Comisión exculpa a Guaidó de la presunta corrupción en Monómeros

El informe indicó que el funcionario estaba de "manos atadas" para tomar medidas

Una comisión de la contraloría de la Asamblea Nacional, electa en 2015, exime de culpa al líder opositor Juan Guaidó de la presunta corrupción de la empresa Monómeros Colombo Venezolanos y apunta directamente la responsabilidad al gerente de la firma.

Con siete votos a favor, la comisión aprobó un informe que aborda los presuntos hechos de corrupción en Monómeros y Pequiven desde que los funcionarios opositores se hicieran cargo de las empresas desde 2019.

El documento exculpa a Guaidó por considerar que el funcionario estaba de “manos atadas” para tomar las medidas correspondientes en Monómeros, por factores políticos.

La comisión de contraloría había acordado, en junio pasado, solicitarle a Guaidó la destitución de la directiva de Monómeros, encabezada por Guillermo Rodríguez Laprea.

La "responsabilidad política" se la atribuyen al gerente general de la firma

El documento aprobado este jueves “declara la responsabilidad política en los hechos irregulares” de Monómeros sobre su gerente general. Lo acusa de haber presuntamente ocultado información al Parlamento de 2015 “con el propósito de que se conozca la verdad sobre la contratación” de la empresa LyonStreet.

Rodríguez habría propuesto “un negocio jurídico” a Monómeros donde “corría el riesgo de una toma, no hostil, sino sutil”, y que el procurador especial del gobierno interino de Guaidó, Enrique Sánchez, consideraba “innecesaria”, de acuerdo con su comparecencia ante la comisión, reza el informe, de 47 páginas.

Los legisladores opositores determinaron que el acuerdo de colaboración empresarial entre Monómeros y LyonStreet, transfería por 15 años las competencias del activo venezolano a esa compañía panameña.

Según el informe, el reparto de beneficios y utilidades era de 40% para Monómeros y 60% para la empresa contratada.

Los parlamentarios recomendaron declarar además la responsabilidad política y “destitución inmediata” de la presidenta de la junta administradora ad hoc de Pequiven, Diana Bracho, porque “no atendió la responsabilidad que su alto cargo le impone, de velar por el buen funcionamiento y la transparencia en el desempeño de la Junta Directiva de Monómeros, filial de Pequiven”.

Según la versión de los miembros de la comisión contralora, Bracho habría hecho “caso omiso” a cuatro oficios despachados por Guaidó para que se tomaran medidas para la reestructuración de la empresa venezolana.

Las recomendaciones del informe

El informe, que se remitirá a Guaidó y a la directiva del Parlamento, promueve la “estructuración total” de Monómeros y realizar una “auditoría interna”.

Esas medidas también servirán para detener “la descomunal campaña de desprestigio que tiene su soporte y su justificación en funcionarios que han debido ser removidos de sus cargos”, remarca el documento legislativo.

Ese informe también se remitirá a la Superintendencia de Supersociedades de Colombia, que el año pasado decidió intervenir Monómeros.

Una nota de prensa permitió saber que los siete diputados participantes en la reunión de este jueves de la comisión contralora votaron a favor del informe, mientras que sus otros cinco integrantes estaban “ausentes”.

Se calcula que Monómeros cubre cerca de 50% del mercado de fertilizantes en Colombia y abastece especialmente a los productores de papa, café y palma. Es considerado el segundo activo más importante de Venezuela en el extranjero.

VOA

Deja una respuesta