Así resuelvo en pandemia: un agricultor

Así resuelvo en pandemia: un agricultor

Un gritense de 36 años cuenta cómo hace para llevar adelante su vida con su familia y su trabajo en estos tiempos agitados de crisis económica y de salud

Sergio Pérez Escalante, de 36 años, agricultor y comerciante de La Grita, a 871 km de Caracas, considerada la capital suplente del estado Táchira.

Tiene unos siete años viniendo a Caracas, cada semana, para traer verduras, frutas y hortalizas a la urbanización Juan Pablo Segundo, donde monta su pequeño mercado al aire libre, un lugar en el que la gente le saluda con cordialidad porque “ya me consideran de la familia, como otro vecino más”.

Pérez Escalante dice satisfecho y contento que la comunidad “me trata bien”.

Una parte de esas fresas, duraznos, cebollas y tomates los cultiva en la finca de La Grita Los Escalante, que pertenece a la familia desde tiempos ancestrales.

La familia

Su familia está integrada por ocho personas, y a Caracas se vienen seis primos para atender el negocio que no solo es el cultivo sino también el comercio. Trae semanalmente 12 personas consigo en dos camiones. Los demás, madre y tíos se quedan en la finca.

Empresa familiar de ocho integrantes que se mantienen con el trabajo de Sergio y los primos.

“Trabajábamos el campo hasta que conseguimos la forma de traer los rubros directamente a Caracas. Lo hicimos con el esfuerzo propio y privado”.

Sergio Pérez se viene cada semana a Caracas desde La Grita, trayecto que le toma por la vía normal unas 26 horas, si no hay inconvenientes.

Se vienen dos camiones con el producto de sus propios cultivos y otra parte con lo que le compran a otros pequeños agricultores de la zona tachirense, que así obtienen sustento sin tener necesidad de venir a las ciudades.

"Nos venimos el martes por la noche desde La Grita, llegamos el miércoles a Caracas y retornamos el sábado por la tarde"

Sergio Pérez Escalante

El bienestar para todos

La labor de estos venezolanos hace posible también que las urbes de Venezuela obtengan mercancía fresca todas las semanas.

La familia produce Cilantro, berenjena, vainita, otros vegetales y rubros en las tierras de la madre y los abuelos . Y lo que no producen lo compran en Táchira y un poco en Mérida. Esto lo hacen en grandes mercados al aire libre que se instalan los domingos cerca de los sembradíos del interior de los estados.

Sus problemas primordiales son la inflación, la pandemia y la escasez de combustible que dificulta venir a Caracas.

¿Cómo lo resuelve?

Con los precios no tiene otra forma que ajustar los suyos también.

“El dólar pa´rriba y el bolívar cada día pierde valor. Con la pandemia también acarrea muchas cosas, las autoridades joden mucho y hay muchos problemas para poder llegar hasta aquí”.

Con la pandemia no le queda más que cubrirse todos con el tapabocas y estar pendientes para cuidarse. Le aterra contraer el virus y que no pueda trabajar más. Pero tiene que estar activo: “no me puedo parar”.

No se consigue el combustible por lo que hay que pagarlo en dólares para surtir a los dos camiones.

Lo que hay que hacer para mantenerse

Cuando se le comenta qué debe hacer el venezolano para enfrentar los ingentes problemas que está teniendo el país, Sergio responde:

“Tener paciencia y esperar que algo bueno pase, que venga un cambio”.

Sergio se lamenta porque no puede pasar más tiempo con su familia.

Tiene dos hijas, una de 16 años y otra de cuatro meses. La adolescente está ya por entrar a la universidad de Los Andes aunque, debido a los problemas que existen hoy, aun no decide qué estudiará.

"En realidad vivimos más en la carretera y en Juan Pablo II, donde vendemos los alimentos. Paso dos días a la semana en La Grita, cuando mucho"

Sergio Pérez Escalante

Internet satelital

En Los Escalante tienen el servicio de internet satelital, que Sergio llama “wifi colombiano” porque lo contratan con una empresa de ese país. “Funciona como las antenas de directTV, por satélite. Así la familia, desde la lejanía del campo, mantiene esa importante vía de acceso al mundo exterior.

¿Cómo enfrenta ud los problemas que tiene el país?

-Se hace un poco difícil enfrentarlos porque primero está la corrupción, que hasta se ve en los bomberos. Hay que pagarles si no, hay que bajarles un saco de verduras. Hay que buscar muchas formas sobre cómo voltear todo para que esté a favor de uno. Para poder surtir combustible e ir sorteando este problema de la pandemia.

-¿Cómo definiría usted a Venezuela hoy?

"Venezuela es grande en todo, sus terrenos son fértiles. Todo está para que sea un país grande y próspero, pero está frenado"

Sergio Pérez Escalante
Carlos Subero
Periodista
Públicado: viernes, 18/09/2020 - 02:10 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *