Cinco claves de la propuesta de Venezuela para reestructurar su deuda externa

Cinco claves de la propuesta de Venezuela para reestructurar su deuda externa

Los pagos de intereses que Venezuela propuso interrumpir fueron emitidos por el ministerio de Finanzas, Pdvsa y la Electricidad de Caracas

Agobiada por una crisis sin precedentes, Venezuela propuso a los tenedores de bonos de la república y de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) “interrumpir” el pago de los intereses y los capitales, una acción que, en la práctica, implica una reestructuración de la deuda.

A continuación, cinco claves de esta propuesta:

1.- ¿QUÉ EMPRESAS O INSTITUCIONES EMITIERON LOS BONOS?

Los pagos de intereses que Venezuela propuso interrumpir fueron emitidos por el Ministerio de Finanzas, PDVSA y la Electricidad de Caracas. Las últimas dos son empresas que maneja el Estado.

El Gobierno venezolano ha dicho que las sanciones de Estados Unidos contra sus funcionarios, empresas públicas y su sistema financiero le han impedido cumplir con las obligaciones y que la propuesta de interrupción de pagos de intereses “protege” a los inversores.

Pero el economista venezolano Jesús Casique dijo a Efe que el país sudamericano no ha cancelado sus compromisos, no por las sanciones, aunque afectan en cierta medida, sino “por (la disminución del) flujo de caja, afectado por la caída de la producción (petrolera)”.

“Estamos produciendo escasamente 367.000 barriles diarios (de petróleo), o sea, esa caída vertiginosa, ese efecto tobogán, ha afectado al ‘cash flow’ de las finanzas públicas del país” y afectado los pagos de los intereses, añadió.

 

¿Cuáles son las condiciones de la propuesta?

De acuerdo con la información que divulgó el Gobierno de Nicolás Maduro, los tenedores de bonos tendrán hasta el próximo 13 de octubre para aceptar la propuesta, a la que deben acogerse mediante una comunicación oficial dirigida a las autoridades venezolanas, en caso de asumirla.

La propuesta solo se hará efectiva si el 75 % de los tenedores de la serie de bonos de cada uno de los tres emisores -es decir, el 75 % de los bonistas de cada emisor- la aceptan y, además, cesan o evitan hacer reclamos judiciales por incumplimiento de obligaciones.

Al respecto, Casique apuntó que en una renegociación de deuda están implícitas otras condiciones, como “disminuir el monto” de capital y manejar plazos largos, dos circunstancias a las que el Gobierno de Nicolás Maduro no se refirió al anunciar la propuesta de interrupción.

 

¿Está Venezuela en la práctica en suspensión de pagos?

Según Casique, en la práctica, Venezuela está en suspensión de pagos desde 2017, cuando cumplió, por última vez, con las obligaciones de los bonos -por más de 1.121 millones de dólares- esperando acceder a nueva financiación y reestructurar los pagos de obligaciones que vencen en 2020.

“El ‘default’ de Venezuela está en el orden de los 22.000-23.000 millones de dólares”, dijo a Efe el experto, antes de apuntar que la “deuda consolidada” del país asciende a 175.000 millones de dólares, un monto que equivale al 178 % del PIB venezolano, si se atiende a la cifra que reporta el FMI para este indicador en el país sudamericano: 62.921 millones de dólares.

 

¿Impactan las sanciones de EE.UU?

“Obviamente, las sanciones han afectado a todos los venezolanos”, dijo Casique.

Pero las sanciones, aclaró, entorpecen el proceso de reestructuración de la deuda y el acceso a nuevos créditos, y no son responsables de que Venezuela esté -en la práctica- en suspensión de pagos.

“Venezuela viene atravesando por ciclos de contracción económica antes de las sanciones. Las sanciones empezaron en 2017, y Venezuela viene arrastrando caída del PIB desde 2013”, explicó.

Sin embargo, insistió, el país enfrentará complicaciones para reestructurar la deuda, puesto que los tenedores necesitarán una autorización especial de la OFAC para entrar a las negociaciones.

¿Podrá Venezuela renegociar su deuda?

Para Casique, la reestructuración de la deuda tiene un componente político que dificulta las negociaciones, aunque no las hace imposibles.

“Es un tema político”, aseguró. “Tiene que pasar por las cortes internacionales, por la OFAC, es un tema netamente político, pasa por los acuerdos y negociaciones a los que llegue el Gobierno central (venezolano) con el Gobierno de Estados Unidos”, dijo.

En ese sentido, señaló que Venezuela tendría que hacer algunas concesiones, como publicar las cifras macroeconómicas, que hace mucho no difunde.

Redactor Venepress
venepress.com
Públicado: miércoles, 23/09/2020 - 08:40 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *