Chevron busca negociar un nuevo contrato con Venezuela para aumentar la producción petrolera

De concretarse, la acción representaría un cambio importante

Chevron quiere más control sobre el petróleo que se produce en Venezuela, una medida que ayudaría al perforador a aumentar la producción y recuperar la deuda si Estados Unidos suaviza las sanciones en medio de la crisis mundial de combustible.

Según reseña Bloomberg, fuentes familiarizadas con el tema afirmaron que el gigante energético busca hacerse cargo de la producción, el envío y las ventas de su crudo venezolano.

Incluso, Javier La Rosa, presidente de operaciones de Chevron en el país latinoamericano, y el ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, se reúnen desde fines de mayo para negociar un nuevo contrato, dijeron las personas.

Si la propuesta se concreta, Chevron tomaría la iniciativa de todas las facetas de operación de las empresas conjuntas con la estatal venezolana (Pdvsa), lo que representaría un cambio importante.

Así, Chevron, con sede en San Ramón (California, Estados Unidos), negociaría con proveedores e importadores y manejaría el financiamiento, enviando el pago final a Pdvsa a través del Banco Central de Venezuela (BCV), afirmaron.

Impulso de la producción de crudo

Ray Fohr, un portavoz de Chevron afirmó que la compañía no contesta rumores, aunque alego que son “una presencia constructiva en Venezuela, donde tenemos inversiones dedicadas y una gran fuerza laboral que depende de nuestra presencia”.

Renovar el contrato dejaría a Chevron preparada para impulsar la producción rápidamente si Estados Unidos suaviza las sanciones contra el petróleo venezolano y le permitiría recuperar el dinero que Pdvsa le debe.

Si Chevron llega a un acuerdo con Venezuela y la Administración del presidente estadounidense Joe Biden levanta las sanciones, la perforadora podría aumentar la cantidad que bombea a alrededor de 200.000 barriles por día (bpd) en seis meses desde los 150.000 actuales, según una de las personas. La refinería Pascagoula del gigante petrolero en Mississippi (Estados Unidos) fue diseñada para funcionar con crudo pesado de Venezuela.

Bloomberg

Deja una respuesta