunas tienen proteínas S inofensivas. Una vez que el sistema inmunitario reconoce las proteínas S, se crean anticuerpos y glóbulos blancos de defensa.

Así responde el cuerpo

El patógeno es un virus, bacteria, parásito u hongo que pueda causar enfermedades, cada uno de estos tiene varias partes, exclusivas de un patógeno específico y de la enfermedad que causa.

La parte del patógeno que genera la formación de anticuerpos se llama antígeno. Los anticuerpos se producen en respuesta al antígeno del patógeno, y son una parte importante del sistema inmunitario. Son una especie de “soldados” del sistema de defensa del cuerpo humano.

Los anticuerpos del sistema inmunitario están entrenados para reconocer un antígeno específico. El cuerpo tiene miles de anticuerpos diferentes. Cuando el cuerpo humano se expone a un antígeno por primera vez, el sistema inmunitario necesita tiempo para responder y producir anticuerpos en ese antígeno, mientras que la persona se vuelve vulnerable a la enfermedad.

Cuando se producen los anticuerpos del antígeno, estos funcionan con el resto del sistema inmunitario para destruir el patógeno y frenar la enfermedad. Los anticuerpos que protegen contra un patógeno específico, no protegen contra otro, al menos que dos patógenos sean muy similares.

La ayuda de las vacunas

Las vacunas tienen partes inactivas de un organismo (antígeno) que provoca la respuesta inmunitaria en el cuerpo. Aunque, las más recientes tienen instrucciones para producir antígenos, en lugar del antígeno en sí mismo

A pesar de que la vacuna contenga las instrucciones para que el cuerpo lo produzca, esta versión atenuada no provocará la enfermedad en la persona vacunada, pero inducirá al sistema inmunitario a responder como lo hubiese hecho en su primera reacción ante el patógeno real.

Incluso, algunas requieren administras múltiples dosis en un espacio de semanas o meses. Esto es necesario para hacer posible la producción de anticuerpos de larga vida y el desarrollo de células de memoria. Es así como el cuerpo se prepara para combatir un organismo específico que causa la enfermedad y recuerda el patógeno para combatirlo si es preciso en un futuro.

Con información de Infobae

Lea también –  ¿Cómo distribuirá EE.UU 55 millones de vacunas mediante el Covax?

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta