Alex Saab: El origen de las investigaciones en su contra

Alex Saab: El origen de las investigaciones en su contra

El empresario detenido logró mover más de 135 millones de dólares a través de importaciones y exportaciones ficticias

Las denuncias del expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez y el Banco de Comercio Exterior (Bancóldex) fueron el origen de las investigaciones de la Fiscalía colombiana contra el presunto testaferro de Nicolás Maduro, Alex Saab, actualmente detenido en Cabo Verde, África.

De acuerdo con el ente investigativo, todo comenzó cuando a Uribe le fue llegando información a su correo electrónico sobre posibles importaciones ficticias entre Ecuador y Venezuela con Saab y su empresa Fondo Global de Construcciones de por medio.

A juicio por lavado de dinero

En una documentación adquirida por el portal web, El Espectador, se deja ver que por años las autoridades han seguido las huellas de Saab. Asimismo, Martha Mancera, vicefiscal, indicó que en diciembre de 2019 se llamó a juicio al empresario por tres delitos, incluidos el del lavado de dinero.

A su vez, Bancóldex lo había denunciado por estafa años previos asegurando que en 2009 el empresario realizó una movida para engañar a la entidad y cobrar el dinero de una factura mintiendo “sobre la veracidad de la operación”.

En la lista se suma la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) que en 2017 emitió un informe a la Fiscalía en la que advertían sobre la incursión de Saab en “investigaciones por presuntas irregularidades de comercio exterior hacia Venezuela”; tras operaciones de una empresa de la que él era representante legal, accionista y miembro de la junta directiva y con la que logró mover más de 135 millones de dólares, a través de “importaciones y exportaciones ficticias.”

Armando.Info vs. Saab

Por otra parte, en Venezuela también le estaba siguiendo la pista y es que en 2018 el portal de Armando.Info reveló que la Administración para el Control de Drogas (DEA), le envío una alerta a la Fiscalía en la que señalaba que tenían conocimiento de “unas personas de descendencia libanesa que se dedican a la creación de empresas las cuales utilizan como fachada para invertir grandes sumas de dinero de dudosa procedencia”. Saab, según la agencia estadounidense, era el “jefe de la organización”.

Fueron 14 alertas en total de presuntas operaciones de lavado de activos por medio de importaciones ficticias.

Cabe acotar que su primera marca en rojo fue con el “crecimiento económico inusual” que tuvo Shatex, liderada por Saab, entre 2007 – 2009 y que para 2010 la empresa dejó de existir materialmente, pero seguía operando. Ese mismo año realizó exportaciones por más de $530 millones que no se declaró y en 2011 se sacó de Colombia $ 2.040 millones a través del mercado cambiario.

Seis años para documentar todo el dinero ilícito de Saab

"Se puede concluir que Shatex le mostraba una realidad financiera y operacional diferente a la DIAN, donde le revelaba unos ingresos menores con el propósito de pagar menos impuestos, en cambio al sector financiero le mostraba unos ingresos superiores para demostrarle que contaba con la capacidad económica suficiente para responder con las obligaciones financieras que pretenden adquirir."

El Espectador
Modus Operandi

El esquema que utilizó Saab y sus socios, según los informes de la Fiscalía, demostraron que entre 2004 y 2008 Shatex hizo compras en el extranjero por poco más de $9.000 pero en los registros de las transferencias se encontró que las divisas «cuadriplicaban» su valor a más de $ 35.248 millones.

Para el fiscal Maritza Chavarro “la empresa Shatex sustentó una salida de dinero al exterior por un valor de $25.304’081.000, bajo el concepto de importaciones anticipadas, las cuales nunca ingresaron al territorio nacional, dando a entender que creó unas importaciones ficticias para sustentar la legalidad de la salida de dineros hacia el exterior”.

Proveedores inexistentes

También se encontró que Saab había ingresado 16 millones de dólares desde Venezuela a Colombia por “reintegro de divisas de exportaciones”, como si le estuvieran pasando por lo que exportó.

La Fiscalía concluyó que el empresario colombiano junto al gerente Julio César Ruiz, el contador Devis José Mendoza y el revisor fiscal, Róbinson Ruiz, ayudaron a “invertir, transformar y administrar bienes dándoles apariencia de legalidad a estos dineros encaminada a ocultar la procedencia ilícita del dinero con el propósito de posteriormente obtener un provecho ilícito con actividades de exportaciones e importaciones ficticias utilizadas”.

El Espectador

Bethania García
Periodista
Públicado: jueves, 18/06/2020 - 11:43 AM
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *