Claves del conflicto entre Kosovo y Serbia

La tensión ha incrementado en los últimos días

Aunque la guerra culminó hace más de 20 años, la tensión aún continúa entre Kosovo y Serbia. La última chispa que encendió el conflicto se debió a una nueva medida kosovar, que entró en vigencia este lunes, sobre documentos de identidad y matrículas.

Aquellos que entren en el país desde Serbia, tendrán que cambiar sus documentos de identidad serbios por documentos de identidad emitidos por Pristina válidos durante tres meses. El Gobierno de Kosovo ha decidido aplazar por un mes, hasta el 1 de septiembre, la aplicación de la prohibición.

Desde el domingo pasado, se han iniciado una serie de enfrentamientos entre Kosovo y Serbia con bloqueos de los pasos fronterizos y carreteras a pocas horas del previsto comienzo de la prohibición de documentos y matrículas serbias.

Los serbios, que se oponen a las nuevas medidas, instalaron barricadas en las carreteras que llevan de Mitrovica, donde son mayoría, hacia esos dos pasos fronterizos.

Entretanto, Serbia y Kosovo se acusaron mutuamente de intentos de desestabilizar la región.

Según las nuevas medidas, las personas que entren en Kosovo con carnés de identidad serbios recibirán un documento temporal kosovar válido durante 90 días. Además, las matrículas emitidas por Serbia para ciudades kosovares de mayoría serbia tendrán que ser sustituidas por las oficiales de Kosovo.

El conflicto entre ambas partes tuvo comienzo en septiembre de 2021, cuando Kosovo ordenó que todos los conductores que entraran en el país desde Serbia utilizaran matrículas provisionales válidas durante 60 días, una medida que ya estaba en vigor para los conductores que entraran en Serbia desde Kosovo desde 2008.

La postura de la OTAN

La Fuerza de la OTAN para Kosovo (KFOR) es una fuerza militar multinacional que entró en Kosovo el 12 de junio de 1999, dos días después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobara la resolución 1244 con el objetivo de mantener el orden y la seguridad en Kosovo, mantener los puntos acordados en el acuerdo de paz y dar asistencia al programa de la misión de la ONU en Kosovo (UNMIK).

Este domingo a última hora anunció que «está preparada para intervenir» en el caso de que se ponga en peligro la estabilidad del norte de Kosovo, después de que se iniciaran las confrontaciones.

«La KFOR tomará todas las medidas necesarias para mantener un entorno seguro en Kosovo en todo momento, de acuerdo con su mandato de la ONU», ha hecho saber en un comunicado en su cuenta de Twitter.

Con información de El Periódico

Deja una respuesta