Fernández pierde popularidad a un año de su elección

Fernández pierde popularidad a un año de su elección

La economía es el principal tema argentino. Pero las medidas adoptadas por la pandemia han generado la protesta de diversos sectores

A un año de haber sido electo, a nivel macroeconómico, el gobierno de Fernández logró, con las negociaciones del ministro de Economía, Martín Guzmán, una reestructuración de la deuda y la reapertura del diálogo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), un hito más que positivo en medio de esta crisis. Pero todavía hay una gran incertidumbre sobre si se podrá revertir la presión cambiaria y reactivar la economía. Eso preocupa a todos los argentinos,  según lo ve la columnista Cristina Papaleo.

Pero, de otra parte, la gestión de la pandemia del coronavirus es algo que tiene de cabezas a todos los regímenes del mundo, porque que crisis de ese tipo –que afectan drásticamente la economía- han acabado con la estabilidad de gobiernos que antes lucían muy bien plantados.

 

“Allí comenzó un confinamiento y una cuarentena que el presidente argentino defendió en todo momento para impedir la propagación descontrolada del COVID-19, en un país donde muchos no pueden mantener las más medidas más básicas de higiene debido a una infraestructura sanitaria endeble, a la desigualdad social y a la precarización de la economía, que hace que el coronavirus golpee más a los que menos tienen”.

Cristina Papaleo

La de Fernández es una situación inédita global

“Sin duda, este gobierno está pasando por una situación inédita a nivel global, regional, y a nivel país” a causa de la pandemia, dice el analista político Luis Tonelli, en una entrevista concedida a DW.

Según encuestas la imagen de  Fernández se deteriora.

Por esto, los argentinos se quejan de “la cuarentena más larga del mundo“. Para colmo de males, las medidas contra el COVID-19 han golpeado severamente a diferentes sectores económicos de Argentina.

Por lo demás, las protestas no han faltado. El reclamo es por la pérdida de empleos y la inflación que se devora al peso. Las encuestas reflejan la pérdida de popularidad y el desgaste del mandatario a un año de ser electo, dice El Político.

La caída en la aprobación

Así mismo, la caída en la aprobación del presidente argentino es evidente. Su popularidad es de 43%. Pero la desaprobación es superior y llega al 47%. Esto representa 3 puntos más de desaprobación que lo obtenido en la medición de septiembre. Los datos corresponden a Poliarquía. En abril de 2020, el apoyo a la gestión de Fernández superaba el 80%. Parecía que tenía buen manejo de la pandemia y de la economía. 

Redactor Venepress
venepress.com
Públicado: martes, 27/10/2020 - 10:50 AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *