10 datos sobre la vacuna de Pfizer contra el coronavirus

10 datos sobre la vacuna de Pfizer contra el coronavirus

Podría ser la primera farmacéutica en brindar una cura a la pandemia

El anuncio de que la vacuna de Pfizer y BioNTech tiene una efectividad que supera 90%, sumado al hecho de que este fármaco experimental haya demostrado hasta ahora una seguridad sin fisuras, ha desatado interrogantes a nivel mundial.

La búsqueda de una vacuna contra el coronavirus sigue siendo la prioridad científica del momento, y parece cada vez estar más cercana, aunque los expertos coinciden en recordar que, incluso en el mejor de los casos, aún queda mucho camino por delante. 

vacunación masiva

1.- ¿Cómo funciona la vacuna de Pfizer y qué tan efectiva es?

La vacuna está diseñada para enseñarle al sistema inmune a combatir el coronavirus. Es un nuevo tipo de antídoto llamada ARN, que utiliza un fragmento pequeño del código genético del virus.

Al introducirse al cuerpo, el sistema inmune reconoce al agente externo y comienza a atacarlo.

La vacuna se da en dos dosis, separadas por tres semanas, y datos preliminares sugieren que protege a más de 90% de personas de desarrollar síntomas de COVID-19.

Vale resaltar que no hay vacunas ARN que hayan sido aprobadas para usarse en personas. De igual modo, la inyección será analizada por agencias regulatorias alrededor del mundo, que decidirán si la dosis puede aprobarse para su uso.

2.- ¿Qué falta en los ensayos clínicos?

Datos de Pfizer y BioNTech destacan que la fase 3 culminará cuando se llegue a 164 personas contagiadas con COVID-19 que hayan participado en los estudios.

Después, el biológico pasará a la aprobación de las agencias de medicamentos respectivas en Estados Unidos y Europa, para comenzar una distribución oficial.

3.- ¿Quiénes recibirán primero la vacuna de Pfizer?

Las empresas adelantaron que si todo va bien tienen la capacidad de fabricar 1.300 millones de dosis para fines del próximo año, pero podrían asociarse con otros para incrementar aún más la producción.

En varios países se habla de que los primeros en recibir la vacuna serían los grupos de riesgo; por ejemplo, personas ancianas, ya que la edad es uno de los mayores factores de riesgo de la enfermedad. También se ha planteado que el personal sanitario sea de los primeros grupos en recibirla.

Aún quedan pasos para que la vacuna pueda empezar a distribuirse, pero se sabe que varios países tenían preacuerdos negociados con Pfizer para el suministro de dosis, como en Estados Unidos, Reino Unido y España.

Por ejemplo, Pfizer acordó suministrar a la Unión Europea hasta 300 millones de dosis de su vacuna contra el COVID-19.

Mientras que, en América Latina, países como México, Ecuador y Perú ya comunicaron en su momento sus preacuerdos con Pfizer y otras farmacéuticas desarrolladores de vacunas coronavirus.

4.- ¿Qué problemas de logística plantea?

Las previsiones de un programa de vacunación masiva a corto-medio plazo tendrán que afrontar un colosal problema logístico: para transportar las vacunas de Pfizer será necesario mantener una cadena de frío extrema, a una temperatura de -80ºC. Un condicionante que seguramente implique la utilización de nitrógeno líquido.

Eso representa un reto, pues muchos países y áreas rurales no cuentan con los equipos adecuados para alcanzar esas temperaturas.

El almacenamiento ultrafrío puede ser un obstáculo incluso en los hospitales más sofisticados de Estados Unidos, según explica la agencia Reuters.

"La cadena de frío será uno de los aspectos más desafiantes de la administración de esta vacuna", le dijo a Reuters Amesh Adalja, investigador principal del Centro Johns Hopkins Center para la Seguridad Sanitaria.

5. ¿Dará protección duradera?

Es imposible de saber y solo el tiempo dará las respuestas. Aunque, si la inmunidad no es duradera será necesario vacunarse cada año, de la misma forma que se hace contra la gripe.

Los datos disponibles tampoco mostraron si la protección contra el COVID-19 es igual en todos los grupos de edad. Sin embargo, estudios preliminares sugieren que tanto jóvenes como ancianos generan respuesta inmune.

También habrá personas, como aquellos con un sistema inmune debilitado, que no serán capaces de recibir la vacuna.

6.-. ¿Tendría efectos adversos de larga duración?

No hay nada 100% seguro en medicina. Sin embargo los datos compartidos, de momento, reconfortan. Los ensayos en 43.500 personas no han generado ninguna preocupación de seguridad, aunque sí que se han reportado efectos adversos leves.

Se cree que si hubiese consecuencias peligrosas y comunes por esta vacuna, ya serían visibles.

Aunque hay que tener en cuenta que pueden aparecer efectos adversos aislados cuando millones de personas se inmunicen.

7. ¿En qué tipo de población o rangos de edad funcionará?

Pfizer y BioNTech aún no han revelado información precisa sobre las poblaciones sobre las que aplicó los estudios de fase 3 y su efectividad en los diferentes rangos de edad. 

Sin embargo, dentro de los estudios hay voluntarios mayores de 65 años, lo que indicaría que en estas personas también hay efectividad.

8.- ¿Terminará la vacuna de Pfizer con los protocolos de bioseguridad?

El avance en una vacuna con buenos resultados no indica que los protocolos de bioseguridad se pueden dejar a un lado o que dejar de usar el tapabocas es una posibilidad. Todo lo contrario.

Todavía quedan los desafíos monumentales para fabricar suficientes vacunas y suministrarla a la gente. Todo eso va a tomar tiempo y hasta entonces necesitamos controlar al virus.

Continuar usando los elementos de protección personal y conservando la distancia social, seguirá siendo uno de los métodos más efectivos para prevenir el contagio de la covid-19 hasta que las vacunas no sean masivas y globales.

9.- ¿Qué pasa si el virus muta?

Los virus mutan todo el tiempo, es lo que hacen. La pregunta es si mutan en una forma que cambia su comportamiento.

Pero hasta el momento no hay indicios de que esté pasando, aunque es posible que en el futuro los cambios en el virus hagan que la vacuna sea menos efectiva. Si eso sucede, se necesitaría una nueva vacuna.

Esto no es algo inusual. Cada año se diseña una nueva vacuna contra la gripe para combatir las cepas que están circulando. Y la tecnología ARN de la nueva vacuna es muy sencilla de modificar, así que no debería ser un problema grave.

10.- ¿Qué significa esto para otras vacunas?

Esto representa una buena noticia. Muestra que una vacuna contra el coronavirus es posible, algo de lo que los científicos no estaban seguros hasta hace unos días.

Como muchas vacunas tienen como objetivo atacar la misma parte del virus, conocida como proteína de espiga, hay esperanzas de que funcionen también.

Hay alrededor de una docena de vacunas en fases finales de desarrollo clínico. Sin embargo, ninguna otra vacuna ha mostrado su alta efectividad en tan corto tiempo.

¿Cuántas vacunas están siendo probadas?

Daiana Orellana
Periodista
Públicado: miércoles, 11/11/2020 - 10:47 AM
Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *