Asalto al Congreso de Estados Unidos: Se veía venir…

Asalto al Congreso de Estados Unidos: Se veía venir…

La institucionalidad también se sostiene en cuanto la ciudadanía respete las leyes y la manera de vivir que de ellas emanan así.

Los Estados Unidos desde sus inicios han sido sumamente exitosos en proclamar la supremacía de sus instituciones en varias áreas de la vida colectiva.

Y por supuesto que en términos generales, el mundo y la ciudadanía yanqui creen en estas consejas porque hay razones materiales para creer que el mejor y único modelo democrático para el mundo es el que en USA, desde la Constitución de 1787 y a lo largo de sus enmiendas, se ha venido plasmando.

Y en  esa dirección… desde sus inicios ese gran país les pudo ofrecer a los emigrantes que después de sufragar los gastos del pasaje desde Europa… llegaran a cualquiera de las primeras colonias… tierra gratis en abundancia… el mayor tesoro hasta la revolución industrial.

Desde luego que esas tierras tenían si no propietarios… al menos otros seres humanos que las habitaban miles de años antes de la llegada los primeros colonos con su religión que hacía de los indios algo inferior… casi al nivel de las bestias.

Y así poco a poco los europeos fueron conquistando y colonizando todo un espacio continental… tan grande o más que Europa.

Estados Unidos

La mezcla de tierra gratis a quien la quisiera trabajar… un inmenso mercado interno siempre creciente al menos hasta casi nuestros días… y el uso de la tecnología que la sociedad yanqui nunca la vio como maravillas de salón… sino como motor de progreso: ¡Hicieron, junto a la estupidez europea que en el siglo pasado dos veces arrasó con ese continente… que las relativamente pobres e incluso atrasadas colonias británicas… en comparación con las españolas… se convirtieran en un imperio a pesar del aislacionismo de los estadounidenses que nunca han buscado tener colonias propias.

Bien… explicado cómo se llegó al triunfo de Estados Unidos en la guerra contra Hitler y sus aliados… de dónde emergieron esos estadounidenses, abuelos de los actuales, como súper potencia a la cual solo la comunista URSS podía enfrentar… pasó a comentar el bochorno reciente en el Congreso de ese país.

Todo el tinglado de un imperio que se respete se sostiene en cuanto la ciudadanía y los pueblos subyugados e incluso colonizados… acepten la institucionalidad de quienes mandan. Y cuando esta aceptación desaparece… el tinglado cruje.

 Y la institucionalidad también se sostiene en cuanto la ciudadanía respete las leyes y la manera de vivir que de ellas emanan. Es así.

Fuerzas del orden fueron sobrepasadas

Los hindúes veían en imperio británico la fuente de una superioridad que permitía que un solo oficial inglés… con poco armamento y a veces en solitario… ejerciera la ley en distritos tan grandes como un estado venezolano.

Pero cuando ante la invasión japonesa los hindúes dejaron de ver a los ingleses derrotados y sus instituciones cual entidades superiores… comenzó a forjarse la rebelión que llevó a la independencia de La India.

Bien… quizás fue largo pero hay que explicar porque de otra manera no se puede entender que un país cuya sociedad fue considerada hasta hace unas décadas… el faro del mundo… haya elegido un personaje truculento y bandido como Donald Trump cuya última andanza antes de lavarse irresponsablemente las manos… fue provocar una invasión de malandros disfrazados… ¡en el Congreso de ese país que ahora es otro distinto al de los abuelos de los yanquis actuales!

Estados Unidos hace décadas dejó de ser el país donde los diarios se compraban dejando el precio en una bandeja… de donde el comprador tomaba el vuelto si fuese preciso. En el cual las gentes dejaban  las casas sin pasar la llave… o escondían el llavero  bajo el felpudo a la entrada.

Donde los propietarios no cerraban los vehículos e incluso las llaves de encendido nunca se retiraban. Donde mentir fue considerado la peor ofensa penal.

Hasta ese momento en que todo esto más o menos se respetaba y pesar de la brutalidad policial que siempre ha signado la sociedad yanqui… no estaban las fuerzas del orden mejor equipadas que hoy día y muchos crímenes quedaban impunes: Sin embargo igual se vio cómo los malandros disfrazados de Trump sobrepasaron las fuerzas del orden ahora ultra equipadas. 

¿Qué pasó?

Uno de ellos los millones de venezolanos que viven en el exterior y que el CNE “mejor del mundo” nunca ha sacado del REP de las parlamentarias.

Otros riachuelo se formó con la falta de gasolina y de medios de transporte: Un viaje desde Caracas a los Andes ida y vuelta… para votar… costaba entre 50 y 400 dólares dependiendo de la buseta.

Sin dejar de lado la rabia que da la situación de pobreza e incertidumbre que se vive en nuestra patria hoy día.

Todas estas explicaciones son válidas y desde cada una se aportó al inmenso río que fue la abstención que sin embargo carece de brújula y organización.

Pero a mi juicio por encima de todo este domingo flotó la desesperanza ante unas elecciones vendidas como “muy importantes”… y una oferta maleta, engañosa y con olor a naftalina.

Sobre todo hay desesperanza con la política y se está larvando entre los más jóvenes que con toda razón piden salidas a la actual situación… en vez de viejas canciones y remembranzas de un país que ellos no vivieron donde los venezolanos éramos ricos –dicen- pero y por muy incongruente que parezca a más de medio siglo… también hubo guerrillas… y a medio siglo de su derrota tienen quien hoy día las ensalce en vez de pasar la página.

"Es sumamente peligroso lo que acaba de suceder en Estados Unidos"

En Venezuela… embrutecidos por la polarización y las estupideces que declaran los políticos… hay quien piensa que nosotros estamos en mejor posición moral para restregarles a los yanquis el bochorno de este asalto al Congreso… como si no hubiésemos vivido en el siglo XIX nuestra propia versión… liderada por los Monagas quienes eran tan incivilizados como Donald Trump.

Otros, como un tal Gerbasi, venezolano para vergüenza nuestra, piensan que todo fue un montaje chavista… quienes infiltraron hordas… como si nuestro gobierno fuese tan estúpido… o el de Trump también.

Lo cierto es que los yanquis de ahora mienten… se roban diarios… carros y casas… y creen que sus instituciones son corruptas.

Es sumamente peligroso lo que acaba de suceder en Estados Unidos en un momento en el cual el imperio yanqui declina al dejar de ser la fábrica del mundo y abandonar sus valores… mientras el chino se empina.

Cuando ante el bochinche de una Reserva Federal privada… que a diario emite dólares sin respaldo para que no caigan sus bolsas… el armamentismo que pronto traerá media docena de países que estrenarán bombas atómicas… y más… o el irresponsable Trump incitando a una guerra civil: Solo cabe recomendar frialdad ante la pandemia… abrir mercados y esperar a que los líderes de países poderosos… conserven la calma.

Y que Joe Biden tenga el temple para poner preso al tunante que lo precedió en el peor momento de la historia yanqui.

No hacerlo es echarle más leña al fuego del bochinche cuyos malos resultados son predecibles… algo así como el trabajo que se espera del presidente Nicolás Maduro…  en aras del orden: Poner preso al sinvergüenza de Juan Guaió.

Domingo Rangel
Periodista
Públicado: lunes, 11/01/2021 - 12:53 PM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *