Asfixiar partidos opositores, estocada del chavismo

Asfixiar partidos opositores, estocada del chavismo

Con una Ley de Procesos Electorales el gobierno ha hecho y desecho la partida a su conveniencia

En una nueva movida del tablero político el madurismo parece haber dado jaque mate a la oposición con el arrebato de los prinicipales partidos políticos de oposición a sus legítimas directivas para ponerlas al servicio de funcionarios de dudosa credibilidad.

"Nadie se dio cuenta pero el día que eliminaron a los partidos políticos fue el día que los convirtieron en: asociaciones con fines de políticos"

Abogada Thays Peñalver

Hoy, frente al reto de las parlamentarias, el oficialismo da la que podría ser como la última estocada a la alternativa democrática para -con una oposición a la medida- coronarse con la mayoría absoluta de la Asamblea Nacional. 

Expertos

En exclusiva para Venepress, el analista político, Aníbal Sánchez, sostuvo que las acciones del gobierno en contra de los partidos opositores son parte de una estrategia para lucrarse del futuro de sus adversarios, argumentado sus interpretaciones en falta de sustancias para que el equipo opositor cumpla con sus funciones.  

A su juicio, esto ya se veía venir y aún más desde 2016, cuando la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se llevó la mayoría de los escaños en el Parlamento. Con ello, expuso que les recomendó a esta entidad convertirse en un “partido ordinario” a través del cumplimiento de todos los reglamentes, pero lo dejaron ser “un foro político”

“La interpretación de la no doble militancia dejaba en jaque mate la MUD”

Sánchez resaltó que su foco fue solo de reformas sin un trámite administrativo; lo que hizo que “perdieran el tiempo”, lo que provocó que en 2017 la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y la sentencia del TSJ no los dejará estar en los comicios regionales, y por falta de participación, en 2018 se da su inhabilitación y la disolución judicial de la MUD.  

Por su parte, el politólogo Ricardo Sucre, precisó que las coyunturas de los partidos opositores son causadas en gran parte por la administración de Nicolás Maduro; sin embargo,  la oposición no posee una unión sustentable de partidos.

Se tiene un “gobierno autoritario” que influye en sus dirigentes, está el secuestro de las tarjetas, lo que produce que a un partido diferente al Partido Socialista Unido de Venezuela  (PSUV), se le complique el camino

Ley Orgánica de Procesos Electorales

Todo se rige por el poder incrementado desde el oficialismo en partidas  a su favor sin que se puedan incurrir en ir en su contra, porque en cada momento que se siente la amenaza será razón suficiente para ir en su contra.

Para el año 1945 se realizó una reforma con la intención de impedir la ventaja que tenían los candidatos que competían en circunscripciones pequeñas, y que aumentaba sus posibilidades de ganar en la parte proporcional de la elección, reza el documento de Natalia Brandler sobre: “Reforma Electoral y  Fragmentación Política: El Caso Venezuela”.

Circunscripciones uninominales de las elecciones de 1992 y 1995 fueron diseñadas para responder a los intereses partidistas del control en el territorio electoral

Posteriormente en 1992 se introdujo por primera vez la elección de concejales y con la Ley Orgánica Electoral, el Consejo Nacional Electoral (CNE) decidiría el número de circunscripciones uninominales en cada municipio multiplicando el número total de escaños a conejal.

Tres años después, se utilizó la reforma con la intención de impedir la ventaja de aquellos que tenían los candidatos que competían en las circunscripciones con más población en relación a los que competían en circunscripciones pequeñas.

En 1992 y 1995 se da la posibilidad de quien compitiera por el cargo Ejecutivo podría ser apoyado no solo por su partido, sino por otros también, reflejado en la boleta electoral

Para 1999 Venezuela tiene un sistema electoral presidencialista y un Congreso bicameral, hoy en día conocido como la Asamblea Nacional y unicameral. También se construye en el TSJ una Sala Electoral (artículo 262) a la cual se le atribuyó la jurisdicción contenciosa – electoral (artículo 297) que se configura como una jurisdicción contencioso-administrativa especialista en materia electoral.  

Tras el paso de una década, se crea la Ley Orgánica de Procesos Electorales (2009), al año siguiente, se aprueba la Ley de Partidos Políticos,  luego de que los partidos opositores lograran la conformación de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). La legislación restringe las fuentes de financiamiento de los partidos, lo que  impacto en todos aquellos que no forman parte del gobierno en turno.

Cambio de relación entre la cantidad de población el número de representes en el Parlamento, sus miembros tenían que ser conformados por circuitos electorales de acuerdo al índice poblacional.

La Ley de Partidos de 2010 tiene el efecto de restringir a los partidos, además de su financiamiento, busca influenciar el comportamiento de los representantes en la Asamblea Nacional. Además, ya no es necesario que se respeten el carácter no deliberante de las Fuerzas Armadas como se planteó una vez en 1964.

Según José Rafael Maestre Wills en El marco legal venezolano y su efecto en los partidos políticos 1999 – 2015”, el desarrollo del sistema legal desarrollado entre 1999 y 2015, “no proporciona un piso sólido a estas instituciones que son pilares de la democracia”, argumentando que desde 1999 se apuntó hacia y desaparición y las leyes posteriores de alguna forma lo corroboran con la eliminación de espacios representativos en el poder legislativo, variación y manipulación de circuitos electorales.

La asfixia hacia los partidos políticos

El chavismo encasillado en el poder desde el instante en que Hugo Chávez se alzó con el triunfo, luego del año 2002, tras el 11 de abril, encontró la manera no solo de segur sino de poner la partida difícil a cualquier opositor que intentará llevarle la contraria; aún más, cuando al “contrincante” se le percibía una cierta ventaja.

Su lista negra comenzó tras el miedo a un frade de comicios con la abstención en 2005 de la oposición; un punto a su favor que para la otra parte desató sus propios conflictos internos.

Dentro de este orden de ideas, se nombran fragmentaciones, inhabilitaciones, criminalización y distintas acusaciones que han repercutido en los partidos políticos de la oposición.

Del chavismo surgen las contradicciones y su fragmentación

Comenzando con Por la Democracia Social, mejor conocido por Podemos, que con las regionales de 2004 surge el apoyo con las fuerzas seguidoras de Chávez y consiguiendo gobernaciones de Sucre y Aragua, además de alcaldías y 15 escaños en la Asamblea Nacional.  Pero en 2006, en las presidenciales proponen a Ismael García como candidato y aunque indicaron que “no dejarían de apoyar a Chávez”, se encontraban en la búsqueda de cierta independencia partidista.

Ante esto, el gobierno comenzó con la negativa de los directos del partido para aliarse al PSUV, a lo que García anunció tal apoyo pero no concordaba con las decisiones presidenciales y al afirmar estar en desacuerdo con varios artículos del Proyecto de Reforma Constitucional, Podemos se inscribió en opción del “No” ante el CNE, marcando la fractura con el chavismo; y no fue hasta junio de 2012 cuando el TSJ la designó en un ajunta ad hoc.

Familia de Chávez era de tradición copeyana

Otro en la lista es COPEI que para 2015 fue intervenido por órdenes del TSJ debido a conflictos internos “solicitando por su entonces presidente, Roberto Enríquez”; momento, en que el partido pierde gran parte de su militancia, expulsado de la Mesa de la Unidad al igual que sus candidatos por problemas con la junta ad hoc, impuesta por el TSJ.

Para 2019 fue desjudicializado gracias a las diligencias efectuadas por la Dirección Política Nacional designada por la Asamblea Nacional Socialcristiana el 27 de marzo de 2019 presidida por Mercedes Malavé.

Inhabilitación y disolución judicial que viola la Ley de Partidos Políticos

Con la fuerza que tomó estando en frente Henrique Capriles Radoski, la MUD, una vez que logró dos tercios de los escaños del Parlamento, ventaja por encima del oficialismo, en 2016 sufrió la cacería pro parte del TSJ, mediante la renovación de los partidos, buscando de alguna manera la inhabilitación de los 29 partidos que formaban la “Alianza Opositora”.

El ente oficialista, tras haber transcurrido el proceso de municipales por medio de la ANC, ordenó a Voluntad Popular (VP), Acción Democrática (AD), Primero Justicia, Partido Unión y Entendimiento Nacional (Puente) y la MUD a un nuevo proceso de legitimación. No obstante, a esta última se le impide este hecho por un supuesto fraude en la recolección de firmas para activar un referendo revocatorio. VP y Puente deciden no participar en este nuevo evento de renovación al considerarlo ilegal, por lo que solo asiste PJ y AD.  

De 67 partidos políticos registrados en el CNE para el 2016, en febrero de 2018 sobreviven 17 de los cuales 12 son oficialistas

En 2018 el TSJ ordenó al CNE excluir a la alianza de la MUD a través de la sentencia N° 53, porque “permitir la validación de la tarjeta unitaria de la MUD va en contra abiertamente de la prohibición de la doble militancia”. Otro motivo fue a la abstinencia de participación en una elección (presidenciales mayo 2018); una opción que va contradice a los artículos 16 y 27 de la Ley de los Partidos, los cuales establecen que las organizaciones serán canceladas “cuando hayan dejado de participar en las elecciones en dos períodos constitucionales sucesivos” o no hayan obtenido el 1% de los votos emitidos en un evento electoral.

Invalidez y ahora acusas de terrorismo criminalización

Para 2015 nueve diputados de VP fueron objeto de impugnación ante el TSJ por “obtener votos de manera fraudulenta”. Después, emitió una sentencia que dejó sin efecto la juramentación de su represente en la Región Sur.

Siendo el frente de la oposición, una ve con Leopoldo López y ahora con Juan Guaidó, el gabinete de Nicolás Maduro, acusó a VP de una organización “terrorista”.

De este modo la Sala Constitucional se declaró incompetente pata reconocer dicha afirmación y declinó  su conocimiento ante el TSJ argumentándose en los artículos 31 y 32 de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo.

Arrebato de la Junta Directiva

Por su parte, PJ además de estar en la lista del TSJ,  acusado tanto por opositores como oficialista, a inicios de 2020 sufrió un asalto por sus dirigente José Brito y Conrado Pérez, quienes acudieron al TSJ para que anularán su expulsión de PJ y se designará una nueva junta directiva provisional.

Y sí que se llevó a cabo su petición pero con ciertas modalidades. El TSJ decidió suspender el frente del partido decretando medida cautelar de tutela constitucional para dicha acción mediante una junta Ad Hoc, para llevar adelante el proceso de reestructuración que estará encabezado por José Brito.

Desde el interior de los partidos

Acción Democrática no es más que otra pieza del tablero, aunque han buscado la manera de permanecer en línea, el TSJ le arrebató recientemente el control a su juta directiva encabezada por el opositor Henry Ramos Allup.

Es importante añadir que AD es uno de los partidos más reconocido y que le ha dado más dolor de cabeza al gobierno. Desde 1941 de su fundación,  perdió popularidad con la llegada del chavismo.

El acto más reciente de este último deja inhabilitada a la tarjeta de AD.

¿Cuáles son los partidos que quedan?

Las 21 organizaciones políticas nacionales vigentes en el CNE al inicio del 2020, son (por sus siglas): PSUV, AP, COPEI, MAS, MOVEV, MEP, Somos Venezuela, MPAPC, ORA, PCV, PODEMOS, PPT, TUPAMARO, UPV, UPP89, El Cambio, CMC, ACEP, FDC, LAPIZ, SPV.

"Destacando que el papel de los partidos políticos en el sistema democrático, es ser enlace entre el Estado y la sociedad civil, producto a la democracia representativa que permite a la sociedad civil participar en las decisiones de Estado. Los partidos políticos nacen para representar a distintos sectores de la sociedad y que por medio de elecciones permiten que la sociedad civil participe en la conducción de la sociedad a través del poder en el Estado"

CEPAZ

Lo peor que se puede hacer es judicializar un partido “ad hoc”

Con una nueva designación del CNE aumentan  las probabilidades de que se realicen las elecciones parlamentarias en este 2020; pero ¿realmente la oposición asistirá, de qué manera?

Para Sánchez se debería hacer una “visión en conjunto” para entender la jugada del gabinete madurista; un hecho que podrían realizarla en complemento de los partidos políticos; tomando en cuenta la inhabilitación de los grandes.

G4 como última opción

Al respecto del G4, Sucre indicó que estos paridos sociológicamente se pueden definir de esta manera, porque representa un blindaje de la sociedad; pero desde el punto de vista estructural “no lo son”, por sus descuidos en “aspecto electoral en la sociedad”, por una “estrategia insurreccional”.

En su opinión, si deciden participar (sea cual sea el partido opositor), tiene que estar alerta del TSJ, la contralaría y la fiscalía, porque podría seguir aplicando acciones en su contra; por lo que, al momento de dar un paso adelante, deberán sentare en “una estrategia de mucho realismo político”.

Cabe acotar que Maduro, a pesar de las inhabilitaciones mediante el TSJ y sus advertencia en contra de todo partido en su contra, aseveró que se realizan comicios sobre las parlamentarias, indicando que las personalidades de Juan Guaidó, Henry Ramos Allup y Julio Borges “destruyeron” la oposición”.

Bethania García
Periodista
Públicado: jueves, 18/06/2020 - 12:55 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *